Inicio Noticias Nicmer Evans| La democracia venezolana entre “participar”, “otro” y “ninguno”. Encuesta de Poder y Estrategia, enero 2020

Nicmer Evans| La democracia venezolana entre “participar”, “otro” y “ninguno”. Encuesta de Poder y Estrategia, enero 2020

Por Nicmer Evans
884 Lecturas

Caracas, 20 de enero de 2020

@NicmerEvans *

La consultora Poder y Estrategia dirigida por el politólogo Ricardo Ríos, con el apoyo y articulación de Visor 360 Consultores y www.puntodecorte.com han presentado uno de los estudios de opinión pública más importantes del país.

En ese marco, iniciaré una serie de análisis breves sobre estos resultados, con el fin de abrir el debate público para la formulación de las mejores estrategias políticas y económicas a seguir a los actores de poder que así tengan considerar dichas opiniones, y movilizar a los sectores donde tengo alguna incidencia.

Es importante dejar claro que a pesar de lo reciente del estudio, el impacto de la gira de Juan Guaidó por Europa no está como variable del resultado.

El estudio se desarrolló en campo entre el 13 y 17 de enero de 2020, por lo que su vigencia es absoluta y fueron encuestas cara a cara, hecho que le da una relevancia aún mayor en la situación comunicacional que hoy vive el país, que impide que una muestra telefónica cumpla con los parámetros necesarios para que se aproxime al nivel de validez necesaria para la generalización.

Una de las cifras más relevantes que se muestran es la disposición a ir a votar en unas elecciones parlamentarias con un nuevo CNE y observación internacional.

Un 71% afirma de manera tajante su disposición a votar, pero esto sucede cuando modificas la realidad de hoy sobre la ausencia de condiciones “mínimas” para hacer del proceso algo competitivo.

Si es verdad que la ruta trazada por Juan Guaidó incluye las elecciones libres como tercera etapa, la inviabilidad hoy de lograr el cumplimiento etápico del cese de la usurpación, y el gobierno de transición para consagrar las elecciones libres, obliga sin duda alguna a replantear la ruta que logró movilizar a la población durante un año pero que hoy ha perdido algo de vigencia si se mantiene en su rigidez.

Organizaciones políticas emergentes como el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) han afirmado que la lucha por las condiciones electorales en el marco de la disputa por el derecho al sufragio, es un factor de unificación de una oposición fragmentada con un líder de la mayoría pero no absoluto.

Enfrascar el debate en si ir o no ir a elecciones parlamentarias agudizaría aún más la división, pero lo que expresa claramente la mayoría es que los líderes políticos deben luchar por las condiciones políticas en las que todos están de acuerdo.

Sobre el tema de unas elecciones parlamentarias sin las presidenciales, es claro que cualquier participación electoral de la oposición debe ser bajo protesta, tanto de las condiciones como de la necesidad de desarrollar unas elecciones presidenciales libres, que en el 2018 no se desarrollaron. Este condicionamiento o protesta, puede conducir claramente al retiro del proceso electoral si las circunstancias no avanzan para llegar al final de las mismas, por lo que el retiro es un arma de presión en medio de la tiranía, si y solo si se logra la unión absoluta de la acción táctica de participar.

Desconocer el clamor de la gente de querer luchar por condiciones para participar electoralmente podría ser tan erróneo como el haber participado en el 2018, cuando más que la conducción política, fue la gente la que decidió no participar por la absoluta desconfianza del proceso electoral que montó la dictadura.

Otro dato relevante es la preferencia presidencial. Una extraordinaria pregunta formulada por el estudio de Poder y Estrategia Consultores interpela al encuestado sobre algo de cultura general que en Venezuela implica una postura política: ¿Quién es el presidente de la República?, dando como resultado que el 59% asume que es Maduro, 10% menos que el año pasado, 26% Juan Guaidó, manteniendo la misma cifra del año pasado, un 10% no sabe y un 5% “otro”.

Pero cuando preguntas su preferencia para ejercer el cargo de presidente, aunque Juan Guaidó despunta con nombre y apellido como el primero, con la mitad del porcentaje del año pasado, aunque con más del doble de Maduro, la verdad es que el venezolano quiere a “Otro” como presidente, y en el peor de los casos a “ninguno”, que en suma representan el 51% de la población encuestada.

Si bien Juan Guiadó ha sido un “insider” muy bien pesado, y que ha logrado mantenerse como líder indiscutible de la oposición venezolana, ha disminuido a menos de la mitad el deseo de la población porque él sea el presidente de todos los venezolanos más allá de su “encargaduría” con fuerte impacto internacional pero no se ha traducido en un ejercicio de control real de las instituciones del país.

Esto nos permite pensar que aún sigue la puerta abierta para un “outsider”, que pesque dentro de ese “otro”.

Labor pendiente para la próxima encuesta de Poder y Estrategia es hurgar en ese “otro”, si hay nombres, perfiles o simplemente es un fantasma irrealizable políticamente que puede ser recanalizado por Juan Guaidó.

Puede ver y descargar la encuesta completa aquí:

Puede leer otros escritos y análisis del autor aquí.

(*) Politólogo, MSc en Psicología Social, Director General de Punto de Corte, Director Político del Movimiento Democracia e Inclusión y miembro de la junta de conducción de la Plataforma Nacional de Conflicto.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados