Caracas, 30 de junio de 2019/.- El Ministerio Público al servicio del régimen de Nicolás Maduro, informó que ante el “lamentable fallecimiento” del capitán Rafael Acosta Arévalo, y en atención a la solicitud realizada por Nicolás Maduro, de realizar una investigación “exhaustiva” de los hechos, el precitado ciudadano estaba siendo presentado en tribunales por su presunta participación en un golpe de Estado para el 23 de junio de 2019.

En tal sentido, han designado a la fiscal 86 del Área Metropolitana de Caracas, para determinar las causas del deceso.

El organismo indica que, ya tiene adelanta las experticias sobre el caso y garantiza una investigación «objetiva e imparcial».

El régimen de Maduro, considera que sus organismos de seguridad han desarrollado un proceso “impecable” de meses de pesquisa para el desmantelamiento de “planes criminales”, donde resulto detenido Acosta Arévalo.

Señala además que toda la investigación se ha realizado “con respecto absoluto al debido proceso y a los DDHH”.

En un comunicado indican que, el capitán fallecido bajo su custodia, fue imputado por “graves” actos de “terrorismo, sedición, y magnicidio”, en contradicción con el comunicado del MP, el cual indica que Acosta Arévalo estaba siendo apenas presentado en tribunales por presunta participación en los hechos ya descritos.

Waleska Pérez, esposa del Capitán de Corbeta, dijo que éste «lamentablemente no estuvo de acuerdo a lo que hacía el régimen y por eso lo mataron»

«Todo se está escapando de las manos. Mis hijos quedaron huérfanos de padre y perdí mi esposo”, lamentó.

Pérez asegura que «en los cuarteles militares hay miedo por revelarse contra el régimen y lo que podrían hacer en su contra».

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram