Caracas, 31 de julio de 2019.

Por: Américo Martín

@AmericoMartin

A mi buen amigo Simón García

Se ha dicho que los vocablos Izquierda, Derecha y Centro provienen del lugar donde sentaban sus reales en el parlamento francés las vehementes tendencias de la revolución de 1789. Pero su verdadera connotación emana del sacudón cultural Iluminista del siglo XVIII, justamente llamado “Siglo de las Luces”. La izquierda privilegiaba la Igualdad, si fuere menester con violencia, creyendo así cimentar la Libertad. La derecha enfatizaba la Libertad como premisa de la gradual y pacifica marcha hacia la Igualdad. El centro, proclive a una Monarquía liberal con o sin la familia  Capeto, se consideraba moderador entre los subversores maximalistas de ambos polos.

El impetuoso desarrollo de las naciones al ritmo de la globalización y la modernidad, superó las inspiraciones iluministas. Se atenuaron fronteras divisorias  en el marco del progreso. El racismo, la homofobia, la discriminación de la mujer, de las etnias, origen nacional o de cualquier género, es cada vez menos exclusivos de alguna corriente en particular.

Podría decirse que esa universalización del pensamiento y de los DDHH no solo es una señal de progreso humano sino que demanda cambios sustanciales del lenguaje dominante en los siglos XIX, XX y XXI con sus tajantes definiciones cuyo manifiesto maniqueísmo pide a gritos una renovación profunda: Socialismo, Comunismo, Socialismo-científico, izquierda, derecha. Son imposibles teóricos, utopías racionalistas atadas al positivismo que simplemente nunca encarnaron en la realidad, ni lo harán.

En artículo reciente, sin embargo, mi amigo Simón García, excelente analista de los avatares políticos postula la necesidad de situarse en el centro del hacer político junto a la mayoría de los estamentos sociales aparentemente discriminados por los dos extremos de la polarización, todo con el fin de reimpulsar el cambio democrático sobre la base de una mayor unidad nacional.

Es una aspiración positiva que debería conducir a un acercamiento mayor de Simón y quienes comparten su visión a la oposición dirigida por el eje Guaidó-Asamblea Nacional, que, para la parte con mucho mayor y más operativa de la comunidad internacional y también para la determinante mayoría de los venezolanos, son las únicas instituciones legales por su origen y legítimas por el amplio reconocimiento que se les brinda.

Aludo a este grupo respetable y meritorio de venezolanos representados o interpretados por Simón, porque en la mayoría opositora, crecientes sectores del chavismo y de todas las Instituciones,  la lucha por el cambio democrático no aparece ligada al azar de la invasión foránea, sino a la presión y negociación a favor de elecciones libres, desde  el primer día supervisadas internacional y nacionalmente, con nuevo CNE y demás garantías capaces de reafianzar la fiabilidad en el sufragio y la transformación del país mediante la aplicación de la estrategia solidariamente alentada por nuestros probados profesionales, técnicos, científicos, académicos; y solidariamente respaldada por los países y entidades más poderosas del planeta.

Todos quieren ayudar. Comprenden, Simón, que buena parte del camino ya se ha recorrido. Hay una dirección política con decisiones vinculantes, que está ahí. Hay una negociación  muy representativa,  en marcha hacia el cambio pacífico y electoral sin el despropósito de imponer venganza en lugar de  justicia. Lo probará la opinión pública, la que decide debates y  cambios.

El mundo nos observa. Aferrados a los procedimientos democráticos  el liderazgo opositor ¡sin exclusión! conquistará una ejemplar democracia: honrada, próspera y decidida a superar la tragedia que tanto dolor nos ha causado.

Por dura que haya sido la experiencia padecida, el anhelo de recolocar al país en la cima del desarrollo y la libertad es la principal de nuestras fortalezas. Pero, claro, amigo, con más sentido de pertenencia.

* Escritor y abogado

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram