Inicio Opinión (Opinión) Fuerzas Motrices de la Sociedad Larense. Por Nelson Freitez

(Opinión) Fuerzas Motrices de la Sociedad Larense. Por Nelson Freitez

Por Punto de Corte
Sociedad Larense

Caracas, 26 de septiembre de 2018.

Por: Nelson Freitez *

@nefreitez

Toda sociedad va generando históricamente en su proceso de constitución como conglomerado humano en un determinado territorio, una identidad básica de sus integrantes, un Estado como contrato de relaciones entre estos y unos grupos sociales e individuos que por su determinada posición social, motivaciones, actitudes, asumen roles de orientadores y dinamizadores del conjunto de sectores que la constituyen.

Suelen captar o motivar necesidades y aspiraciones generales, procesarlas y presentarlas al conjunto social como objetivos compartidos por los distintos sectores sociales, por los cuales merece hacerse, en conjunto como sociedad, todos los esfuerzos hasta alcanzarlos. De estos grupos tienden a emerger los liderazgos de una sociedad, los cuales se van legitimando en la medida que sus discursos, propuestas y actuaciones se van correspondiendo con tales necesidades y aspiraciones y se van consolidando en tanto pueden contribuir a orientar y viabilizar el logro de esos objetivos compartidos.

La sociedad larense ha experimentado dos momentos históricos en los cuales la existencia de tales grupos e individuos y la dinámica que le imprimieron al desarrollo de la entidad, contribuyeron enormemente a la jerarquía económica, social y administrativa que la entidad alcanzó en el siglo XX. El primer momento, se despliega con la construcción y puesta en funcionamiento de un ramal del ´Ferrocarril Bolívar´ que conectó a la ciudad con los puertos marítimos y con el comercio internacional. Con el enorme incentivo de la vía férrea los grupos vinculados al capital comercial y a la importante producción cafetalera de la región, impulsaron una vital transformación de la ciudad expresada en la localización de grandes casas comerciales, la ampliación y mejora tecnológica de sus servicios públicos y en el crecimiento de su población. Barquisimeto incrementó su incidencia en la región centro occidental, convirtiéndose en un ´nodo de redistribución comercial´ exportando productos generados en sus zonas aledañas, especialmente el café y, recibiendo importaciones para la distribución y comercialización en sus áreas de influencia. Este ´impulso decisivo´ en el desarrollo de la ciudad tuvo expresiones en la educación, en el arte y, en la ciencia, entre otras con los aportes de los Hermanos de La Salle a la arqueología y la antropología en la entidad.

Un segundo momento, en el que los grupos e individuos posicionados estratégicamente frente a las aspiraciones y necesidades de la población, impulsan importantes iniciativas y proyectos que potencian a la sociedad regional, experimentándose importantes transformaciones de la ciudad entre mediados del siglo XX y en la dos décadas siguientes (décadas años 50 y 70). Despuntó con las iniciativas promotoras de la cincuentenaria para ese entonces Cámara de Comercio del Estado Lara, desde la cual se incentiva el surgimiento de la Sociedad Amigos de Barquisimeto (SAB) en consonancia con relevantes campañas por la construcción de infraestructuras viales y la ampliación y transformación de servicios públicos de perentoria necesidad colectiva.

Sociedad amigos de Barquisimeto (FUNDASAB)

Esta plataforma de convergencia ciudadana (SAB) llega a convertirse en una ´fuerza motriz´ en la promoción y movilización de distintos grupos de la población, interpretando e incentivando aspiraciones colectivas y convirtiéndolas en objetivos, iniciativas y proyectos que llegaron a generar enormes movilizaciones ciudadanas de todos sus grupos sociales, hasta alcanzar propósitos muy sentidos, entre otros muy significativos, como el logro en los primeros años de la década de los años 60 de la construcción y puesta en marcha de 2 instituciones de educación universitaria, las hoy Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado y el Instituto Universitario Politécnico de Barquisimeto, después de casi una década de esfuerzos sistemáticos y crecientes.

Las lecciones que se derivan de ambos momentos históricos para un liderazgo ciudadano del presente pueden ser: adecuación entre las aspiraciones colectivas y los objetivos que se propongan tales grupos de promoción y liderazgo; la legitimidad que van alcanzando en la medida en que trabajan promoviendo la mayor amplitud, participación y consenso entre sus distintos grupos de la población; la credibilidad del núcleo promotor dado su compromiso, constancia y transparencia refrendada por los logros que el colectivo ciudadano puede ir alcanzando con la gestión ciudadana compartida y; la eficacia de sus campañas de promoción utilizando apropiadamente un repertorio diverso de acciones, provenientes precisamente de la iniciativa y creatividad de los distintos grupos de la población que se incentivan.

En Lara, se ha ido gestando históricamente un importante saber en distintos grupos de la población para orientar las bregas ciudadanas por aspiraciones colectivas y objetivos compartidos. Hoy en este siglo XXI, en medio de las emergencias, desarticulaciones y extravíos del presente es más necesario que nunca la emergencia de tales ´fuerzas motrices ciudadanas´ para orientar, promover y contribuir a gestar un futuro deseable, compartido y sustentable para la región y el país.

Sociólogo. Profesor Titular UCLA. Coordinador Cátedra DDHH UCLA. Salsa y boleros en el ocio

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario