Inicio Noticias Emigrantes de Tacagua vieja enviaron recursos a sus vecinos para disfrutar con los más pequeños

Emigrantes de Tacagua vieja enviaron recursos a sus vecinos para disfrutar con los más pequeños

Por Punto de Corte
372 Lecturas
tacagua vieja
Caracas, 09 de abril de 2018/.– Para nadie es desconocido la diáspora  venezolana, ya no importa la profesión, el título u oficio. La gente está saliendo por la  necesidad de poder cubrir lo básico  (alimentos, medicinas, entre otras cosas) para sus familias; incluso buscan la tranquilidad y la paz que aquí no consiguen.
El tema de la emigración dejó de ser exclusivo de las “clase media”, ir a un sector popular hoy es escuchar que “fulano de tal” está vendiendo algún “coroto”, carro o su humilde vivienda ¡porque se va!. Son las conversaciones hoy en las pocas bodegas que quedan, en el Jeep o incluso una reunión de Consejo Comunal.
El día de ayer domingo 8 de abril, se celebró en tacagua vieja (autopista Caracas la Guaira) Catia, una actividad solidaria hermosa e incluyente para los niños y familias en general. Un acto de solidaridad y compromiso por un grupo de vecinos de está comunidad, hoy emigrantes, qué están en divarsas fronteras del mundo. Ellos se contactaron por las redes y de manera voluntaria coordinaron con sus vecinos de Tacagua Vieja.
Estos vecinos “emigrantes” reunieron recursos (dinero) y lo enviaron a sus vecinos para que realizarán una actividad social para los niños de está zona tan olvidada por los entes gubernamentales. Una vez recabado los recursos, los vecinos de la comunidad se encargaron de la logística y organización de la pequeña celebración para los más pequeños de la casa.
Era las 12 del medio día cuando se dejaban ver colchones inflables, trampolín, payasos, música, carros de perro calientes, refrescos, cotillones, y una efervescencia maravillosa de alegría en los niños y adultos, que desde hace rato no tenían una distracción positiva que uniera a la comunidad y los integrará a la vez.
tacagua vieja

tacagua vieja

Fue un día de mucha risa y diversión para los pequeñines, fue tan positivo que los adultos por 5 horas no hablaron de las colas ni de las necesidades que sufren sus hogares. La alegría fue contagiosa, unas horas maravillosas que estos vecinos les agradecen a sus “vecinos emigrantes”. Me comentaron sobre la creación de una fundación que llevará el nombre de: “Fundación social Emigrantes de Tacagua”, con la cuál piensan sumarse otras voluntades solidarias para seguir repitiendo actividades como esta.
Para las 5 de la tarde se anunciaba el fin de la actividad, mientras que un grupo de vecinos entregaban cotillones y los últimos refrescos que quedaban. Se leyeron los nombres de las personas que hicieron posible está noble actividad. Los vecinos entre algarabía y aplauso dijeron ¡GRACIAS!.

Artículos Relacionados