Caracas, 18 de agosto de 2019.

Por: Ignacio Laya*

El Ex Alcalde de Caracas Claudio Fermín del partido Soluciones y el Ex Alcalde Mayor Juan Barreto de Redes han decidido unir sus brújulas personales con el fin de encontrar el mítico centro donde se sospecha se ubica la inmensa mayoría de electores venezolanos que según los estudios de opinión sólo buscan hombres y mujeres impolutos, inteligentes, exitosos en la función pública, tolerantes, fraternales y con visión de país.

Adicto como soy del programa de Vladimir Villegas siempre me coloco en primera fila para no perderme ningún detalle de las intervenciones de sus invitados sobre todo los que dicen ser capaces de reunirse hasta con el mismo diablo cuando se trata de la salvación del país  y lo hacen con tanto desparpajo que más de un Satanás han muerto del miedo y la envidia dentro de las V pailas del infierno.

A Claudio y Barreto, profesionales universitarios curtidos en la política, poco les importó el grado de incredulidad que se ha apoderado del venezolano de este tiempo que luce muy alerta ante el discurso oportunista y colaboracionista por lo que no han debido excederse en el empleo de ese lenguaje descalificador hacia el sector opositor, especialmente contra Juan Guaidó, y sospechosamente tan complaciente con el oficialismo que hasta se mostraron interesados en ofrecerle el Ministerio de la Defensa a Diosdado Cabello de ganar ellos la simpatía de los electores al mejor estilo del Chile de Pinochet.

Juan Barreto y Claudio Fermín, que también son profesores de la Universidad Central de Venezuela, deben saber que un pueblo sumido en la más espantosa crisis económica y moral será capaz de superar sus ayees lastimeros a través de las luces que aporten sus ciudadanos y no mediante el uso reiterativo de los errores y las sombras de los demás, detalle puntual si en verdad desean brindar sus mejores razonamientos por restablecer el hilo constitucional que se ha perdido en Venezuela.

No tengo ninguna intención de entrar en un debate sobre esa unión de Soluciones y Redes pero sí creo que es preferible que tengan la suficiente valentía para hablar de los errores que ellos mismos hayan podido cometer en el ejercicio de sus mandatos para que con la humildad que hace grandes a los hombres sinceros encuentren ese centro donde están escondidos corazones que laten al compás de la reconciliación, la hermandad y la inclusión que tanto nos hace falta.

*Presidente de la Fundación Cátedra Flotante de Venezuela

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram