Caracas, 22 de septiembre de 2018. Luego de realizar un extenso balance de su contribución con el partido Voluntad Popular y su compromiso con la lucha democrática en el país, el diputado Luis Florido explica en un comunicado que su salida de la Comisión de Política Exterior y del partido son actos interconectados, «uno se deriva del otro y tienen que ver con la visión política y las desavenencias que de allí se derivan».

En el texto rechaza todos los ataques recibidos desde distintos ángulos, no de ahora, sino de siempre, incluso cuando representó al partido en la mesa de negociaciones de República Dominicana. Considera mezquinos tales señalamientos. 

Al mismo tiempo declara que no contribuirá ni defiende ideas que conduzcan a una confrontación fratricida. Está convencido que los encuentros son necesarios, ya que el «70% de las transiciones en la historia se han construido y alcanzado por la vía negociada». 

«Reitero que todo el que promueva la confrontación fratricida en Venezuela tendrá mi rechazo, sea este quien sea y no importando lo que represente, yo no creo en la guerra para salir de esto, porque la guerra es la negación de la política y no podemos salir de esta tragedia con más tragedia», afirmó.

 En este sentido, considera importante en el camino político acompañar al pueblo que sufre y reclama, construir la transición desde la AN y sin complejos, evitar la Balcanización de Venezuela y exigir que las FAN cumplan su rol Constitucional, reconstruir la vía electoral y reunificar a la familia venezolana logrando el cambio. 

Para el lunes está previsto que el diputado Florido conceda una rueda de prensa para explicar sus motivos particulares que condujeron a la salida del partido que ayudó a fundar. 

Comunicado completo:

Estimados hermanos:

Como todos sabrán el día de ayer deje de militar en Voluntad Popular. Dejo hermanos y amigos memorables  de Diciembre. El partido confió en mí y logramos una gran participación en su conformación, aparte de las primarias en que fuimos victoriosos.

Fui presidente de Política Exterior de la AN desde 2016, desarrollando acciones estratégicas planificadas profesionalmente y puestas a la orden del país de manera pública, notoria y comunicacional, donde, utilizando la legitimidad que obtuvimos como poder público constituido, llevamos adelante la “Diplomacia Parlamentaria” que permitió que se nos abrieran puertas que antes estaban cerradas, pudiendo consolidar una mayoría de 19 miembros en la OEA en conjunto con todo los diputados y el equipo de asesores y profesionales de la Comisión, de su Comité de Expertos, donde convocamos a lo más granado de las Relaciones Internacionales en Venezuela (Diplomáticos, Académicos, Políticos) y por supuesto de actores fundamentales como Almagro, que hoy y a pesar de las dinámicas, se mantiene.

Fui uno de los factores que construyo la fuerza internacional que hoy tiene nuestro pueblo y que denunció en Sur, Centro, Norteamérica y parte de Europa el oprobio que vivía y aún vive nuestra patria a manos del régimen forajido de Nicolás Maduro, negarlo sería mezquino. Participé en todas las protestas que pude asumiendo los riesgos inherentes a ella. En el transitar de mi servicio público como Diputado y Presidente de la Comisión de Política Exterior, me mataron un escolta, me amenazaron de muerte desde los grupos radicales del gobierno. En dos oportunidades me amenazaron con cárcel si volvía a Venezuela y en ambas regresé, desafiando al régimen.

En 2017 anularon mi pasaporte y me dieron prohibición migratoria sin juicio ni tribunales, administrativamente, por lo cual debo siempre salir por la frontera asumiendo los riesgos de hacerlo. Cursan contra mis 5 juicios por traición a la patria introducidos por distintos grupos del régimen. No tengo nada que demostrar. Hice la Gira Nacional “Venezolanos sin Pasaporte” y la gira internacional “Fuerza Venezolanos”, que buscó promover con las cancillerías de América, la extensión de los pasaportes aun vencidos.

