Caracas, 16 de julio de 2019

Por Nasbly Kalinina

@nasbly

Hace un par de meses, Eliel David Ramírez Bellorín, pidió hacer un video para abogar por su papá Hebert Ramírez y su amigo Jorman Ortiz, quienes desde mayo de 2018 se encuentran recluidos en el Helicoide por convocar a una protesta en contra de las elecciones presidenciales que dieron por ganador a Nicolás Maduro, el niño de tan solo 8 años de edad fue complacido y ese mismo día lo subieron a las redes.

“Abuelita: ya estoy cansado de ver a mi papá por raticos en ese lugar tan feo, él y Jorman deberían de volver a casa porque a la final no han hecho nada malo. En mi escuela la mayoría de los niños dicen que son unos héroes que salieron a las calles para que la gente no siguiera muriendo de hambre y dejara de irse del país. Que los llaman resistencia porque a pesar de las presiones del gobierno siguen firmes en querer un mejor país para todos. Por eso, no entiendo, ¿por qué teniendo tan buenas intenciones los castigan y los mantienen lejos de sus familias?” Se quejó Eliel con lágrimas en los ojos ante Aura, madre de Hebert, quien busca sabiduría en la oración para poder consolar a su nieto y las fuerzas para levantarse cada mañana con la esperanza de volver a ver aquellos jóvenes de nuevo en libertad.

El 23 de mayo Hebert y Jorman fueron detenidos sin orden judicial cuando iban camino a la concentración en la plaza Alfredo Sadel de Las Mercedes en Caracas, los oficiales del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional les negaron sus derechos y durante tres días estuvieron desaparecidos hasta que fueron presentados ante el Tribunal 30 de control. Desde entonces se encuentran en el SEBIN-HELICOIDE y la audiencia preliminar ha sido diferida diez veces.

Mientras se encontraron desaparecidos fueron golpeados terriblemente, les pusieron corriente en la boca y en las partes intimas para persuadirlos de hacer un video en el que acusaban a los líderes de la oposición de estarlos financiando para cometer actos terroristas. A Herbert le partieron tres costillas y le quitaron las llaves de la casa de su mamá a donde fueron a llevarse todo lo que pudieron.

Desde entonces tanto estos jóvenes como sus familias han vivido una pesadilla en la que incluso la inocencia infantil de Eliel se ha visto corrompida al tener que ir a visitar a su padre en un lugar tan oscuro, frío y desolador como es el HELICOIDE. “Esa cárcel me da mucho miedo, abuelita, siento que allí pasan muchas cosas malas, que las personas no comen ni duermen bien e incluso hasta… lloran, lloran por el dolor que les causan porque es como un centro de castigo para quienes hacen el bien y sus prisioneros son diablos que se emocionan ante el sufrimiento a su alrededor. Una vez soñé con ellos, les vi la cola mientras brincaban riendo de placer. ¡Por eso tenemos que sacar a papá, a Jorman y a todos de allí aunque sea por una ventana!” Insistió el niño al entender la magnitud de la crueldad a la que estaban expuestos.

“Si los buenos somos más, no es justo que los malos sigan ganando, es hora de unirnos, propagar nuestra luz y salvar a las víctimas del SEBIN. ¡Los héroes no nacen, se hacen, y con la ayuda de Cristo Nuestro SEÑOR podremos ganar!” Sentenció Eliel ante la maravilla de Aura y el resto de las personas que lo rodearon en el parque para escucharlo.

#QueSeHagaJusticia #LiberenAHerbert #LiberenAJorman #LiberenATodosLosPresosPolíticos

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram