Caracas, 03 de marzo de 2018/.- En medio de lo que puede ser considerada la mayor crisis migratoria que ha vivido el país, colombianos y venezolanos protagonizaron este viernes un «abrazatón» por «la paz» y «la unión», para llamar la atención de los gobiernos por el significativo número de connacionales que a diario atraviesan las fronteras hacia el país neogranadino, impulsados por la debacle económica y los altos índices de inseguridad.

Agitando banderas rojas y amarillas, decenas de asistentes corrieron a abrazarse en la ciudad de San Antonio del Táchira, cerca del puente internacional Simón Bolívar, que comunica a ambos países, durante un encuentro convocado por movimientos de izquierda.

El «abrazatón» busca llamar la atención de los gobiernos sobre la coyuntura económica y política y sus efectos, sostuvo Jimmy Martínez, de la ONG Movimiento por la paz.

Lee también: Ingreso de venezolanos a Colombia baja 30% al día por mayores controles.

«Somos hermanos y por eso estamos aquí», dijo a periodistas Archimandrite Timoteo, el párroco de la Iglesia Ortodoxa en Colombia.

Colombia calcula que unos 600.000 venezolanos permanecen en el país, la mayoría a causa de la escasez de alimentos y medicinas.

El presidente Nicolás Maduro, que aspirará a la reelección en los comicios reprogramados para el 20 de mayo, asegura que muchos de los venezolanos que han emigrado son «víctimas de la guerra económica» impulsada, según el mandatario, por una conspiración internacional y de la «derecha apátrida» venezolana para derrocarlo.

El país petrolero enfrenta escasez de alimentos y bienes básicos en general y una hiperinflación que podría cerrar 2018 en 13.000%, según el FMI.

Le puede interesar: Colombia iniciará registro de inmigrantes venezolanos en la frontera