Inicio Opinión (Opinión) Dos Venezuela y un mundo. Por Luis Velázquez Alvaray

(Opinión) Dos Venezuela y un mundo. Por Luis Velázquez Alvaray

Por Punto de Corte
280 Lecturas
Luis Velazquez Alvaray
Caracas, 17 de febrero de 2020.

La presencia del Presidente Guaidó en la escena internacional revela claramente la diferencia entre la democracia y la tiranía.

Mientras el gobernante legítimo plantea la necesidad de insertar nuevamente a Venezuela en el marco de los países que discuten opciones de futuro, que se reúnen para buscar salidas en el complejo entramado internacional, donde aparecen situaciones que solo pueden enfrentarse afianzando las bases del desarrollo y de la libertad.

Queda claro para el mundo la constitucionalidad de su representación, al ser escogido como único poder legítimo existente en Venezuela, logrando sostener el apoyo del mundo democrático y presentar la verdadera cara de la tiranía, de cuyos manotazos desesperados ya hablaremos más adelante.

El Gobierno legítimo logró profundizar lo que ya hemos comenzado a ver y que desespera hasta el delirio a la tiranía. Las medidas de bloqueo tendrán su efecto definitivo y además de las existentes, vienen en camino nuevas y más poderosas.

Sus resultados abren dos vertientes: 1. No permitir al régimen sostenerse y así seguir alimentando el terrorismo mundial. 2.-. Ante su impaciencia dejan ver más claramente su careta de saqueadores sin escrúpulos.

Se ha logrado también, organizar en cada rincón del mundo, el poderoso expediente de culpabilidad y violación de los derechos humanos, donde en algún momento la tiranía tendrá que responder por la masiva violación constitucional venezolana y los acuerdos internacionales firmados por el país. Se incluye allí el allanamiento a la propiedad privada y la destrucción de toda una vida de trabajo de numerosas familias.

Pudo el Presidente Guaidó, reafirmar lazos, para que los sistemas democráticos del mundo nos ayuden solidariamente en la recuperación y el regreso de los venezolanos expulsados por el tirano, para facilitar la entrega a los invasores cubanos, chinos y rusos.

En la Cumbre Antiterrorista celebrada en Bogotá, demostró cómo actúa en Venezuela la Guerrilla Colombiana, la milicia libanesa, los paramilitares, que además envían a desestabilizar los gobiernos democráticos de la región.

Es inédito que un gobierno, sin maquinaria estatal, haya logrado avanzar y visibilizar una tiranía usurpadora y obligarla a dejar aún más claras sus fechorías y propósitos.

Los desplantes de los Tiranos no son nuevos en la historia de la humanidad, lo novedoso es que el usurpador criollo ha reunido: la hambruna de Mao, la persecución y el terror Estalinista, las formas criminales de Hitler, el arrasamiento económico de Leopoldo II de Bélgica, las torturas del Pol Pot Camboyano, los asesinatos del Kim II Sung contra los disidentes políticos, al dictador Nigeriano Yakubu Gowon, quien asesinaba para robarse el petróleo. Obviamente no puede faltar el Sangriento dictador cubano Fidel Castro, inspirador de esta tragedia y que aún muerto, continúa usufructuando las riquezas de un país que logró colonizar. Quien revise superficialmente la historia de un dictador, conseguirá en él algún rasgo de este intrépido ignorante castrochavista; por ejemplo en Guinea Ecuatorial, Macias Nguema ostentaba estas características dignas de comparación:

 Se declaró líder vitalicio

Forzó al exilio a un tercio de la población

Odio desatado hacia las clases educadas de su país.

Mantuvo gran parte del patrimonio nacional en maletas.

Obsérvese que en su asalto a la Terminal española de Barajas, en el Affaire conocido como “Delcygate”, esta ordenó enviar 40 maletas a la sede de la Embajada venezolana.

El tirano de Guinea Ecuatorial guardaba en ellas lingotes de oro, piedras preciosas y billetes de monedas fuertes. Muchas de las maletas de Nguema aparecieron al ser ejecutado. La de estos Tiranos están a buen resguardo, pero la historia alumbrará hacia sus capturas.

InicioOpinión (Opinión) El retorno del General Manuel Antonio Noriega. Por Luis Velázquez AlvarayOPINIÓN

(Opinión) El retorno del General Manuel Antonio Noriega. Por Luis Velázquez Alvaray

Escrito por Punto De Corte 11/02/2020 185 Lecturas

Caracas, 11 de febrero de 2020.
Por: Luis Velázquez Alvaray

Es verdad que de 1989 a estos días ha pasado mucho tiempo. Sin embargo, en Venezuela volvimos a la era del machete y las peinillas, que tanto gustaron al General Panameño, quien gobernó ese país con una daga en la mano y convirtiéndolo en potencia del narcotráfico y el terrorismo.

Siendo hoy el sistema implementado en Venezuela mucho más moderno, con los rusos como rectores de una política criminal sofisticada y con el embajador cubano ejerciendo el papel de Pablo Escobar, con “Popeyes” de todo el universo delincuencial, han regresado las peinillas a representar el régimen político y las groserías a sustituir el lenguaje del Estado.

Muchas cosas siguen como calcadas: crímenes de dirigentes políticos y militares, desaparecidos, presos políticos” ruleteados”, como los nuestros y humillados también como los nuestros. Narcotraficantes dirigiendo las operaciones del Estado, guerrilleros asesinos que se pasean a sus anchas por las calles del país, como lo hicieron en Panamá, exhibiéndose bravuconamente y sin escrúpulo alguno.

Las cómicas peroratas del General Panameño, alfanje en alza, se reproducen por doquier en los distintos niveles de la estructura del Estado criminal. El usurpador a veces se despierta amenazante y otras llorando, pero siempre con el puñal de la insolencia. La falsa constituyente es el recinto que reúne el mayor número de delincuentes por metro cuadrado en el mundo: desde rateros hasta lo más altos narcotraficantes, Donde Manuel Antonio Noriega y Pablo Escobar pasan a un quinto plano- y cuidado si no es más la distancia en el Oscar del narcotráfico-.

Los tiranuelos venezolanos, al igual que el panameño, carecen de un lenguaje apropiado, solo apelan al improperio y las palabras ruinosas y repulsivas de todo mal hablado. Son consignas insultantes, agresivas, desesperadas. Es un horror para el lenguaje, un agravio a la formación básica que un ciudadano debe tener, y al respeto que todo escucha merece.

Las frases son las mismas que se pueden comprobar en vídeos, de aquel General tropical, que falsifico sus papeles para ser panameño, vociferante que pensaba que con aquel yatagán en la mano hacia temblar al imperio, cuando en realidad se escondía en dantescos escenarios, atrapado por el miedo y por su propia inconsistencia moral.

El día que llegaron a Panamá 27.000 soldados norteamericanos, la valentía del general se volvió agua y la carrera fue grande hacia la nunciatura, después de haber desafiado a Dios, al Papa, a los Obispos, a los Sacerdotes y a los judíos. No le valieron los brujos cubanos ni haitianos, los mismos que renovada fe le profesan hoy en Miraflores.

Y para no hacer el cuento muy largo, después de las burlas a los presos políticos, como hoy en Venezuela, paseándolos por los tribunales del mal, -con bragas anaranjadas-, este ignominioso traficante, tuvo que usarlas por 30 años, condenado por la justicia americana, por los mismos crímenes que hoy practican a su antojo los generales y sílbatelos castrochavistas. Todo se resume en lo señalado por el periodista Jorge Reverte en el “País de España”, cuando se refirió a Noriega en el año 2017: “Era una especie de Nicolás Maduro pero con un país muy pequeño, y si hubiera conseguido resistir la invasión, habría sido un auténtico emperador de la drogas”.

PD: Se revertirán las humillaciones y La cadena de atropellos contra los presos políticos y militares. Recibirán oportunamente el grito de la Justicia. El diputado Requesens es solo uno de tantos ejemplos de dignidad.

Correo electrónico: cnp8964@outlook.com

(*)  Ex Magistrado del TSJ

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

También puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados