Inicio Opinión (Opinión) Coacción, soporte del linchamiento judicial de Oswaldo Castillo. Por José Luis Centeno

(Opinión) Coacción, soporte del linchamiento judicial de Oswaldo Castillo. Por José Luis Centeno

Por Punto de Corte
jose luis centeno (1)

Caracas, 19 de septiembre de 2019.

Por: José Luis Centeno S.*

@jolcesal

Ellos, agentes del Sebin, le repetían que era uno de los encargados de ejecutar el supuesto magnicidio del 4 de agosto de 2018, él solo respondía que no, lo sabían, con su desaparición, interrogatorios y torturas pretendían que aceptará falsos señalamientos, bajo amenaza de muerte lo hicieron confesar lo que ellos querían oir, poniéndolo a la vista de todos en un video, muestra de una cruel celada. 

El terrorismo judicial, teniendo de soporte la coacción, es una de las prácticas más frecuentes del régimen; fiscales y jueces se prestan para añadirle mayor perversión a las farsas judiciales, retardando procesos penales como el seguido a Oswaldo Castillo, generando desesperación en familiares y los propios detenidos, siendo el caso que mantener ese estado de angustia constituye un delito de lesa humanidad.

Oswaldo Gabriel Castillo Lunar, de 26 años de edad, estudiante del décimo semestre de ingeniería de la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt” (UNERMB), con sede en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, cuando fue raptado estaba próximo a presentar su Tesis de Grado. 

Afectivamente llamado “Capi”, fue raptado el 6 de octubre de 2018, vinculado a hechos sin relación alguna con él  y acusado de los delitos de homicidio en grado de frustración, “en la persona del Presidente de la República”, terrorismo, asociación para delinquir, lanzamiento de artefacto explosivo en reuniones públicas y daños violentos a la propiedad. La urgencia de encausarlo penalmente contrasta con el retraso procesal existente en su causa, espera por la Audiencia Preliminar.

“Desde hace años se le persigue por querer vivir en un país libre”, atestiguaron amigos de Oswaldo. El 12/09/2014 fue detenido en el estado Lara, permaneció 26 días en el Fuerte Terepaima; el 2016, Néstor Reverol publicó una fotografía “del Capi” en cadena nacional y el 2017 fue mencionado, también en cadena nacional, en el conocido programa de VTV, Zurda Konducta, evidenciando que “ha sido un objetivo del gobierno debido a su lucha incansable por los derechos humanos e inspirar a las personas para que eleven su voz contra las injusticias”.

Oswaldo Castillo, nativo de Ciudad Ojeda, estado Zulia, es activista de Derechos Humanos desde el año 2014, visitó varios estados del país ocupado en inspirar a los jóvenes a seguir sus sueños, sobre todo a estudiar, algo primordial para él, tanto, que cuando lo secuestran, venía de Caracas, de la Universidad Central de Venezuela, donde intentó inscribirse en Economía, pero no pudo hacerlo por tener la documentación incompleta, por eso regresaba al Zulia.

El rapto ocurrió a las 11 de la noche, en el Sector Los Venados de la carretera Lara-Zulia. Estuvo desaparecido 16 días, hasta que el ministro Néstor Reverol confirmó, en cadena nacional, “su detención”, por medio de “un video grabado bajo coacción”. Fue víctima de tortura durante los días que lo ocultaron y sólo le permitieron contacto con sus familiares y abogados a los 2 meses de su desaparición.

“Al llegar a la sede del SEBIN en Maracaibo, empezaron a decir capturamos al Capi e inmediatamente comenzaron a golpearlo y a intimidarlo diciendo entre otras cosas: “Al fin te tenemos maldito, te vamos a matar” y le pegaban en la espalda con una tabla y lo pateaban. Esto lo hacían con la intención de que diera información sobre el supuesto intento de magnicidio que sucedió en agosto en Caracas”, relató uno de sus condiscípulos.

Como no afirmó nada, ya que todo era mentira, durante esos largos y penosos días los golpes no cesaron, lo ponían de puntillas con las manos atrás, también de rodillas pegado a la pared, las torturas duraban 2 o 3 horas, tenía que mantenerse en la misma posición ya que si se movía le daban con una tabla en la cabeza, en la espalda o en las puntas de los pies.

“Uno de los funcionarios le dijo que él representaba un trofeo para ellos, porque lo estaban persiguiendo desde hacía tiempo y por fin lo habían capturado, que lo obligarían a decir quien le financiaba las buenas pintas que cargaba”, reveló un profesor de Oswaldo, quien además dio fe de su amor por el estudio.  

Tanto en la sede del Sebin en Maracaibo como en El Helicoide, donde permanece recluido, “dejó muy claro que no se arrepentía, que luchaba por un ideal y que ese ideal seguía intacto”, eso explicaría el ser conminado, bajo amenaza de muerte para él y su mamá, a grabar un video, con el cual se pretendió confirmar una incierta versión oficial.

Como todo secuestro, el de Oswaldo ha transcurrido entre amenazas y malos tratos, sus familiares rememoraron cuando estuvo castigado en una celda con 4 personas más, “sin derecho al baño ni a comunicarse con nadie, lo sacaban una vez cada 3 días al sol, 40 días en el Tigrito, en esa celda de 2×1”, manifestando:

“Él no puede dejar de pensar en su mamá, en la desesperación que debe estar sintiendo, ese sentimiento es uno de los que más le impiden estar tranquilo, ya que del resto está en paz, a pesar de toda la tortura psicológica y física no tenía nada reprensible que decir, de la manera que ellos decían”.

Oswaldo, sólo tiene una meta, ver a su país libre, que la gente no desfallezca ante la falta de alimentos o medicamentos, que los jóvenes tengan un futuro en este país y que las familias no se separen, que las empresas públicas o privadas vuelvan a surgir dando oportunidades de trabajo y emprendimiento para todos los venezolanos. Sobre todas las cosas que nuestro país se eleve y viva el verdadero significado del credo “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzo”.

* Defensor de DDHH. Columnista en la web. Coautor del libro SECUESTRO Y ANIQUILACIÓN, editado por Libros El Nacional.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Correo Electrónico: jolcesal@hotmail.com

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

(Opinión) Coacción, soporte del linchamiento judicial de Oswaldo Castillo. Por José Luis Centeno - Primera Página 20/09/2019 - 5:06 am

[…] entrada (Opinión) Coacción, soporte del linchamiento judicial de Oswaldo Castillo. Por José Luis Centeno se publicó primero en Punto de […]

Responder

Deje un comentario