Inicio Opinión (Opinión) El cese del cese. Por Enrique Ochoa Antich

(Opinión) El cese del cese. Por Enrique Ochoa Antich

Por Punto de Corte
226 Lecturas
Enrique Ochoa Antich - del por ahora

Caracas, 23 de julio de 2019.

Por: Enrique Ochoa Antich *

@eochoa_antich

Podrían tener el arrojo, la delicadeza y la honestidad de admitir que si algo ha ocurrido en este país durante los últimos meses, luego de Oslo y Barbados, es que el mantra del fulano “cese a la usurpación” y todo lo demás, ha cesado.

Rápidamente, de enero a febrero y de febrero a abril, de una pantomima a otra, de un sainete a otro, se vio que todo aquello andaba mal encaminado. Invasiones, alzamientos militares, ayuda humanitaria, autojuramentaciones, en fin: espejismos.

Nada nuevo. Ya lo vivimos en 2002 luego del golpe. Ya lo vivimos luego del paro “indetenible” que nadie dio por terminado. Ya lo vivimos luego de la abstención de 2005, cuando nadie se hizo responsable de haber entregado envueltas en celofán y con lazo todas las instituciones del Estado. Ya lo vivimos cuando en 2014 los promotores de La Salida Ya más bien entraron en una calle ciega y allí quedaron dando vueltas sobre sí mismos, con las tablas en la cabeza. Ya lo vivimos cuando a partir de 2016 la oposición fue abandonando la ruta democrática, que nos condujo a la resonante victoria de 2015, y, contaminados por la peste extremista, convocaron guarimbas violentas, farsas referendarias, y al final se hundieron en el lodazal del “todo o nada” maximalista que sólo les ha llevado de una derrota a otra.

Sus sesudos autores tendrían que, seis meses después del “truco” de la autojuramentación, poner sus cargos a la orden y admitir que fallaron. Otros propusimos desde enero que esta nueva legislatura de abocara al diálogo y la negociación, pero no ellos. Al contrario, sonando sus tambores de guerra, zapatearon sus protestas contra cualquier gesto dialoguista, que era considerado colaboracionismo y traición. ¿Entonces? ¿Cómo es eso de que sin solución de continuidad planteen y ejecuten lo que ellos mismos rechazaron con estridencia? Se agradecería un poco de coherencia, señores.

Quizá fueron los brillos y el oropel… y los dólares… de sus paredros del Departamento de Estado los que obnubilaron a nuestros inmaduros “próceres”. ¿Cómo dudar de que aquellos miles de analistas pudiesen tener razón, cómo dejar de acatar sus órdenes a pie juntillas? Olvidaron que los gringos también se equivocan.

En fin, pues, que ha cesado el cese, y excepto que invadan los militares del norte en un holocausto de sangre y destrucción, esa oposición extremista, la que aún declama el mantra como un conjuro mágico, está condenada al fracaso.

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

(*)  Político y escritor. Miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS). Miembro de la Concertación por el Cambio.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

(Opinión) El cese del cese. Por Enrique Ochoa Antich – Primera Página 23/07/2019 - 11:05

[…] entrada (Opinión) El cese del cese. Por Enrique Ochoa Antich se publicó primero en Punto de […]

Los comentarios están cerrados