Inicio Opinión (Opinión) Confidencias de una viuda exculpan a presos políticos sin relación alguna. Por José Luis Centeno

(Opinión) Confidencias de una viuda exculpan a presos políticos sin relación alguna. Por José Luis Centeno

Por Punto de Corte
jose luis centeno (1)

Caracas, 02 de octubre de 2019.

Por: José Luis Centeno S.*

@jolcesal

Ella, oficial de la Guardia Nacional, como su esposo asesinado, desde el Comité de Víctimas de las Guarimbas y el Golpe Continuado reclamó con vehemencia justicia para él, públicamente exigió condenar a los responsables con la pena máxima. El régimen acrecentó el eco de su demanda, desviando la atención hacia ciudadanos cuyo estado de inocencia lo reafirman contradicciones sugeridas por ella.

Jueces, fiscales y agentes del CICPC habrían cometido el delito de obstrucción a la justicia en la Causa Nro. GP01-P-2014-009142 / 4J-2248-16, que mantiene tras las rejas a dos Antonio, Vathiotis y Garbi. La teniente Yendry Velásquez, viuda del capitán Ramzor Ernesto Bracho Bravo, en conversación a la que tuvo acceso este columnista deja ver que impidieron el establecimiento de la verdad sobre los hechos denunciados. 

Velázquez comenzó por referirse a Garbi y Juan Poletti, señalados, al igual que Vathiotis, de asesinar al capitán, sin demostrarse relación alguna entre ellos ni la coparticipación criminal de los tres: “…esos muchachos no tienen nada que ver, esos muchachos están metíos en ese vaporón, ya tiene dos años ahí presos pasando las de Caín… porque verdad que se vio que el muchacho (Garbi) no tuvo nada que ver…”

Pasando a destacar debilidades del proceso: “Hay muchas vainas que a mí… no me suenan, no me cuadran, no me dan los tiempos… tantas trabas que la misma gente pone, o sea, PTJ, Fiscalía, los tribunales… muchas incongruencias… me chocan versiones unas con otras… hay cosas que a lo mejor uno desconoce y uno se mete por ahí y los carajos le ponen las trabas… hay muchas vainas raras pues, los petejotas son unos sucios, esos bichos ahí en Las Acacias son una basura…”

Siendo significativo cuando explica que el responsable del crimen anda suelto, en el contexto de serias irregularidades:
“…yo estoy sacando el caso de Valencia y traéndomelo pa Caracas, porque yo sé que estos tipos están manipulando… ese carajo está pagando… dicen que él se había ido, que se había fugado y se había ido pa Estados Unidos, no lo creo… pa mi ese tipo todavía está por ahí… lo que pasa es que se está bajando bien bajao de la mula en los tribunales… con PTJ… cambiaron el fiscal, al otro fiscal lo botaron porque estaba cobrando y lo descubrieron…”

En referencia al fiscal destituido, precisó: “Tú sabes que el fiscal que votaron porque estaba matraqueando, una vez me dijo, chama yo voy a investigar hasta aquí, porque hay muchas vainas más arriba, yo no quiero que el próximo muerto sea yo”.
Velázquez no pudo contener su ira mientras se refería al virtual criminal: “…esa rata tiene que pagar la muerte de mi esposo… Ese tipo lo nombran en las declaraciones, un chamo que detienen… nombra con pelos y señales a Raquel y todo aquel… y PTJ lo soltó. ¿Qué tal? El muchacho que tiene el tiro en la pierna, el otro guardia, Harold, también lo identificó a él (al asesino del capitán) y a otro carajo de una moto… el carajo de la moto no se sabe quién es… que los dos andaban empistolaos.”

“Ese tipo” sería Antonio Lenier, descrito en las actas procesales como un hombre de piel morena, bajito, vecino de Vathiotis, de piel blanca, alto, difícilmente se les podría confundir a uno con el otro; sin embargo, la persecución contra Vathiotis, como lo dice Yendry Velásquez, es “por confundirlo con él”, su vecino.

Lenier se le escapó al CICPC en un procedimiento que terminó en un tiroteo, “lo único que dice PTJ, supuestamente ellos que lo que consiguieron en su casa fue la caja de la pistola y casualmente es el mismo calibre con que asesinaron a Ramzor, o sea que dos más dos son cuatro, él mató a Ramzor”.

La conducta antijurídica de los operadores de justicia en perjuicio de Vathiotis y Garbi se tornó innegable cuando Velázquez especificó las personas con responsabilidad penal en los hechos del 12 de marzo de 2014, donde resultó muerto el capitán Bracho Bravo: 

“…tú sabes que está el carajo (el asesino de Ramzor) y está otro chamo que manejaba la moto… el morenito que sale en la foto… el que le dispara a Harold… cuando yo le mostré la foto que tú me enviaste, que yo le enseño la foto a Harold, Harold me dice, este fue el tipo que me disparo”.
La obstrucción adquiere dimensiones graves, “ahora el testigo no aparece, el carajo no se sabe dónde está… está vaina me huele feo. La chama… que supuestamente fue la que trajo las pistolas… también desapareció… esos tribunales, esas fiscalías y esos petejotas en Valencia son unas mierdas, porque yo sé que ese chamo pagó para que lo dejaran irse tranquilo…”

Ese testigo, que estuvo detenido en la Comisaria del CICPC de Las Acacias en Valencia y desapareció, fue el artífice de la versión de las reuniones en las universidades donde supuestamente captaron estudiantes para las guarimbas, lo cual sirvió para incriminar a Garbi; además implicó a Vathiotis, indicando que era moreno, cuando eso es falso, contradicción igual o mayor a la que tuvo la teniente Velázquez cuando conoció que el caso lo radicaron fuera de Caracas.

“…por ahí están diciendo que Maracay, yo no lo necesito en Maracay, yo lo necesito aquí en Caracas, porque es la misma bueboná dejarlo en Maracay, siguen conociéndose los bichos… yo lo quiero aquí en Caracas, porque en Caracas yo lo puedo mover y en Caracas yo conozco gente, y yo sé que en Caracas a mí no me van a echar la burra pa el monte…”

Obviamente a Yendry le echaron “la burra pa el monte”, el caso lo dejaron en Aragua, circunscripción mejor conocida como la guillotina judicial, donde después de cinco años y medio, “los bichos” de los cuales ella hablaba, no han iniciado el juicio en la Causa Nro. GP01-P-2014-009142 / 4J-2248-16, pero además la sacaron de la escena pública y la habrían inducido a dejar el país. Hacemos nuestras sus palabras, “está vaina me huele feo”.

* Defensor de DDHH. Columnista en la web. Coautor del libro SECUESTRO Y ANIQUILACIÓN, editado por Libros El Nacional.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Correo Electrónico: jolcesal@hotmail.com

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados