Inicio ReportajesEntrevistas [Especial de Vanessa Davies] El 23F promete ser un nuevo día del “todo o nada” para la oposición y el chavismo

[Especial de Vanessa Davies] El 23F promete ser un nuevo día del “todo o nada” para la oposición y el chavismo

Por Vanessa Davies
240 Lecturas
El 23F promete ser un nuevo día

Este sábado, si se cumple el anuncio del presidente de la AN y juramentado para asumir competencias del Poder Ejecutivo, Juan Guaidó, ingresará ayuda humanitaria a territorio venezolano. ¿Se convertirá en el inicio de una espiral de violencia indetenible? Francisco Alfaro, Leonardo Regnault y Erik Del Bufalo comparten sus pronósticos con Punto de Corte.


El 23 de febrero puede pasar todo o nada, pero si algo queda claro –a pocas horas de este sábado- es que no quedará en la historia venezolana como una fecha más.Este día es el elegido por el presidente de la Asamblea Nacional (AN) y juramentadado para asumir la competencias del Poder Ejecutivo , Juan Guaidó, para presionar por el ingreso de la ayuda humanitaria acopiada en la frontera colombo-venezolana, así como en Brasil y Curazao.

Pero el chavismo también prometió estar en la calle el 23 de febrero, lo que se suma a la posición del equipo de Nicolás Maduro juramentado presidente por el TSJ, de calificar esta cooperación internacional como un show y un pretexto para justificar la ocupación del país.

Para Francisco Alfaro, experto en negociación y resolución pacífica de conflictos, lo que hay en Venezuela es una “seguidilla de ultimátums” muy peligrosa entre Los dos sectores. “Desde enero de este año, el reequilibrio de fuerzas por parte de ambos bandos políticos –el que lidera Maduro y el que dirige Guaido- nos ha hecho entrar en una dinámica de garrotes” en la que “cada actor busca imponer su curso de acción, a fin de que la otra parte ceda en su posición”. 

Francisco Alfaro
Francisco Alfaro. Experto en negociación y resolución pacífica de conflictos

La fecha límite más reciente es la del ingreso de la ayuda humanitaria, “para lo cual se ha organizado un concierto en promoción de esta ayuda”, pero “la decisión intencionada de hacer coincidir otra actividad similar en el mismo lugar podría generar un efecto contrario al deseado”.El gran riesgo, “en medio de un ambiente crispado por declaraciones y de fragilidad territorial, es que se produzca una escaramuza que encienda la chispa de una escalada de violencia que luego se extienda o no pueda ser detenida”, avizora Alfaro.  

Como experto en esta materia, considera que no es responsable “hacer coincidir dos actividades masivas en la misma fecha y lugar, en una zona tan delicada como la frontera”. Y es por eso que insiste en “identificar y fortalecer de manera inmediata los mecanismos más efectivos para canalizar el conflicto por vías negociadas en Venezuela”.

En esta dirección, evalúa que el Grupo Internacional de Contacto de la UE y el Mecanismo de Montevideo “se presentan como dos de las pocas instancias que aún quedan para intentar alcanzar una salida pacífica, democrática, electoral y sostenible en el tiempo” para la crisis venezolana.

En manos de los militares

El 23 de febrero lo que debe ocurrir es que el sector militar “se ponga del lado del pueblo que está siendo vulnerado por este gobierno usurpador y permita que ingrese la ayuda humanitaria”, concluye el diputado Leonardo Regnault, dirigente de Avanzada Progresista (el partido de Henri Falcón).

Diputado Leonardo Regnault. Dirigente de Avanzada Progresista

El enfrentamiento pueblo contra pueblo, uno de los temores de quienes temen que se avance un peldaño más en el camino a una guerra civil, “no va a ocurrir”, garantiza el parlamentario, porque –en su criterio- la mayoría de la población quiere que ingrese la ayuda humanitaria y clama por un cambio político.

El concierto organizado por el equipo de Maduro el mismo día que se realizará el concierto preparado por organizaciones internacionales es “una treta más”, sostiene Regnault. “Cada vez que nosotros convocamos una actividad, ellos convocan una actividad paralela para sabotear. En este caso, es para provocar que haya un enfrentamiento de pueblo contra pueblo”, diagnostica.  

Nada es aleatorio

Lo que suceda el 23 de febrero “no es aleatorio”, asevera el filósofo e investigador Erik Del Bufalo. “Venezuela está en manos de una estrategia muy bien montada, cuyo diseño no es completamente local y no está dirigido desde Venezuela” sino por Estados Unidos y otros países.

Erik Del Bufalo. Investigador

Del Bufalo ve tres escenarios para este 23 de febrero: podrías escenificarse los conciertos sin conflicto, podría desarrollarse el concierto en territorio colombiano como una forma de forzar el ingreso de la ayuda humanitaria incluso con apoyo militar o podría registrarse una confrontación mucho más violenta entre todos los sectores. Lo que suceda, en todo caso, “ya está pensado, ya tiene un diseño y no hay nada aleatorio en los eventos que pasen”.

Parece, observa el filósofo, que el 23 de febrero funcionará “como una especie de ultimátum que se les dio a los militares venezolanos para que ellos desconozcan a Maduro y reconozcan a Guaidó”. Si eso no sucede, en los días siguientes no es descartable que “ocurran hechos que justifiquen la injerencia humanitaria”, anticipa.

Sin embargo, descarta el “choque de trenes” entre Los dos bandos: “No veo a la población chavista y no chavista peleando entre sí” porque la crisis de este momento es transversal y porque el chavismo no parece estar dispuesto a confrontarse con nadie.

Lea otros trabajos exclusivos de Vanessa Davies aquí en Punto de Corte


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

Los comentarios están cerrados