Algunos creían que fue una locura plantear eso. Gracias a esa idea y al apoyo total de la AN que dejó registro de ello en un acuerdo parlamentario, hoy eso se convirtió en una realidad y se benefició a miles de venezolanos en el exterior.

Participe en las negociaciones de República Dominicana, enviado por Leopoldo López y lo hice convencido de que es una ruta amarga que estamos obligados a transitar, pero que es necesaria por el bien de la patria.

Verte la cara con tus enemigos, con quienes han oprimido al pueblo venezolano, con quienes ostentan el poder, es desagradable sí, pero también somos conscientes que cerca del 70% de las transiciones en la historia se han construido y alcanzado por la vía negociada, así que fue un paso obligatorio que despertó aún más a la Comunidad Internacional. Por cierto, ayude a montar la participación internacional con países miembros del Grupo de Lima.

Fui el primero en retirarme de esa negociación cuando no funcionaba y el régimen le quitaba seriedad anulando a los partidos. Habría querido más apoyo y respaldo político para defender mi participación en ese escenario, porque les recuerdo que no me representaba a mí mismo, sino a un partido. Muchos actores, que juegan a la nada, que pintan pajaritos preñados y que buscan la destrucción del parlamento, aseguraron que los diputados que asistimos a esa negociación, habíamos aceptado la constituyente entre otras acusaciones.

No ocurrió y nunca se disculparon. Incluso intentaron sembrar la matriz de que yo tenía contratos con el régimen para descalificarme, una canallada total y una falsedad enorme, e incluso me atribuyeron una familiaridad inexistente con los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez.

Yo no tengo la culpa de los más de 30 hijos fuera de matrimonio de mi abuelo, a quienes en su mayoría, no conozco Aun después del fracaso de las negociaciones, yo creí que debíamos dar la lucha electoral definiendo un candidato unitario que confrontara al régimen, lo desafiara y que si nos hacían fraude, nos liderara, tal y como sucedió en el caso del Perú con Toledo contra Alberto Fujimori, cosa que llevó al Poder transitoriamente a Valentín Paniagua y luego a Toledo en el marco de unas elecciones democráticas. Caso contrario y así lo advertí, entraríamos en “la nada”.

Allí estamos hoy. Mi salida de la Comisión de Política Exterior y ahora mi salida del partido son actos interconectados, uno se deriva del otro y tienen que ver con la visión política y las desavenencias que de allí se derivan.

El invento de destructivos sectores que hablaban de que mi salida se debía a recursos recibidos, fue absolutamente falso y perverso para intentar destruirnos moralmente y así quedó demostrado. Igual seguiremos transitando juntos el camino de la lucha contra el régimen y sus nefastas consecuencias.

Reitero que todo el que promueva la confrontación fratricida en Venezuela tendrá mi rechazo, sea este quien sea y no importando lo que represente, yo no creo en la guerra para salir de esto, porque la guerra es la negación de la política y no podemos salir de esta tragedia con más tragedia.

Por ello es importante:

1. Acompañar al pueblo que sufre y reclama.

2.Construir la transición desde la AN y sin complejos.

3.Evitar la Balcanización de Venezuela y exigir que las FAN cumplan su rol Constitucional.

4.Reconstruir la vía Electoral.

5.Reunificar la familia Venezolana logrando el cambio. Sin país no hay familia.

Me despido de los activistas de VP con el cariño de siempre, tienen ustedes en mi a un amigo sincero y leal, espero que esta decisión nos acerque y nos permita seguir trabajando juntos, haciéndole a cada ciudadano el llamado a levantarse, a dar la batalla en Venezuela por dura que esta sea, a seguir construyendo el camino por Una Mejor Venezuela. ¡Vamos pa´lante!

Luis Florido

En Barquisimeto, a los 21 días del mes de Septiembre de 2018

Lee también: Florido informó de su renuncia a Voluntad Popular


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram