Caracas, 8 de julio de 2019. La crisis que afecta a la empresa estatal Petróleos de Venezuela no para. A la disminución en la producción de crudo y la escasez de gasolina, por ejemplo, también hay que sumarle la situación de varios de sus buques .

Desde hace un año los barcos Negra Matea y Parnaso se encuentran atracados en Lisboa, Portugal, y en las respectivas tripulaciones lo que cunde es el miedo y el pánico.

De acuerdo con la periodista Maibor Petit, existe una sensación de abandono por parte de los miembros de las dos embarcaciones debido a que cuentan con escasas provisiones, además de que les fue suspendido el desayuno por no contar con lácteos, entre otros ingredientes.

Además, desde hace tres meses no tienen hortalizas ni frutas.

El buque Negra Matea está detenido por reparaciones, mientras que el Parnaso se encuentra bajo detención judicial.

Además, a las tripulaciones se les vence la visa la próxima semana, por lo que bajar de las embarcaciones luce complicado. Por si fuera poco no reciben pago alguno desde febrero y han tenido que recurrir a ayuda externa para la compra de alimentos e insumos de aseo personal.

En febrero de este año la naviera alemana Bernhard Schulte Shipmanagement, operadora de una parte de la flota de buques de Pdvsa, retiró a sus miembros de los barcos Río Arauca y Parnaso por tarifas impagas a un astillero y a la autoridad portuaria. 

Lea también en Punto de Corte: BUQUES DE PDVSA AHORA SERÁN «CUSTODIADOS POR PERSONAL ACTIVO DE LA FANB»

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram