Inicio ReportajesEntrevistas [Evans entrevista a…] Politóloga Karen Quintero: «Los venezolanos venimos de una pesadilla, ahora aquí en Chile sentimos que venimos del futuro»

[Evans entrevista a…] Politóloga Karen Quintero: «Los venezolanos venimos de una pesadilla, ahora aquí en Chile sentimos que venimos del futuro»

Por Robert Lobo
Karen Quintero Chile

Caracas 20 de octubre de 2019. El politólogo Nicmer Evans, entrevistó a la también politóloga venezolana Karem Quintero, quien en la actualidad reside en Chile; esto, en relación a los últimos acontecimientos que vive la capital de este país, tras las violentas protestas que han dejado más de 300 detenidos, 78 estaciones del Metro quemadas y decenas de negocios saqueados.

El presidente de ese país, Sebastián Piñera, ha suspendido este sábado el alza de las tarifas del pasaje del Metro, producto de estos acto vandálicos. Sin embargo, aun se reportan protestas en algunas zonas de Santiago.

¿Qué sucede en Chile hoy? ¿Cuáles son las causas reales de la protestas?

Lo que ha pasado en los últimos días en Chile, es producto de un acumulado de acontecimientos desde el punto de vista social y político. Fundamentalmente de políticas sociales y públicas que se han tomado desde el gobierno, y que afectan totalmente el bolsillo de todos los chilenos y de toda la comunidad inmigrante que vivimos aquí.

Una de las cosas que aparece en toda la prensa internacional y que le ha dado la vuelta al mundo, es que hoy (sábado) amanece con un decreto de estado de emergencia. ¿Cómo es posible que hayamos llegado hasta este punto en medio de todos estos acontecimientos? Resulta que se ha anunciado por segunda vez en el año, un aumento del pasaje de 30 pesos del Metro y de TransSantiago, que constituye fundamentalmente la red de transporte más importante de la zona Metropolitana de Santiago de Chile.

Ese aumento impacta de manera directa en el pueblo de a pie, de estudiantes que tiene que usar en su mayoría el transporte público. Lo que sucede es que aunado al tema del alza de los precios de transporte público, se vino el alza de otros servicios como el de la electricidad que ha tenido un aumento impresionantemente sustancial con respecto a lo que se pagaba el año pasado, es básicamente un 25% más. Hay un malestar social.

La gente ha empezado a expresar su malestar, que se ha materializado en destrozos en las estaciones del Metro de Santiago, quemaron vehículos, hicieron barricadas lo que llevó al Ejecutivo a decretar el estado de emergencia. Algunos analistas coinciden en que esta medida llegó un poco tarde, ya que desde el lunes se comenzaron a reportar evasiones masivas. Evasiones masivas es cuando llegan cualquier cantidad de estudiantes provenientes de sus colegios, liceos y universidades, que por no tener como sustentar los costos de los pasajes, comienzan a pasar por encima de los torniquetes y que también han provocado destrozos en un 80% de las infraestructuras del Metro.

El estado de emergencia se tomó no solo por lo ocurrido en el Metro, sino porque ya desde el lunes ya la ciudad de Santiago estaba en una situación de desorden público bastante considerable, y es cuando se incorpora el componente de las fuerzas especiales que junto a los carabineros intentan restablecer el orden público. Sin embargo, se vieron superados por quienes protestaban en las estaciones del Metro. No fueron en ningún momento protestas pacíficas, tampoco hubo petición de algún movimiento social o político. Lo que hay es básicamente una poblada. Está a flor de piel el tema de las heridas no cerradas de la dictadura, cuando se empleaban las fuerzas especiales que están conformadas por las fuerzas armadas, y que actúan en momentos de conflictos internos.

Chile es un país donde si se ejercen las libertades públicas, hay un sistema democrático con todos sus balances. Sin embargo desde el punto de vista social y económico hay un cúmulo de injusticias que tienen que ver como por ejemplo con un sistema de pensiones que está privatizado por las corporaciones. Los adultos mayores no tienen acceso a pensiones dignas. La gente también está muy molesta con lo que sucede con los adultos mayores.

¿La migración venezolana tiene algo que ver con lo que sucede hoy en Chile?

La presencia de venezolanos aquí en Chile es muy alta. Estamos hablando de un millón 200 mil venezolanos según las últimas estimaciones. Pero el presidente Sebastián Piñera y su gobierno están lidiando con su propia gente y las deudas de la democracia que no han sido saldadas, con un sistema político, social y económico que tiene muchos privilegios para algunos pocos y deja por fuera a muchos.

¿Es Maduro responsable o financia lo que sucede en Chile así como el presidente Moreno en Ecuador lo señaló sobre los hechos recientes en ese país?

Es muy pronto para emitir una opinión al respecto. Es una tesis bastante radical. A pesar de eso, no guardo ninguna duda de que quisiera hacerlo, es decir una cosa es que quiera hacerlo y otra es que pueda estar detrás de lo que sucede hoy en Chile. Esta es una tesis que no puede sostenerse en una sola frase. Pueden haber intereses incluso financiados en algunos u otros grupos, sin embargo, eso no está a la vista por el momento. Todo lo que sucede hoy en Chile, era previsible considerando las medidas que fueron tomadas ante las deudas sociales que tiene este gobierno y anteriores. La gente tiene suficientes razonas para salir a protestar. Hay cerca de 140 detenidos por los desmanes provocados, y hay una investigación en curso.

¿Cuál es el rol de los venezolanos en medio de lo que sucede hoy en Chile?

La mayoría de los venezolanos que viven en Chile han sido acogidos por un sistema social, por un pueblo, por las autoridades que están muy comprometidas con la inclusión de los venezolanos a la vida social. Aquí hemos podido ejercer nuestros derechos para lo que establece la Constitución para los inmigrantes en el marco de las leyes, sin ningún problema, hemos sido recibidos muy bien por parte del pueblo en general. Todo lo que sucede nos afecta a los venezolanos por igual. Los venezolanos venimos del futuro, como decía un colega politólogo. Venimos de vivir una de las pesadillas más inviables que pueda sufrir un pueblo. Lo que vemos en Chile no tiene parecido ni comparación con las calamidades que pretenden llevar al exterminio al pueblo venezolano.

Los venezolanos en Chile debemos ejercer un rol de mediación, nosotros no podemos involucrarnos desde el punto de vista político. Podemos tener una opinión por lo que sucede en Chile, hay canales incluso para expresar nuestras opiniones. Sin embargo los venezolanos saben sus limitaciones como inmigrante a la participación política, en cualquier país del mundo. Pero un rol de mediación democrática si lo debemos cumplir los venezolanos. Nosotros sabemos lo que es vivir sin democracia, aunque los chilenos también tienen mucha experiencias en eso. Tenemos que dar un ejemplo de civismo y ciudadanía.

¿El Foro de São Paulo tiene que ver con lo que sucede en América Latina y Cataluña?

El Foro de Sao Paulo en sus orígenes sirvió como una una palestra para el debate de las ideas y la construcción de agenda latinoamericana en torno a las ideas progresistas y de izquierda. Aunque no es el mismo foro al que asistimos hace 20 años. No es el mismo que aglutinó en sus filas a líderes de movimientos campesinos, sociales de mujeres entre otros. Sin embargo, también es cierto que sigue teniendo un apalancamiento importante de representantes y personalidades. Los desafíos que enfrenta el Foro de Sao Paulo hoy son bien grandes, porque muchos quienes los conforman, fueron cooptados de manera política y económica por muchos de los gobiernos.

No es precisamente hoy el Foro de Sao Paulo, el garante de establecer una agenda. Siguen teniendo una incidencia aunque no es la más determinante, sigue siendo una voz de la llamada izquierda. Están tratando de hacer una reconfiguración bajo el lema del Foro, pues está muy en entredicho el liderazgo del Foro de Sao Paulo. Sin embargo, que deban o quieran estar dispuestos a tener incidencia en algunos países que gobernaron, está por verse.

En el caso por ejemplo de Argentina, no dudo que pueda haber un retorno, pero es por la configuración del sistema político argentino, no es por la fuerza del Foro de Sao Paulo. Ahora en el caso de Cataluña, es una tesis bastante radical. En el mismo sentido en que defendí la capacidad del pueblo chileno de defender sus propias luchas, el paralelismo es exactamente el mismo con el pueblo catalán. Las luchas del pueblo catalán no son de guerra, ya se acumulan casi un siglo de lucha por la autonomía del pueblo de Cataluña, es una deuda histórica. Los recientes hechos es producto de un acumulado de rabia y fuerza del pueblo catalán con respecto a una resolución de conflicto.

En medio de todo esto ¿Cómo queda Venezuela ante los llamados de Guaidó para el 16 de noviembre y la acción cívica nacional que construye de abajo hacia arriba la Plataforma Nacional de Conflicto?

Es importante señalar varios aspectos acá. Venezuela está llamada a ejercer por todas las vías posibles la movilización, la organización a un nivel mucho más alto y cualificado contra el régimen de Nicolás Maduro. Sabemos que hay ciertas maneras de ejercer este liderazgo político, y que ese liderazgo finalmente se encuentren y coincidan conformen una gran movilización. Esto es un desafío bastante importante para los venezolanos el día de hoy.

No debería haber una contradicción en las convocatorias. Hay una necesidad imperiosa de que los liderazgos sean efectivamente liderazgos democráticos construidos desde la base. Aunque pareciera una contradicción considerando el régimen despótico que hay hoy en Venezuela.

La posibilidad de ejercer ese liderazgo, de lograr que esas agendas de movilización se junten de una manera inteligente para hacerlas más fuertes; está en las manos precisamente de quienes ejercen esas convocatorias. Pretender hacer una movilización que opaque a otra, es una de las cosas que adolece la madurez del movimiento político democrático. Es importante llamar hoy a la cordura e inteligencia menos competitiva y si más proactiva e integradora para poder llegar a un objetivo.

El ejemplo de la Plataforma Nacional de Conflicto (PNC) es el ejemplo junto con otras muchas organizaciones, que están luchando por la restitución de la democracia en Venezuela y acabar con el oprobio del régimen de Maduro. Es necesario tener mucho más amplitud de miras. La voz de la PNC es que todas las luchas sean una sola lucha, ojalá Guaidó pudiera ser vocero de esa consigna, no para apropiársela, sino para multiplicarla.

Ojalá que se den cuenta que lo que está haciendo Guaidó y lo que hace la PNC lo están viendo en todo el mundo.

[Transcripción y edición por Robert Lobo]

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

#20Oct Extienden toque de queda en Santiago de Chile 20/10/2019 - 4:28 pm

[…] [Evans entrevista a…] Politóloga Karen Quintero: «Los venezolanos venimos de una pesadilla, ahor… […]

Responder

Deje un comentario