Inicio Opinión (Opinión) Dale para Colombia que vienen los marines. Por Reinaldo Aguilera

(Opinión) Dale para Colombia que vienen los marines. Por Reinaldo Aguilera

Por Punto de Corte
Dale para Colombia que vienen los marines. Por Reinaldo Aguilera

Caracas, 17 de septiembre de 2019

Por: Reinaldo Aguilera

@raguilera68

@AnalisisPE

La trama o red de emisoras de radio y televisión que componen el denominado Sistema Nacional de Medios Públicos, en los últimos días no ha dejado de bombardear a la población con todo tipo de propagandas oficiales referente al gran despliegue militar efectuado hacia la frontera Colombo/Venezolana, para llevar a cabo los curiosamente denominados: “Ejercicios Militares Venezuela Soberanía y Paz 2019”, como dice mi querida Gabriela¡Que Locoooo!.

Los ejercicios son según las fuentes, para defender a “La Patria” del ataque imperialista, aunque a éstas alturas lo realmente cierto es que el ambiente bélico está presente en todo momento en la cabeza de quienes dirigen y muy mal por cierto, los destinos del país en estos momentos y que no permiten que exista ningún tipo de relevo o cambio que ayude a mejorar las circunstancias gravísimas en las que se encuentra el país.

Expresiones como la siguiente, dicha por el señor Maduro, dejan mucho que pensar para no entrar en detalles cito: “El despliegue de nuestra FANB en los Ejercicios Militares “Venezuela Soberanía y Paz 2019”, demuestra al mundo nuestra capacidad operativa y humana para defender la Paz de la Patria con coraje y valentía”; definitivamente hay que carecer de sentido común para dejarse arrastrar por este tipo de consignas, pero esa es la realidad que “Ellos” viven mientras otros andan tratando de sobrevivir.

Para algunos es difícil de entender pero la historia así lo corrobora, nuestro país en los últimos 72 años aproximadamente no ha incurrido en ninguna guerra de alta magnitud con ningún país, quizás la última vez que ocurrió fue durante la Segunda Guerra Mundial, conflicto bélico en el cual murieron unas 60 millones de personas y en el cual Venezuela no intervino directamente, ya que se mantuvo neutral hasta el 15 de febrero de 1944, cuando se decide que el país se incorpore y participe indirectamente exportando petróleo para las fuerzas aliadas, lo cual causo que submarinos alemanes asediaran las costas venezolanas en varias oportunidades.

Un poco más cerca sería el incidente con la Corbeta “Caldas” hecho ocurrido en el Golfo de Venezuela el 9 de agosto de 1987, que causó una real alerta que duró varios días y generó movimientos de fragatas misilísticas de la Armada Venezolana como la ARV General Salóm y la ARV Independencia entre otras, en ése momento la cosa sí era de verdad y no juegos de guerra.

Es entonces estimados lectores, estando el mundo en alerta, habiendo una crisis en medio oriente con Arabia Saudita, por otro lado el gobierno de Noruega percatándose de las sinvergüenzuras y dando por cancelado el fulano diálogo,  llama poderosamente la atención la constante actitud de este mal gobierno, de mantener sobre el tapete el tema de la “Guerra”, que constituye el termino preferido y a la vez contradictorio de quienes lo mencionan a diario el término “Paz”, que conjuntamente con el de “Guerra” es definitivamente una mezcla que solo ellos entienden en la mezcla que constituye su “Proceso Revolucionario del Siglo XXI”.

Por otra parte resulta altamente ridículo y hasta preocupante, los trajes casi disfraces que utilizan para distintas ocasiones los militares de altos mandos sobre todo, para lucir no sé cuántas medallas y condecoraciones que contrastan con los de militares de otros países que sí han vivido guerras de verdad, algo realmente que deja a muchos con la boca abierta y me refiero a los demócratas que vemos otros caminos aunque se consideren difíciles pero más seguros, para lograr dirimir las controversias sin llegar a un conflicto armado.

Para quienes no se han dado cuenta aún, estamos definitivamente ante un gobierno autoritario que solo tiene como objetivo principal el de permanecer en el poder a costa de lo que sea y como sea; muestra de es el retiro sin ninguna preocupación de las distintas mesas de discusión, léase República Dominicana en su momento y ahora Barbados o Noruega, para iniciar una escalada vinculada a tratar de llegar a acuerdos con un sector de la aposición que les es conveniente y así arribar al 2020, mientras la gente se muere de hambre, sí de HAMBRE.

En dichas maniobras se vio de todo, el espectáculo fue de terror para muchos quienes observamos como a cualquier persona con muy poco o con ningún tipo de entrenamiento se le entrego un arma, suponemos que descargada porque hasta al revés la tenía más de uno.

A propósito de las maniobras, cabe recordar por cierto, algo que hace algunos años fue noticia, me refiero a lo ocurrido con la Guardia Republicana, que fue el cuerpo central del Ejército Iraquí durante el gobierno de Saddam Husein en Irak, todos los eventos se presentaron durante la Guerra del Golfo y la operación ¨Tormenta del Desierto¨, este grupo élite, de soldados y oficiales altamente preparados para defender contra cualquier invasión al estado Iraquí y sobre todo a su Presidente; al iniciarse los avances por parte de los Marines Norteamericanos conjuntamente con las fuerzas británicas y de la coalición, ocurrió lo impensable para muchos, resulta que muchísimos de estos militares de la Guardia Republicana inmediatamente se rindieron, en algunos casos se arrodillaban, se despojaban de sus uniformes, pisoteándolos y quemándolos como muestra de repudio al régimen y hasta abrazaban a los Marines, no es cuento así lo reseño la cadena de noticias CNN en su momento y todo el mundo lo observó.

En cuanto a Sadam Husein ya sabemos cómo fueron sus últimos días, encontrado finalmente en un hueco bajo tierra por efectivos de las Fuerzas Especiales del U.S Army, para luego ser enfrentado por muchos de sus víctimas durante un juicio en su propio país, finalmente obtuvo como sentencia la horca, así sucedió.

No quiero decir de ninguna manera que nuestros militares sean cobardes o que no enfrentarían a un invasor si fuera necesario, lo que quiero ilustrar es que ante el bochornoso gasto efectuado en unas prácticas, además del nivel de los participantes que no fue del todo profesional, simplemente abre la imaginación a cualquier cosa y por lo menos yo me pregunto ¿Estamos realmente en capacidad de caerle a palos a los Marines del Imperio?, respóndanse ustedes la pregunta.

Resulta hasta penoso ponernos a describir la cantidad de recursos que puede tener un país como los Estados Unidos para acudir a una confrontación bélica, por ejemplo, solo pensar lo que puede llegar a hacer un misil BGM-109 Tomahawk de largo alcance, subsónico, con alcance máximo de 1600 Km y cuya capacidad de ataque puede albergar cualquier tipo de explosivo, incluyendo cabezas nucleares, créanme amigos, es para preocuparse; para ilustrarlos un poco lo que significa el alcance de 1600 Km, les cuento que la distancia entre Caracas y Puerto Ordaz es de 670 Km aproximadamente, lo que quiere decir que no tienen que estar muy cerca para lanzarlos, hipotéticamente hablando por supuesto; sin duda es muy preocupante, lo digo por los daños que pueden ocurrir, las vidas de civiles incluso que se podrían perder.

Finalmente y a propósito de lo relatado, recuerdo una anécdota contada por mi Papá en una agradable tarde en la casa de la Isla de Margarita que quisiera compartir con ustedes; según él, una mañana se armó un gran alboroto en la playa de la bahía de Juan Griego, uno de sus pobladores había gritado “¡Allí vienen los Marines!”, inmediatamente se activaron todas las alarmas, las señoras y señores de la “Milicia Bolivariana” corrían de un lado a otro en cholas o descalzos y con los fusiles al revés, la policía sin luz en la Comandancia a causa del racionamiento enviaba señales de humo para que en un cuartel cercano supieran de la invasión, todo el mundo se apertrechó en la playa a esperar a los gringos invasores de la patria soberana y al final, Don Filemón Espinoza (el que gritó) preguntó: “¿Cuál era la urgencia?” y ante la respuesta del colectivo sobre la invasión aclaró: “Dejen el escándalo”, que en efecto, allí venían “Los Marines”, pero eran: Chuíto Marín, Carlitos Marín, el “Ñero” Medardo Marín y el resto de los primos Marines en el peñero de la familia full, que llegaban con la pesca del amanecer.

Así de simple y sencillo!!!

Abogado, Profesor Universitario, Master Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública George Washington University / UCAB, Jubilado CNE.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram 

Artículos Relacionados

1 comentario

(Opinión) Dale para Colombia que vienen los marines. Por Reinaldo Aguilera - Primera Página 18/09/2019 - 2:06 am

[…] entrada (Opinión) Dale para Colombia que vienen los marines. Por Reinaldo Aguilera se publicó primero en Punto de […]

Los comentarios están cerrados