Inicio Noticias (Opinión) Del fraude electoral a la rebelión democrática.Por Américo De Grazia

(Opinión) Del fraude electoral a la rebelión democrática.Por Américo De Grazia

Por Punto de Corte
595 Lecturas
Foro-Debate|Dip. Américo De Grazia: La PNC se ha convertido en el movimiento de masas más importante de Venezuela

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Amantea, Italia, 7 de julio de 2020.
Por Américo De Grazia*
@AmericoDeGrazia

Dilema tienen los “alacranes”, “los buitres” y los “enchufados”; no los demócratas. Para salirnos del círculo vicioso de la Narco Dictadura hay que dejarlos jugando solos. ¿No fue eso lo que hicimos cuando propusieron la ANC? De hecho, tienen rato construyendo escenarios para correr la arruga en un laberinto sin salidas. En el que mientras más juegan, más se percatan del aterrador final que les espera. No les funcionó el “desacato de la AN”, por el contrario, compraron un boleto sin retorno. Fue en ese momento cuando comenzaron a deslegitimarse de manera irreversible ante la comunidad internacional. Al percatarse de ello, en lugar de rectificar, huyeron hacia adelante, lanzándose por el abismo de la constituyente, sin paracaídas. Luego jugaron posición adelantada creyendo que se podían robar la base, adelantando las elecciones presidenciales del 2018 y se quedaron sin público en el Stadium.

Sus aliados, captados con “la chequera que camina” prefirieron decirles “paso“. Ya en Enero del 2020 quisieron imponer una directiva “alacraneada” que ofendió una vez más al mundo libre y los aisló aún más de la civilización. Cada paso que dieron los fue mostrando, en cuerpo y alma, al desnudo.

Ahora bien, si ninguna de estas fórmulas les funcionó ¿qué les hace suponer que las “parlamentarias” les podrán enmendar el capote?.

Basta tener presente que los demócratas no desistimos de la idea de elecciones libres, transparente, auditables. Insistimos en elecciones Presidenciales y Parlamentarias de modo simultáneo. Es el régimen quien dejó de creer en la ruta electoral para dirimir diferencias. Huelgan los ejemplos de cuándo, cómo, dónde y por qué burlan resultados electorales y gestiones de alcaldes o gobernadores demócratas, que terminan destituidos, presos o exiliados. Dando cabida al dicho “cuándo no ganan, empatan y cuando no, arrebatan”.

Es al régimen a quien se le acabó el pan de piquito, se le venció el tiempo y no lo acepta. Y no lo hace porque los niveles de criminalidad sobrepasan los límites de lo razonable. Degeneraron en Organización Criminal. Mezclaron drogas, corrupcion, terrorismo, oro de sangre, crímenes de lesa humanidad, violación de DDHH, lavado de dinero y todo cuanto el morbo colectivo pueda imaginarse.

No hay un solo elemento estimulante para participar en la farsa electoral de Maduro que no sea la crematística. ¿Quiénes se prestan para el fraude? los mismos actores de Mayo del 2018, esa oposición diseñada a punta de sobornos y extorsiones. Los hay ingenuos, alacranes y buitres. De todos los niveles, del medio para abajo, son los que se ofrecieron a dejarse picar por el alacrán. Del medio hacia arriba, son los operadores que se benefician de los bonos buitres, los que se enriquecen con el hambre y la ruina de todos los venezolanos, los dueños de los bonos de la desvergonzada deuda venezolana. Que por cierto no son todos “rojos rojitos”. Ahí se encuentran “opositores” que quieren estabilizar a Maduro, porque necesitan “legitimar” la hipoteca del país; para acumular ganancias obscenas. Compuestos por “operadores financieros” que están detrás de este fraude electoral, como lo estuvieron en el 2018. Intentando financiar por distintos medios y formas una “oposición” a la medida del régimen. Trabajando detrás del telón mientras mueven sus politicastras marionetas. Mientras, el régimen hace el resto, compra partidos o se los roba, inhabilita y acosa, persigue, encarcela, asesina o exilia a los dirigentes indomables.

De modo que no hay razones para prestarse al fraude electoral. Por el contrario, sería un revés al camino progresado: el del reconocimiento mundial al único poder legítimo que no es otro que el de la Asamblea Nacional pero, más importante aún; el de calificar a Maduro de tirano, traficante de minerales de conflicto para financiar el terrorismo internacional y de organización narco. ¿Entonces, por qué devolvernos?

¿Cuál es la ruta? La que señala el ADN de nuestra historia, la misma que siguió Bolivar, cuando impulsaba la independencia. ¿Teníamos el 5 de Julio de 1811 reconocimiento de 60 países del mundo? ¿contábamos entonces con aliados? ¿Tenía el Libertador los recursos, instrumentos y herramientas que tenemos hoy?
El cómo instrumentar las ventajas que tenemos requiere sabiduría, inteligencia, habilidad y unidad de criterios. La fase que viene, no es magia, es política.

Las sanciones recientes de la Unión Europea a los miembros del régimen, la sentencia del Reino Unido para que Maduro no se robara el oro en reserva, el calificar al Tirano de Violador de los DDHH y crímenes de lesa humanidad por la instancia rectora de la ONU en esa materia, no son hechos fortuitos, es un ejercicio político del Gobierno interino, la legítima Asamblea Nacional y muchos héroes civiles desde la sociedad civil. Hubiese deseado Bolivar tener a Citgo en sus manos o el apoyo de EEUU y la UE; por sólo citar algunos detalles. Nos toca evolucionar de Gobierno interino a Gobierno de Emergencia. Esa es parte de la ruta y requiere de orfebrería diplomática y política, para llevarla a cabo.

¿Qué va a pasar el 5 de Enero del 2021? Entraremos en una fase diferente. Pero no menos exigente que la actual. Quien tiene el juego enredado es la Narco Dictadura y lo sabe. Su estrategia es subir la vara, sin percatarse que mientras más la sube, más traumática será su caída.

¿Qué hacemos abajo? Desalentar la comparsa fraudulenta de buitres, alacranes y enchufados. Fortalecer todas las formas organizativa de los ciudadanos. Crear puentes y vínculos entre la sociedad civil y los partidos en función de objetivos superiores.

¿Cuándo se acaba esto? Es como la vida, muta en ciclos. Luego de la caída vendrá la reconstrucción y el crecimiento de una nueva nación. Nunca nos demos por satisfechos. El que se canse o caiga en el camino, que al menos garantice entregar el testigo. Sabiendo que la lucha por la Libertad no tiene límites.

(*) Diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados