La captura de un petrolero británico en aguas del Golfo pérsico, ha escalado las tensiones entre Irán y EEUU. Amenazas y acusaciones van y vienen. Y los rumores de una guerra, son aderezados por debates en las redes, donde se compara el poder militar de ambos bandos. Pero ¿cómo puede entender el poco versado en el tema, este complejo asunto?… El equipo de PDC, te ha preparado esta guía para entender mejor lo que ocurre entra Irán y Occidente.

La raíz del odio

El shah: Mohammad reza
El Shah: Mohammad reza

La república islámica de Irán nació en 1979, cuando una revolución de corte religioso, logró derrocar al último Shah de Irán. Mohammad Reza Pahleví, el Shah; fue un rey que implantó reformas que modernizaron al país. Precisamente esas reformas fueron consideradas por los islamistas, como un insulto al islam; y por los socialistas del mundo (en plena guerra fría), como una amenaza para la URSS, ubicada justo en la frontera norte de Irán.

Ante las reformas occidentalizadoras del Shah, un grupo de clérigos musulmanes chiítas, iniciaron una campaña de resistencia armada. En respuesta, al gobernante iraní aplicó una dura represión militar, que terminó por destrozar su imagen en el mundo. Así, de la mano de clérigos musulmanes y revolucionarios laicos de izquierda; el Shah de Irán fue derrocado en una combinación de golpe militar y rebelión popular; de la que surgió un gobierno revolucionario, cuya primera tarea fue eliminar a todos los aliados socialistas laicos que habían apoyado la revolución. Así, nació la República islámica de Irán.

El Ayalolá Jomeini

Con la revolución triunfante, y el clérigo musulmán Ayatolá Jomeini declarado héroe nacional, los revolucionarios fueron a más. Apenas tomaron el poder, un grupo de militantes iraníes ocupó por las armas a la embajada de EEUU en la capital de Irán (Teherán) y tomó como rehenes al cuerpo diplomático norteamericano. Se inició así la llamada «crisis de los rehenes de la embajada de Irán», en la que luego de una operación fallida, EEUU se vio obligado a negociar «la entrega de recursos bancarios embargados a Irán por el derrocamiento del Shah», a cambio de la liberación de los rehenes estadounidenses.

Este episodio es considerado humillante en los EEUU, y a partir de allí, la enemistad entre Irán y EEUU ha sido, en todos los terrenos. Esa enemistad, la utilizó Sadam Husein en el vecino Irak, para (con el apoyo de EEUU) fortalecerse como un gobierno anti-iraní; que incluso enfrentó a Irán en una guerra (entre 1980 y 1988).

Sanciones y más sanciones

Desde 1980, la enemistad Irán-EEUU, ha estado animada por sanciones económicas que el régimen iraní señala como fuente de todos sus males económicos y políticos. Las sanciones de EEUU a Irán, han estado motorizadas por el rechazó de la sociedad norteamericana al endurecimiento de las leyes religiosas en la república islámica; que durante décadas ha sometido a la mujer iraní (la más liberal del mundo musulmán en tiempos del Shah); y a los homosexuales (a los que el régimen de iraní reserva solo la pena de muerte).

En 2012, una nueva ola de sanciones cayó sobre Irán, cuando EEUU y sus aliados descubrieron que “con la ayuda de Corea del Norte” la república islámica estaba a punto de desarrollar tecnología nuclear. El temor a tener un Irán con armas nucleares, no causó ninguna gracia a Israel y el lobby judeo-cristiano en el senado norteamericano, y así la administración del presidente Bill Clinton, aplicó nuevas sanciones. Más tarde Barack Obama quitó esas sanciones, luego de alcanzar un polémico acuerdo donde Irán se comprometía a “no desarrollar armas nucleares”. Pero apenas llegó Donald Trump a la presidencia, EEUU abandonó el acuerdo y aplicó nuevamente las sanciones, por considerar que Irán estaba desarrollando armas nucleares en secreto.

El Estrecho de Ormuz

En este contexto y nivel de enemistad, llegamos a nuestros días. En el Estrecho de Ormuz, una zona marítima de difícil navegación que comunica al Golfo pérsico y al Océano Indico; ha crecido la tensión. Diferentes países han denunciado que los buques tanqueros que transportan por esas aguas, al 35% del petróleo mundial, han sufrido ataques de piratas presuntamente protegidos por Irán.

Más recientemente, los incidentes ya no son con piratas, sino directamente con la armada de Irán, que es la garante de la seguridad del transporte marítimo en la zona; Y la fuerza marítima más poderosa de la región después de la de Estados Unidos. La importancia de este paso marítimo, hace que cualquier interrupción del transito por el, cause efectos en el mercado petrolero mundial.

Lo más reciente

  • El 5 de mayo de 2019, un mes después que EEUU incluyó a la “Guardia de la Revolución de Irán” en una lista de organizaciones terroristas, por su apoyo a las fuerzas del régimen sirio de Bashar Al Asad; llegaron a la región del golfo, un portaaviones y nuevos bombarderos para reforzar la presencia norteamericana en la región. Una semana después, con las tensiones al límite, se reportaron cuatro barcos (tres de ellos petroleros) como blancos de sabotaje. EEUU y Arabia Saudita acusaron a Irán de ser responsable, pero el gobierno iraní lo negó.
  • El 13 de junio, nuevamente dos petroleros (uno japonés), fueron atacados en el mar de Omán (a la salida del Estrecho de Ormuz). Irán negó responsabilidad en los ataques.
  • El 20 de junio, fuerzas militares iraníes de los “Guardianes de la Revolución” anunciaron haber derribado un drón estadounidense que había «violado el espacio aéreo iraní». EEUU replicó diciendo que el drón estaba en espacio aéreo internacional, y Donald Trump declaró que había “anulado en el último minuto ataques contra Irán para evitar un alto balance de pérdidas humanas”.
  • El 4 de julio, lejos del escenario del medio oriente, específicamente en el estrecho de Gibraltar (entre el océano Atlántico y el mar mediterráneo, un barco petrolero de Irán fue detenido por el Reino Unido). Irán advirtió que tomaría represalias. Y así lo hizo…
  • El 10 de julio la armada de Irán intentó, según el Reino Unido, «impedir el paso» de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz. Ante esa acusación, las fuerzas navales de Irán negaron haber tenido confrontación con navíos extranjeros, y nuevamente el presidente de Irán, Hasan Rohani, advirtió que el Reino Unido sufriría consecuencias por haber capturado al petrolero iraní en el estrecho de Gibraltar.

Tensión al máximo

  • El 18 de julio, los Guardianes de la Revolución anunciaron que mantenían retenido a un carguero británico, según ellos, sospechoso de contrabando de combustible en el Golfo. El buque-cisterna fue interceptado el 14 de julio «al sur de la isla iraní de Larak», en el estrecho de Ormuz. Ese mismo día, el presidente Donald Trump anunció que EEUU había derribado a un dron iraní en el estrecho de Ormuz, porque se acercaba peligrosamente a un navío de guerra estadounidense. Además, llamó a los otros países a condenar a Irán y a proteger sus propios buques.
  • El 20 de julio, nuevamente Irán anunció que confiscó un petrolero británico en el estrecho de Ormuz. Esta vez, porque no respetó el código marítimo internacional. Ante esta situación, el Reino Unido aclaró que no era un buque, sino que eran dos los capturados por Irán: uno británico y otro con bandera liberiana. Irán insistió que era uno solo.

¿Vientos de guerra?

La escalada de hostilidades, hizo que Arabia Saudita anunciara el 19 de julio, que “alojará soldados estadounidenses en su territorio”, porque los dos países desean hacer “todo lo posible para preservar la seguridad en la región y su estabilidad”. El anuncio es inédito desde que allí estuvieron las fuerzas de la coalición que derrotó a las fuerzas armadas de Irak en 2003.

Portaaviones nuclear en el Golfo Pérsico

Esta historia se está escribiendo actualmente. A diario, los barcos que navegan el Estrecho de Ormuz, tienen pequeños incidentes con el brazo naval de la Guardia Republicana iraní que vigila la zona. La tensión parece mantenerse, pero claramente está afectando a las partes. Por un lado, Irán acaba de anunciar que capturó a 17 espías de la CIA (cosa que EEUU ha negado). Por otro, el Reino Unido ha comenzado a pedir la creación de una fuerza de protección marítima para el Golfo liderada por Europa. Y el presidente Donald Trump dice que ve difícil alcanzar un acuerdo con Irán para rebajar tensión entre ambos países, pues a juicio del presidente norteamericano, Irán «le ha faltado el respeto a EEUU… aunque todo es posible».

Ahora mismo, podría estar ocurriendo otro episodio. El Grupo de Estudios Estratégico de PDC, te mantendrá informado.

También puede leer en Punto de Corte.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram