Inicio Opinión [Infidelidad Política] Hacia una Venezuela de Estados Independientes y asociados. Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] Hacia una Venezuela de Estados Independientes y asociados. Por Javier Vivas Santana

Por Javier Vivas Santana
138 Lecturas
Javier Vivas Santana - el país entra en cuenta regresiva

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row _builder_version=”3.0.48″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.0.47″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text _builder_version=”3.0.74″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

El madurismo como sistema generador de bienestar político, económico y social nunca existió, porque desde que llegó al poder sólo se dedicó a asesinar a Venezuela. Sólo queda una cúpula retrógrada, perversa y neototalitaria que desea a toda costa aferrarse al poder, sin importar el hambre, la miseria, las calamidades de la sociedad y la destrucción de la nación.

Ante ello, surge la necesidad de construir una ruta de gobernabilidad en la cual sea el pueblo el único protagonista. Por ello, consideramos que ha llegado el momento de activar en cada estado referendos populares que nos digan si están dispuestos a seguir tolerando que el madurismo continúe en su lógica autodestructiva de et aequa omnium mortalium, o sea, de que la misma suerte nos espera a todos los mortales, algo así que como todos vamos a morir, que importa que esa muerte sea por la pobreza generada desde lo más alto del poder.

Venezuela debe reconstruirse como un país realmente soberano, en donde las decisiones y acciones políticas no dependan de lo que digan unos pocos individuos que ni siquiera conocen nuestras raíces culturales y menos las potencialidades de cada región. En tal sentido, Venezuela pudiera conformarse como una nueva estructura de entidades federales y políticas, cada una independiente en su conformación de Estado, pero a su vez asociada por una moneda común y las riquezas naturales como petróleo, hierro, oro y otras minerales (éstas seguirían siendo de propiedad colectiva), y por supuesto, la interconexión de recursos hidroeléctricos.

De esta manera estados como Nueva Esparta, Táchira, Mérida, Bolívar, Falcón y Vargas, bien pudieran tener la mayoría de sus ingresos por actividades turísticas y comerciales, sin obviar que cada estado tendría sus propios asentamientos agrícolas y pecuarios conforme sus características geográficas. Esto quiere decir, que los ingresos por impuestos y tasas arancelarias se quedarían en cada nuevo Estado, y las actividades de intercambio comercial se harían en función de las facilidades que brindaría cada zona a sus potenciales inversores. Esto disminuiría ampliamente las posibilidades de corrupción, y cada sector poblacional recibiría en servicios educativos, asistenciales y públicos, lo que pagan sus ciudadanos por la movilidad económica y social.

Sobre estas instancias de creación de Estados independientes, el madurismo tan dado a la independencia de otras naciones, como por ejemplo, cuando ha salido a apoyar abiertamente la separación de Cataluña de España, no podría decir en este caso que aquellos promotores en relación con la independencia de Caracas, estaríamos fragmentando al país, cuando lo que en esencia buscaríamos es que cada Estado generara sus potenciales al máximo, sin necesidad de tener que ver a campesinos caminando desde Portuguesa hasta Miraflores para reclamar sus derechos, o ver al Zulia, mendigando electricidad, cuando pudiera comprarla al vecino país, y pagar por ella, bien a través del intercambio de energía, o en su defecto con sus propios ingresos, que en este caso no los percibe porque todos son controlados por el madurismo.

Esta propuesta, bien pudiera comenzar por Nueva Esparta, al ser un estado insular. En este caso, Margarita, Coche y Cubagua, serían convertidas en la República Insular Espartana de Venezuela (Rieve). Así tendríamos que la nueva república insular tendría plena autonomía para crear sus nuevas flotas de transporte marítimo, aéreo y terrestre, pudiendo establecer convenios con los Estados (en mayúscula) Sucre y Anzoátegui, – que también serán rebautizadas, por ejemplo, como República Independiente de Sucre en Venezuela (Risve) o República Oriental de Anzoátegui en Venezuela (Roave) – para la construcción de puentes que unan ese oxigonio de regiones. Lo que se traduciría en un inmenso bienestar para sus habitantes con amplias potencialidades de desarrollo en todas sus áreas.

Los venezolanos tenemos alternativas para redimensionar otra estructura político-territorial que nos conduzcan por otros horizontes. Venezuela necesita abrirse hacia otras visiones en donde emerja un auténtico poder descentralizado del pueblo y para el pueblo. Sí otras islas del Caribe viven sin problemas y con potencialidades enormes de desarrollo, por qué no puede suceder lo mismo con nosotros en nuestros espacios inter-territoriales.

La organización de un país está frente a nosotros. Es hora de hacer propuestas que realmente motiven a los ciudadanos. Si el madurismo dice tener la mayoría del pueblo, realizar referendos en cada estado preguntando a sus ciudadanos, si están de acuerdo con seguir atados o no con Miraflores, no sería un problema político para ellos, sino una solución, porque quedaría refrendado su poder ¿O acaso temen a la infidelidad política de su propio partido oficialista?

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

 

 

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Artículos Relacionados