Caracas, 23 de mayo de 2018. Tras el evento convocado por la Asamblea Nacional Constituyente, y resultando reelecto de acuerdo a cifras del Consejo Nacional Electoral, Nicolás Maduro, las deudas a honrar por la República y PDVSA se acumulan por el incumplimiento de pagos.

Ha dicha situación se le suma la presión que ejerce las sanciones económicas ampliadas por el Departamento del Tesoro Norteamericano, que impiden a PDVSA vender sus facturas de cuentas por cobrar para eludir restricciones, lo cual venía haciendo; ni puede usar acuerdos de pago con producción, para intentar levantar la producción de crudo.

De acuerdo a una lamina publicada por el economista y diputado José Guerra, la estatal petrolera tiene atrasos de intereses vencidos, por el orden de los $ 3.000 millones.

A esa cantidad se le suma la deuda con la estadounidense ConocoPhillips, de $ 2.040 millones.

Asimismo, existe un impago de $212 millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo.

En total, la moratoria entre deuda de la República y PDVSA, alcanza los $5.252 millones.

Cabe destacar que, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dijo ayer que no otorgará más préstamos a Venezuela hasta que el país, salde los pagos en mora que tiene con el organismo.

La deuda total asciende a 2 millardos de dólares con el BID, pero el banco dijo que llegó al plazo límite de 180 días que la institución contempla para pagos en mora y debe abonar 88 millones de dólares para regularizar su situación.

A esta situación se le suma el derrumbe de la producción petrolera, la cual cayó en abril a 1,4 millones de barriles diarios, su nivel más bajo en tres décadas.

Lea también: Producción petrolera venezolana cae nuevamente a tan solo 1,436 barriles diarios


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram