Inicio Opinión (Opinión) Cicerón me habla algo de Mérida. Por Robert Alvarado

(Opinión) Cicerón me habla algo de Mérida. Por Robert Alvarado

Por Punto de Corte
Robert Alvarado El agente

Caracas, 6 de septiembre de 2019.

Por: Robert Alvarado

@robertveraz

Aceptar y respetar la diferencia es una de esas virtudes sin las cuales la escucha no se puede dar. La empatía, en definitiva, debe regir nuestra comunicación. Paulo Freire.

Vía correo electrónico, me llega una información alarmante, por medio un personaje que llamare Cicerón del estado Mérida en referente “a los delincuentes de la UBCH Eloy Chalbaud Cardona”, se omite el nombre del remitente “pues va a ser peor el ensañamiento” que vivirá quien se vio en la necesidad de recurrir a este servidor para denunciarlos públicamente por gozar de impunidad ante los organismos de seguridad y orden público del Estado.

En un rincón de la ciudad de Mérida, estado Mérida, Venezuela, llamado El Arenal, existe una urbanización, que se nombra Don Perucho, en honor a uninsigne rector universitario ulandinofallecido; en realidad ni honor se le hace, pues sus habitantes están bajo la dominación de una banda de terroristas rojos rojitos, encabezados por Daniel Ángel Escalona Dávila y Ángel Eduardo Montero Barrios, éste último con una causa penal iniciada por homicidio bajo el número de Expediente LP01-P-2011-004698.

Daniel y Ángel son los responsables directos de los golpes, la persecución y el amedrentamiento ejercido contra los habitantes de esta urbanización que no estén con ellos, valga decir, “contra quienes no estén rodilla en tierra con la revolución, dóciles, callados, como unos borregos”. ¿Quiénes son sus secuaces? Rosa Elena Pérez, NeibiRolón, Rosmari Albornoz Briceño, Aleida Noguera, Derlin Guillén (mujer de Ángel Montero, supuesta docente), Nexy Katerine Maldonado, Francisco Javier Izarra, Eduardo Da Silva,Deivi González, sobre todo ElcidaYoskari Rojas Hernández y Nadia Rivas (guardaespaldas de Daniel), golpean sin piedad a quien él, Daniel, les diga, por no acatar sus designios dentro de la urbanización.

Los antes mencionados están convencidos que son “un grupo comando”, que cual pranes, ejercen un control férreo a golpe limpio, demás está decir, amedrentan y hostigan a los habitantes de la Urbanización Don Perucho que tengan la osadía de pensar diferente y así lo manifiesten. Daniel Ángel Escalona Dávila, se atribuye ese pranato, dice que él manda desde la casilla policial hacia  dentro y quien diga lo contrario debe atenerse a consecuencias lamentables, más de uno ha ido a parar al hospital y hasta presos por largo tiempo.

Manipulan a su antojo la entrega de la caja del Clap, comenzando por cobrar con mucha antelación y aumentan la misma sin derecho a explicación alguna ni tampoco a protestar, quien esté identificado como opositor es humillado y vejado públicamente y ni le venden ese beneficio que es para todos los venezolanos,el gas lo monopolizaron y debes comprar un carnet para obtenerlo, hay gente que no tiene derecho a comprarlo por ser de libre pensamiento político.

Arbitrariamente le niegan el beneficio a muchos habitan de la urbanización y hacen negocio con lo que les corresponde a esas personas excluidas, como en la ocasión en que llevaron pollo y mortadela, sabiéndose en la comunidad en qué casa hasta hace poco tenían guardado en un congelador pollo y mortadela, siendo público y notorio que personajes de la fiscalía y policía iban a buscar su parte con absoluto descaro.

El cobro del agua es de 2.500 por mes, donde viven tres familias en una casa las tres deben pagar el agua para obtener el beneficio del Clap, es decir pagarían 7.500 bolívares, hablamos de que hay más de 1.500 familias en Don Perucho, y se supone que ese dinero se debería invertir en el tratamiento del agua, cosa que no se hace, ya que el agua viene directa de la montaña. El aseo urbano, que ahora está en manos privada y sigue igual de pésimo, se maneja con el mismo criterio, se cobra pero el servicio es deficiente.

Llegan al extremo de amenazar a niños y adolescentes, que no pueden ir a practicar deportes en la cancha de la comunidad, ir a catecismo o simplemente pasear porque son tildados de consumidores de sustancias psicotrópicas por Daniel Escalona para privarlos de libertad sin importar su edad, pues tiene a su servicio a los efectivos de la Guardia Nacional y policías destacados en la casilla. Es alto conocido el caso de jóvenes que fueron sembrados y los enviaron presos,una injusticia hecha en complicidad con DiaisiMoreno y Henry Altuve.

En una reunión de la comunidad, Daniel, acostumbrado a difamar a muchos de los “opositores”, tuve el atrevimiento de decir iba a darle una pela a esos menores que juegan en la cancha, que no importaba si tenían padres o no,incluso hay niños que por esas amenazas en su contra están en sus casa sin poder hacer vida normal y perdieron el año escolar.La persecución y acoso también recae sobre los dueños de los pocos negocios que quedan, amenazados de cerrarles sus locales si no se someten a su mandato o si no pagan sus vacunas, llegando a invadir terrenos de quienes no accedan a sus exigencias. Los vecinos ni pueden oír música ni distraerse en sus casas,

¿Cómo importarle? Si no pueden denunciar en ninguna fiscalía,es un riesgo que no se puede correr, ya que Camilo Bastos,Fiscal Superior del estado Mérida,“les brinda protección por órdenes de arriba”, lo vivió una víctima que fue a denunciar violencia de género, con signos de haber sido golpeada salvajemente y en la fiscalía correspondiente no le recibieron la denuncia porque cuando preguntaron de dónde viene y dijo: “de la Don Perucho”, prácticamente la echaron de ese organismo, y cuando reciben las denuncias seguro que las engavetan.

El “Protector del Pueblo”, Yeisón Guzmán, debería estar al tanto y recordar que Daniel Escalona no lo dejóhacer su vista a esta urbanización en su cierre de campaña, como la tenía programada en el Parque Biodegradable,  porque Daniel apoyó a su contrincante, pero hoy día su apoya a Yeisón, cuando se sabe que Daniel Escalona viene de la 13 de la ULA, que se aprovechó de la base roja para ser candidato a la Junta Comunal y luego la pateó.

“Daniel qué es un paracaidista,un terrorista, un golpeador de mujeres, y se escuda en sus guardaespaldas, todas mujeres,ellos acabaron con el carro del periodista Euro Lobo.Cuando Carlos García fue alcalde, lo persiguieron para golpearlo,con pistolas en mano el sangriento Ángel Montero y sus mujeres casi lo matan.Es justo que el mundo se entere que está comunidad está siendo flagelada y sometida por terroristas rojos rojitos y que el Fiscal General de la Nación sepa que en la FiscalíaSuperior de Mérida no existe la justicia como lo pregona a los cuatro vientos”.

El control de Daniel Escalona llega hasta el Consejo Legislativo del estado Mérida (CLEM), donde por estos días varias personas humildes, llamadas “opositoras”, denunciaron que les fue negado el beneficio del Clap, incluso recurrieron Estado Mayor de Alimentación (EMA), pero a quien encargaron de tramitar esa denuncia fue a Jesús Araque, cuñado de Daniel, sin que a la fecha exista respuesta alguna. También han sido denunciados al más alto nivel en el PSUV y en varias instituciones, hasta con los concejales, todos se hacen de la vista gorda, por eso la impunidad y arbitrariedad reinan en Don Perucho como una fiel replica de lo que acontece a nivel nacional, pues estamos secuestrados por una banda de delincuentes.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


   Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

(Opinión) Cicerón me habla algo de Mérida. Por Robert Alvarado - Primera Página 17/09/2019 - 11:06 pm

[…] entrada (Opinión) Cicerón me habla algo de Mérida. Por Robert Alvarado se publicó primero en Punto de […]

Responder

Deje un comentario