Caracas, 01 de septiembre de 2018/.- Un grupo de expertos de la ONU en derechos humanos denunció que en Venezuela están muriendo niños por causas el deterioro de los centros de salud, la escasez de medicamentos y la falta de medidas eficaces de higiene.

“Al menos 16 menores de cinco años han muerto en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Zubillaga, en el estado de Lara, en lo que va de 2018 por infecciones causadas por higiene deficiente”, declararon los expertos de la ONU y una relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Soledad García, reseñó Efe.

“También hay informes de la muerte de menores en hospitales por desnutrición, infecciones respiratorias agudas, enfermedades diarreicas agudas y por otros padecimientos”, agregaron en su comunicado.

Los expertos alertaron que “los propios hospitales se han convertido en un lugar donde la vida de las personas se pone en riesgo”, por lo cual pidieron al Gobierno venezolano que movilice los recursos disponibles para paliar esta situación

Para ello, instaron a que el Ejecutivo también considere la necesidad de aceptar la cooperación internacional, que le permitiría restaurar el sistema de salud en el país.

Por otra parte, alertaron de la situación de las personas mayores, “quienes enfrentan una situación de extrema vulnerabilidad ante el cierre de centros de atención y a la escasez de medicamentos y alimentos”. “Estamos extremadamente preocupados por los resultados de un estudio que muestra que las personas mayores pierden 16 kilos al año en promedio por la escasez de alimentos en los centros de atención en el estado de Miranda”, indicaron.

Los expertos de la ONU firmantes de la declaración son los relatores sobre el Derecho a la Salud Física y Mental, Dainius Püras; sobre los Defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst, y sobre la Pobreza Extrema, Philip Alston

Investigación de El Impulso

Entre enero y marzo de 2018, se registraron 28 casos confirmados de infección grave por la bacteria (la mayoría neonatos y con menos de 1 año de edad).

El 85 % de los cultivos realizados a esos pacientes dio positivo, a través de tres métodos de diagnósticos: secreción traqueal, hemocultivo y líquido cefalorraquídeo (LCR). Al resto fue imposible, pues sus representantes no poseían el dinero para ir a laboratorio.

De las 28 personas que presentaron la serratia marcescens, 11 fallecieron: más de la mitad estaba en condición de desnutrición. Solo un pequeño tenía quemaduras graves en su cuerpo. También hubo 7 pacientes con una infección aguda (Fascitis Necrotizante) en sus miembros, que evolucionó rápidamente, hasta destruir los tejidos blandos.

Para acceder a la investigación completa ingrese a El Impulso.


¿Resquebrajamiento rojo? Entienda porqué el madurismo execró a Elías Jaua

Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram