Inicio Noticias [Infidelidad Política] ¡Divide y venceras! Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] ¡Divide y venceras! Por Javier Vivas Santana

Por Javier Vivas Santana
406 Lecturas
Articulista de Punto de Corte, Javier Vivas Santana se encuentra preso en el Rodeo III
Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com
Por: Javier Vivas Santana
@jvivassantana

¡Divide y Vencerás! Es una frase atribuida por muchos dictadores de la historia. En ella se condesa la forma más idónea del cómo vencer al enemigo o adversario político en cualquier batalla que coloque en jaque a quienes ostentan el poder.

En tal sentido, desde tiempos de Chávez, pero más exacerbado con el madurismo, la oposición venezolana, salvo cuando logró ir unida en las elecciones 2015, ha tenido una permanente división que ha permitido a un régimen violador de derechos humanos, neototalitario y empobrecedor de la sociedad venezolana, y sin respaldo popular, mantenerse en el poder, mostrando un falso espejo de apoyo y seudoorganizaciones, las cuales en la praxis lo menos que representan es al pueblo.

Ahora bien, la oposición se encuentra dividida en tres grupos plenamente identificados: El primero que lidera Juan Guaidó, y quien ha realizado una exitosa gira internacional la cual deja en evidencia el rechazo que tiene el régimen de Nicolás Maduro. El segundo integrado por los factores de la llamada “mesita” que han establecido un “diálogo” con el madurismo acorde con las necesidades de éstos últimos quienes necesitan afanosamente hacer ver que tienen “acuerdos”contra quienes los adversan, y sobre los que existen enormes pruebas y hechos que han sido comprados en sus conciencias a partir de la llamada operación “Alacrán”. Y por último, lo que podemos considerar la ultraderecha, y oposición de la oposición, liderados por María Corina Machado que apenas supera el 2% en las encuestas, pero con un enorme poder mediático, en especial de redes, que los hace tener una influencia importante en la manipulación de la conducta política de aquellos que se hacen llamar independientes, y que no responden con las orientaciones del grupo de Juan Guaidó, y por ende, los convierte en parte de un abstencionismo que termina por favorecer al madurismo, quienes jamás han solicitado la detención de la mujer que controla a este sector político.

La oposición ante esta realidad en vez de encontrar los puntos de encuentro que disminuyan las tensiones entre ellos, y que pudieran llegar a un consenso en una hoja de ruta política, lo que hace el madurismo es profundizar esas diferencias y bajo esa frase de “divide y vencerás” sigue llevando el país hacia el caos absoluto. En esa realidad, la oposición en vez de buscar el cómo dividir al madurismo teniendo como norte la misma precisa que éstos aplican sobre ellos, resulta obvio que en este contexto, quienes usufructan el poder desde Miraflores mantienen espacios de seguir controlando el país, a pesar de que parte importante de la población está viviendo un interminable descalabro económico y social.

¡Divide y vencerás! Es la principal premisa que tiene el madurismo ante quienes les adversan, y la oposición para responder ante esa acción debería emplear herramientas que vayan más allá de una supuesta amnistía, que bien pudiera organizar con los países aliados sobre una posible salida inmediata de aquellos integrantes del régimen que deseen abandonar un sistema de estructuras neodictatoriales que no sólo ha impuesto una forma de vida anquilosada y sacrificada para los venezolanos, sino que limita de manera importante para que los familiares de quienes aún apoyan el madurismo, puedan tener una vida libre en el contexto no sólo nacional, sino internacional.

El país requiere una salida concreta y la oposición pudiera atacar sobre aquellos escenarios en los cuales el madurismo presenta debilidades, como por ejemplo, las declaraciones de Diosdado Cabello diciendo que Juan Guaidó es la “nada”, y que nada ocurriría en su regreso, pues entonces, sería necesario fortalecer que esa “nada” siga generando sobre ellos, lo que considera un efecto nulo en sus pretensiones de control social. La oposición, más allá de decidir si van a participar o abstenerse en un próximo evento electoral, deberían ir actualizando sus registros de apoyos y simpatizantes, y crear una data de registros de ciudadanos y potenciales votantes en el contexto de la política interna e incluso de aquellos que han emigrado, para asegurar que el voto de éstos no será usurpado o alterado para los fines propios del régimen.

¡Divide y vencerás! No es una simple retórica en el plano de la política contemporánea. Es una acción que promueve el régimen sin importar sus consecuencias de hiperinflación o corrupción, porque el fin también justifica los medios. Hace falta más que el discurso para evitar seguir siendo dividido. Y allí, hay mucha infidelidad política.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí

Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados