Inicio Noticias (Opinión) Bolivia: ¡Qué momento tan crítico! Por Américo Martín

(Opinión) Bolivia: ¡Qué momento tan crítico! Por Américo Martín

Por Punto de Corte
593 Lecturas
Que crezca la audiencia - Américo Martín
Caracas, 27 de noviembre de 2019.
Por: Américo Martín
@AmericoMartin

Las logradas sin ser buscadas complejidades que vigilan armadas como inmóviles serpientes el  desempeño de gobiernos entrantes y salientes de la Región, confunden a los analistas y desconciertan a los leales hasta el fin. A la oleada maximalista, signada de estato-populismo que se expandió tras  las victorias de Chávez, Lula y Kirchner, siguió una no menos intensa reversión hacia fórmulas de libre mercado que se aplicaron con resultados desiguales, según la destreza desplegada. El uso de la mercadotecnia capitalista corrió con suerte. El neoliberalismo ganó mucho terreno en el juego de las ideas. 

Todo ese compendio de variantes en la gestión pública y privada facilitó el natural acceso al poder de partidos conservadores, pragmáticos y  libres de  rigideces ideológicas y dogmáticas al paso que se fortalecían y proliferaban las políticas de mercado y los gobiernos de esa orientación. No obstante, reconocer los éxitos de muchas de  tales iniciativas, si exceptuamos los duros sistemas cerradamente extremistas, no muchos de los postulados maximalistas alcanzan a exhibir impresionantes muestras de sostenibilidad o vocación de permanencia.

Por cierto no pudo ser casual que el llamativo reaganomic en EEUU y el no menos exitoso  thatcherismo en el Reino Unido fueron procesos impulsados por el partido republicano y el conservador. Ambos dominaron el escenario mundial pero no para siempre porque en la conducta humana esa expresión no existe.

Entre avances y retrocesos, cambiaron de rumbo México, Brasil, Argentina, Colombia, Bolivia, Uruguay, Perú, Ecuador Honduras, El Salvador y varios Estados del Caricom, todo lo cual  se ha traducido en mayor aislamiento del madurismo, orteguismo y en menor medida del castrismo.

La caída de Evo Morales, si bien inesperada, fue ciertamente original y puso a prueba a la OEA y en general al sistema jurídico interamericano. Pese a gozar de mucho respaldo entre sus aliados y de haber registrado evidencias más positivas de desempeño económico que la mayoría de aquellos, incluso  Venezuela, lo que sigue causando asombro en el mundo, no obstante la mucha agua que ha corrido bajo los puentes de esta penosa historia. 

El presidente Morales -insisto- buscó acuerdos con la OEA, sometiéndose a una acuciosa Auditoría muy profesionalmente ejecutada por  especialistas y  técnicos del organismo regional que no fueron a divertirse irresponsablemente con juegos alegres de cifras y hechos. Contra lo esperado por muchos el fraude boliviano quedó al desnudo. La OEA concluyó que tratándose de delitos electorales, el asunto no sería ahora  que se convoque el balotaje, sino que el fraude no tenía reparo: había que iniciar de nuevo todo el proceso y con nuevo tribunal electoral. Evo, con audacia, hizo suyas las dos conclusiones de semejante Auditoría de modo que la sospecha de su posible complicidad se habrá hecho incontenible. Morales y García Linera renunciaron y de ahí en más todo se les fue de las manos: su partido admitió que renunciaron a la presidencia y a la vicepresidencia, respectivamente.  Al igual que en Venezuela la renuncia  consignada en la Constitución  equivale a “ausencia absoluta”.

Y por si fuera poco, el Senado de Bolivia aprobó en este momento una ley convocando a elecciones, en la cual, si no estoy equivocado,  no podrán ser candidatos. Pero de ser yo el equivocado, soy yo y gozan de derecho a competir. Entonces ¡a correr muchachos que lo que viene es  joropo!. El proceso escisionista del MAS vuela, y el juicio penal está en el ambiente. Evo, el aliado más fiel de Chávez y Maduro no se cansa de sobrevivir. Es hombre de audacias, cualidad que podría pavimentar su retorno al arte de la política, incluso haciendo suyo el célebre: “We will come back” del brillante general Douglas Mc Arthur en su victorioso regreso a Japón y China. Eso sí, sería recomendable que cambiara de montura. 

* Escritor y abogado

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados