Caracas, 24 de julio de 2019.- La fascitis plantar consiste en la inflamación del tejido conectivo grueso que une el talón con los dedos del pie. Esta estructura tiene una función esencial en el caminar.

Además, la fascitis plantar se encarga de proteger los metatarsianos (son unos huesos largos formados por un cuerpo prismático triangular con tres caras, superior y laterales, y dos extremos, anterior y posterior, este último con cinco caras) evitando un exceso de flexión de los dedos.

Color verde : Metatarsianos

Incidencia

La fascitis plantar es más común entre los deportistas y suele producirse en corredores de fondo o en jugadores de baloncesto, por consecuencia a que tienen que realizar carreras a gran distancia sobre superficies irregulares.

Causas

El presidente de la Asociación Española de Podología Deportiva (Aepode), Ángel Rubia, explica que «la fascitis plantar se debe a la reiteración de correr unido a una mala pisada en una superficie dura y uniforme. También puede estar causada por un pie cavo, un pie vago o un exceso de curvación que provoca la inflamación de la fascitis”.

Además, indicó que otras de las posibles causas de esta lesión son la debilidad muscular, la mala sujeción del calzado o un aumento repentino de la actividad física o del peso.

Síntomas

El síntoma principal de la fascitis plantar es el dolor que se produce en la zona interna del talón, la parte en la que se inserta la fascia plantar (inflamación del tejido conectivo grueso que une el talón con los dedos del pie), suele manifestarse más intensamente por las mañanas debido a la rigidez matutina de la fascia (sistema de tejido conectivo que envuelve todos los órganos de nuestro cuerpo), que por la noche se acorta.

El dolor suele ir acompañado de hinchazón leve, enrojecimiento y sensibilidad en la parte inferior del talón.

Consejos

Según el portal cuidateenplus.marca.com indican algunos consejos de autocuidado que los deportistas pueden aplicar para un futuro sano en su carrera deportiva:

  • Masajear la planta de los pies con algún tipo de pomada antiinflamatoria.
  • Rodar con el pie descalzo una botella con agua congelada contra el suelo.
  • Realizar con frecuencia estiramientos del sistema aquileo-calcáneo-plantar, es decir, del gemelo, el tendón de Aquiles y la fascia plantar.

Con información de cuidateenplus.marca.com

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram