Inicio Opinión (Opinión) El reflejo de Casas Muertas en Venezuela. Por Robert Alvarado

(Opinión) El reflejo de Casas Muertas en Venezuela. Por Robert Alvarado

Por Punto de Corte
54 Lecturas
Robert Alvarado El agente

Caracas, 15 de julio de 2019.

Por: Robert Alvarado

@robertveraz

 “Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad, por la democracia, cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer…” Dr. Rafael Caldera expresidente de Venezuela


Carlos Andrés Pérez vaticinó lo que iba suceder en Venezuela si llegaba el Chávez. Aquella experiencia que tenía CAP se reflejó claramente en el programa de televisión Primer Plano  y nadie le creyó a Pérez, solo  vieron al comandante llegar al poder en 1999, constituyéndose en menos de veinte años en  un mundo lleno de corrupciones que llevaron al colapso total con una hiperinflación,  cortes de energía, escasez de alimentos y medicamentos que están expulsando a millones de venezolanos fuera del país. Extrañamente está pasando como en  aquella novela de Miguel Otero Silva Casas muertas. Allí se toma de referencia  del pueblo  Ortiz que no quiso morir con el paludismo, el gamonalismo y las guerras civiles. Los habitantes se van emigrar a otras ciudades, como hoy en día pasa con los venezolanos  quienes huyen de un país en guerra, sin importarles que aun arriesgando sus vidas lo vital es  salir de Venezuela, no importa la forma bien sea  a través de trochas, ríos y métodos irregulares que muchos desconocen pero que son secretos a voces, unos incluso cruzando el río Táchira bajo el riesgo de morir ahogados, por el mar en embarcaciones incipientes arriesgando al naufragio y perder la vida,  en esas historias nadie cree lo antes comentados. Muchos de ellos van  cantando la canción de una desconocida hasta hace poco la venezolana Reymar Perdomo Me Fui otros con lágrimas en sus ojos, el corazón partido en mil pedazos y sin importarles dejar su vida y meterla en una mochila así va la diáspora venezolana, que en cada hora del día salen por lo menos cuatrocientos venezolanos,-   Todo esto fue producto de la corrupción administrativa que se incrusto desde siempre en el gobierno chavista. Muchos de sus altos funcionarios están vinculados a mafias organizadas solicitadas internacionalmente y a la corrupción con violación de los derechos humanos, en consecuencia el gobierno de Maduro ha sido sancionado por USA y también sus colaboradores que hoy es declarado prófugo de la justicia estadounidense el empresario Raúl Gorrín,  mientras sus «socios» Alejandro Andrade (ex tesorero de Hugo Chávez) y el banquero Gabriel Jiménez permanecen bajo custodia de la autoridades de EEUU..

Para muchos, incluso, ha alcanzado nuevas dimensiones, a juzgar por la cantidad de dinero que se transa diariamente, especialmente en carros y viviendas de lujo como muchas veces el comandante Chávez lo criticaba   en reiteradas cadenas de  Alo-presidente, pero esto quedo hacia un lado. Se volvió la corrupción  una epidemia social que tiende a carcomer la base de la sociedad misma, y está siempre en contraposición con la equidad y conciencia de los intereses comunes. Se confronta también con los valores morales que deben prevalecer en los seres humamos. Ellos envidian al que tiene dinero trabajado,  sino se  arrodillan a ellos,  le expropian  sus riquezas porque se cumple lo que decía Winston Churchill El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria. La decepción y la incompetencia del propio venezolano de todo estos hechos solo les retumbaba en sus oídos con aquella frase del ex presidente Luis Herrera Campins: “A comprar las alpargatas porque lo que viene es joropo” pero nadie le creyó…

Nadie cree en el mundo esto de la crisis que se vive en Venezuela, porque este país es rico, pero con un pueblo pobre, vivir aquí en este país es otra realidad o tal vez se le  denigre a uno por catalogarme como un ingenuo parecido a otra obra literaria de Gabriel García Márquez “El Coronel no tiene quien le escriba”. Un hombre de buena fe y bastante ingenuo, vive en su pueblo esperando 15 años para recibir su carta de jubilación, o sea, la pensión que le va a cambiar su fortuna. Con la inconformidad con un sistema gubernamental de la época en no recibir respuestas negativas o inesperadas de la vida cotidiana, ya El Coronel sintiendo temor, miedo o insatisfacción que más tarde en la narración de la novela se refleja en la resignación y la pérdida de la esperanza…Así nos sentimos muchos venezolanos de buena voluntad que como yo, solo dice una verdad que a nadie le gusto escucharla, hoy veo a  los grandes edificios, donde  se ven los apartamentos en los que  nunca se enciende la luz, estacionamientos con puestos vacíos o carros cubiertos con fundas, y buzones atiborrados de correspondencia atestiguan el abandono en varias ciudades venezolanas. En donde millones de venezolanos que han ido a otros países, y lo más triste de todo que la gran mayoría de ellos son jóvenes, así como un 70% de estos tienen preparación universitaria, experiencia profesional, y técnica quedando en Venezuela solo una sociedad de ancianos.-

Todas las cosas en la vida no son fáciles pero tampoco difícil y el camino a seguir es pedregoso y la distancia por recorrer no es una carrera de pocos metros. En que en este  maratón de 20 años solo hemos  encontrado  un camino de  piedras y tropiezos con muchos  obstáculos, pero con el deseo de ver salir adelante este país que se llama Venezuela y hoy lo vemos en esta representación del joven gallardo, honesto e impetuoso como lo es  Juan Guaido en el cual hemos cifrado la esperanza  muchos venezolanos que están dentro y fuera del país, este joven es reconocido como presidente interino de Venezuela por más de  50 Gobiernos alrededor del mundo. Siendo la cabeza visible de la oposición, lo que ha logrado es mantener cierta unidad en torno a su figura política fresca en torno a su ruta de fin de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Espero en algún momento que a Guaido se le cumplan sus objetivos porque significan el renacer de Venezuela. Lo narrado en la  novela de Miguel Otero Silva “Casas muertas”; en  aquel pueblo  guariqueño de Ortiz ahora se refleja en toda Venezuela y espero que se escriba otra novela con el éxodo del pueblo venezolano a su tierra natal Venezuela.

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


   Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados