Inicio Opinión 12 de octubre: Día de la hipocresía a los pueblos indígenas. Por Saverio Vivas

12 de octubre: Día de la hipocresía a los pueblos indígenas. Por Saverio Vivas

Por Saverio Vivas
231 Lecturas
Resistencia Indigena

“Nada más hipócrita que decretar un día de la resistencia indígena, en un país donde los indígenas mueren de hambre en las calles”.

Un artículo escrito por Saverio Vivas para Punto de Corte.
@SaverioVivas


Y llegó otra vez el 12 de octubre: día de esa vergüenza nacional que llamamos “día de la resistencia indígena”. Como todos los años, desde que se inventó esta absurda celebración, el gobierno se burlará cruelmente de los pueblos indígenas. Hoy veremos a la élite del partido de gobierno, portando penachos de plumas de gallina o pato. Les oiremos alabando a personajes inventados por novelistas con títulos de historiadores, y corroborados por académicos tarifados o guiados por un complejo de inferioridad cultural.

La historia inventada

¡Si! Usted está leyendo bien. Le estoy diciendo que Guaicaipuro, y otros tantos superhéroes indígenas, no existieron. Solo son productos de la imaginación de un novelista con fama de historiador, llamado José de Oviedo Baños, y corroborado por académicos tarifados para crear una épica historia de lucha contra los malvados europeos.

Nada de esa épica de resistencia indígena basada en una épica ocurrida en el Valle de Caracas, es verdad. No existen registros históricos suficientes para confirmar que hubiera existido un guerrero con el nombre Guaicaipuro. Se ha comprobado que el vocablo “Guaica” o “Guacai” significa jefe. De manera que “Guaicai-ipuro”, debió ser un título, igual que “Guaicamacuto” ó “Guaica-Macuto” era el titulo dado al mayor de la tribu de la región de Macuto.

El relato de la gran coalición india, liderada por un indio “que usaba 3 plumas rojas como símbolo su autoridad superior sobre otros jefes” ¡solo existe en la novela! (léase bien “la-no-ve-la”) del escritor Oviedo y Baños.

¿Cómo es posible que un acontecimiento tan relevante como una coalición de tribus caribes, no aparezca en ningún registro de Caracas? Solo una vez, aparece el nombre Guacaipuro en los registros de Caracas, y se refiere a un mayor indígena de la región de Los Teques, que vivió mansamente en las tierras de un colono del valle de Caracas. Eso es todo.

Y dije “colono”, porque al menos en el valle de Caracas no hubo conquista. Simplemente se dio un mestizaje entre colonos mestizos-europeos e indígenas de la zona (que los veían como aliados contra las etnias dominantes caribes que les subyugaban).

¿Y la heroica resistencia caribe qué?… “¡Anakarinarote!” Gritan con orgullo los fanáticos de fabula de la resistencia indígena. Ignoran que es una frase racista, que significa “solo los caribes somos gente”. (Algo así como “solo los arios somos gente”). ¡Si! leyeron nuevamente bien.

Los caribes eran una etnia racista, belicista, opresora de los otros pueblos indígenas de la región; Y, por si fuera poco: Eran caníbales. Numerosos documentos, registros de exploración, y bitácoras de navegación, relatan cómo esta etnia dominante sometía a otros pueblos indígenas (de la misma manera en que los aztecas sometían a etnias vecinas). Y de vez en cuando, organizaban gigantescas parrilladas, donde la carne de mujeres y niños era especialmente apreciada por su suavidad.

¿De cuál resistencia indígena nos hablan los políticos? ¿De la que organizaron los pueblos indígenas contra los caribes, aprovechando la llegada de militares españoles en apoyo de los colonos del valle de Caracas?

Si le diéramos crédito al novelista Oviedo y Baños, tendríamos que aceptar que nos relata una rebelión de pueblos indígenas contra la etnia “caribe” que nos dominaba. Y tendríamos que aceptar, que los caribes luchaban contra los colonos por el control de unas minas de oro en la región de Los Teques. ¡No era por la libertad, ni por la forma de vida americana! Era por oro.

Y, por último, ¿Quién se ha creído este gobierno ignorante y mancillador de nuestra memoria histórica, para renegar de nuestros antepasados europeos o árabes? ¿Es que acaso, todos tenemos que borrar 500 años de historia, porque al PSUV le da la gana, y llamar al cerro del Ávila, “Guaraira-repano”, para que ese partido nefasto parezca interesado en la gente indígena que deja morir de hambre en las calles? ¿Acaso no nos llamamos María, Santiago, Ramón, Isabel, José, Antonio? ¿No se llama esta tierra Venecia-pequeña (Venezuela)?

Nuestra diversidad

Señores, los venezolanos ¡Somos resultado de una historia compleja! Por ejemplo:

Mi familia materna es de los indios Guacharas de Achaguas en Apure. Tengo en mis venas sangre mestiza, de llaneros de padres vascos, que se enamoraron de las sabanas de Apure, y que inventaron el joropo llanero, en un intento de copiar música andaluza de la madre España. Mi familia Paterna llegó de Italia, de Ascoli Piceno, y se siente más llanera que un indio del Capanaparo.

Mi esposa de parte de su padre, tiene sangre canaria. Sus antepasados trajeron la arepa (que no es ni venezolana ni colombiana, sino gastronomía española). Y yo le digo de cariño, “turca”, porque tiene sangre árabe libanesa, del aguerrido pueblo maronita.

¿Tengo que renegar de mis abuelos o los de mi esposa, solos para complacer el complejo de inferioridad de unos políticos ignorantes? ¡NO señor! ¡Basta de irrespetar a nuestros antepasados!

Espero que pronto podamos eliminar este día de vergüenza nacional, y que los 12 de octubre vuelvan a ser simplemente: los días en que celebramos la llegada de Cristóbal Colon a América, y la riqueza del mestizaje que hace que tengamos mujeres tan bellas.

Saverio Vivas.
Un indio orgulloso de sus antepasados europeos.

(Opinión) «Xiomara Scott y la constituyente de Maduro». Por Saverio Vivas

Lea todas las publicaciones de Saverio Vivas haciendo clic aquí


              Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte         Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Artículos Relacionados