Caracas, 27 de julio de 2019.

Algunos de quienes somos parte del Movimiento por la Democracia y la Inclusión (MDI) que fuimos chavistas de izquierda, y todo el MDI en general de todas la procedencias ideológicas que hoy nos definimos en resistencia ante el opresor, y que asumimos con coraje el reto de construir un camino donde coincidamos en el método y tener un mismo objetivo: construir la democracia en Venezuela a través de una Nueva Política, con sentido irreverente, nos encontramos indignados ante tanta hipocresía por parte de sectores políticos de las izquierdas del mundo. 

Esto lo afirmamos ya que el desarrollo del foro de Sao Paul, el más importante de la izquierda mundial en territorio venezolano en un momento de tanto dolor, miseria y pobreza, convocado por una dictadura así determinada por la señora Bachelet, mujer de izquierda, a través de un informe de las Naciones Unidas, desgarrador, habla claramente de la calaña de quienes vinieron a territorio venezolano en nombre del “humanismo” a gastar los dólares de un pueblo pobre, arrebatando la comida, el agua y la electricidad que otros que viven en Venezuela y no tienen salida, no pueden disfrutar. 

Desde MDI y en nombre propio, quien escribe, defensor del pensamiento humanista y crítico toda mi vida, no me queda nada más que indignarme y repudiar a los “izquierdistas chupadólares” que sin pudor se gastaron miles de dólares para pretender defender lo indefendible. 

También agradecemos a aquellos sectores democráticos de izquierda que se dignaron no venir, demostrando que hay dignidad aún en sectores democráticos de la izquierda mundial. 

@NicmerEvans

nicmerevans@gmail.com