Inicio Opinión (Opinión) Veraz… ¿Cuánto vale un diputado?. Por Robert Alvarado

(Opinión) Veraz… ¿Cuánto vale un diputado?. Por Robert Alvarado

Por Punto de Corte
142 Lecturas
Robert Alvarado El agente

Caracas, 10 de enero de 2020

Por: Robert Alvarado

@robertveraz

«…Que hablen bien o mal, lo importante es que hablen de mí, aunque confieso que me gusta que hablen mal porque eso significa que las cosas me van muy bien…» De los mediocres no habla nadie, y cuando lo hacen sólo dicen maravillas. Salvador Dalí

Comenzando el año 2020 y me he quedado abochornado  con los hechos del  5 de Enero en la Asamblea Nacional con la instalación  de la nueva junta directiva. En qué adeptos del gobierno negaban la entrada a Juan Guaidó y los 100 diputados que los respaldaba para ser reelegido.

En esas escenas solo  se escuchó algo que llamaban los diputados “Clap” que venían ser una minoría que se quería asaltar al poder y juramentarse  con el apoyo de una minoría chavista, sin el quórum reglamentario. Así lo denunció la diputada Manuela Bolívar, quien gritaba desde el hemiciclo que no había quórum. Que solo escuchaba el ruido de las lechugas verdes que tenían los 18 diputados que comandaba el diputado Luis Parra

Muchos decían en esos momentos de lucha ¿cuánto vale un diputado? Esto me llega a la memoria el memorable “¿Cuánto vale un juez?” de William Ojeda, libro que él escribió sobre la corrupción en el sistema judicial venezolano en los años 90. Y en verdad la corrupción judicial ha existido siempre en Venezuela. También se sintió en el Palacio Federal con los guisos parlamentarios en esos días a través  las declaraciones en Diario El Nacional con los intentos del régimen de Maduro por sobornar a los diputados opositores para que votaran en contra de Juan Guaidó. (..Hemos visto llenar maletines de sangre, no de dinero. Cada uno de ese millón de dólares está manchado con la sangre de los niños que mueren en los hospitales. Con el dolor de las madres que han perdido a sus hijos y de los compañeros atacados por esta dictadura…).

Algo que muchos lo criticamos que era la corrupción muestra de esto siempre ha existido en Venezuela. El gobierno de la quinta república no es la excepción. Para muchos, incluso, ha alcanzado nuevas dimensiones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente, especialmente en carros y viviendas de lujo como muchas veces el comandante eterno Chávez lo criticaba en aquellos momentos en su programa  Aló-Presidente, pero esto quedo hacia un lado. Se volvió la corrupción en una epidemia social que tiende a carcomer la base de la sociedad misma, y está siempre en contraposición con la equidad y conciencia de los intereses comunes. Se confronta también con los valores morales que deben prevalecer en los seres humamos y se reflejó en estos diputados que quisieron asaltar el poder legislativo.

Algo que se denunció días atrás antes de estos hechos narrados por el Dr. Jameiro Aranguren, la gente del gobierno estaba montando una maniobra para invalidar la instalación de la junta directiva de la Asamblea Nacional, tras conocer el alcance de la sentencia N° 517-2019, de la Sala Constitucional del TSJ que en ponencia conjunta declaró la nulidad del voto virtual de los diputados principales en exilio, donde entre otras cosas en la parte motiva de la misma se refirió al abandono de las funciones de los parlamentarios considerados perseguidos políticos y la incorporación de diputados suplentes para la instalación de la junta directiva. Algo que no pudieron porque se denunció a tiempo y se fueron por otras vías en bozalear  algunos diputados. Lo que uno escucho de esto de la gente en calle de ser un acto más repugnante ocurrido en el país, unos parlamentarios comprados, una asistencia que no cumplía con las normas legales y una elección fuera de todo contexto legal, así ocurrió, pero bueno como el Gobierno quería era el lugar o la cosa donde se hacen las leyes, así lo tomo vulgarmente de asalto. Indudablemente que la Constitución no habla de comodidades para el ejercicio. No son palabras mías sino de mucho quedamos asombrado de la actitud del diputado  Luis Parra y su combo. Solo sé que Parra venido acumulando detrás del perfil oscuro de su personalidad, y un rosarios de actitudes al margen de la ley, pero llega el momento que su misma conciencia, los traiciona y ya no pueden seguir ocultando su procedencia de San Felipe, su origen y de la noche a la mañana, sin más ton ni son, se quitan la máscara y quedan al desnudo ante la opinión pública como un verdadero malandro, lo que siempre ha sido en su accidentada y perrísima vida según lo comenta la gente de Chivacoa.

Muchos señalan a Parra, junto a otros  parlamentarios, de ser señalado de haber estado involucrado en una trama de corrupción en el marco del programa de las cajas alimentarias Clap. Eso no se debe recordar eso por su edad el diputado Héctor Agüero, del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), subió a la tribuna presidencial aupado por la bancada chavista y llamó a sesión alegando que se trataba del legislador de mayor edad, con 79 años, y que por ello tenía esa potestad. Quien se prestó a todo este cinismo político que tiene la dictadura más circense del mundo, sin tapujos no se amilana en demostrar que son los más imbéciles, torpes e irracionales del planeta. Lo único que sé es que Juan Guaidó y más de 100 diputados ingresaron de nuevo a la Asamblea Nacional el día martes 07 de Enero para dar inicio a la primera Sesión Ordinaria del periodo 2020-2021 y otros salieron corriendo porque ellos mismo saben que hicieron mal y no saben cómo reparar el daño que se le hicieron al país y que algún día lo pagaran y todo tiene un valor en esta vida y mi pregunta que le hago a mis lectores: ¿Cuánto vale un diputado?

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

   Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario