Caracas, 9 de agosto de 2019. Victoria Marulanda, hija del reconocido doctor cirujano de las manos, José Alberto Marulanda -preso político del régimen de Nicolás Maduro-, relató este jueves las graves torturas que ha sufrido su padre bajo la custodia de la DGCIM, por lo que teme por su vida, tras ser diagnosticado con “tendencia suicida”.

“A mi papá lo asfixiaron con bolsas plásticas, lo amenazaron con arrancarles las uñas y destruir sus manos para que nunca más pudiera ejercer su profesión. Le colocaron una carpeta en la cabeza y lo golpeaban entre varios funcionarios hasta que perdía la consciencia y después les saltaban encima para despertarlo».

«Le hicieron pasar hambre, sed, lo golpeaban entre varios muchas veces, es por esto que mi papá perdió la audición del oído derecho. Tuvo varias lesiones al nivel del torso, tiene una lesión hoy en día en la columna. Mi papá perdió la sensibilidad en las manos porque ellos apretaban fuertemente las esposas y no les permitía que las movieran, lo colgaban de las esposas”, comentó en entrevista para NTN24 la hija del médico venezolano al recordar que su padre fue detenido el pasado 19 de mayo 2018 por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.

El doctor Marulanda, con más de 25 años de profesión, quien también se destacó como profesor universitario, director de postgrado de cirugía de la Universidad Central de Venezuela, lleva más de un año detenido en los calabozos de la cárcel militar Ramo Verde, ubicada en Los Teques, estado Miranda. A pesar de ser un ciudadano civil es procesado por un Tribunal Militar, que lo acusa por los delitos de traición a la patria e instigación a la rebelión militar, debido a su relación amorosa con una oficial de la FANB, a quien también se le acusa de participar en un levantamiento militar, pero se desconoce su paradero.

El informe médico forense del doctor Marulanda, agregó su hija, que le diagnosticaron un cuadro grave depresivo, que incluye hasta “tendencia suicida”.

“Mi papá hoy tiene un cuadro depresivo diagnosticado por los médicos del Hospital Militar de Caracas, tiene tendencia a suicidarse diagnostica. Eso lo dice su informe, quedó sordo de su oído derecho, perdió las sensibilidades de las manos, no siente sus pulgares y le cuesta muchísimo cerrar (las manos), tiene una lesión en la columna por la cual debería ser intervenido porque tiene mucho dolor, le cuesta muchísimo bajar y subir las escaleras”.

“Mi papá es una persona que ha cambiado drásticamente de la última vez que nosotros lo vimos. Él emocionalmente no está bien, es una persona sumamente inestable, llora muchísimo, tiene cambio de humor bastantes preocupantes (…) Esto es producto de las torturas y por más que las torturas físicas han parado, las torturas que van hacia la parte emocional de las personas no han continuado. A mi papá tardaron meses en que le dieran chace de que el primer médico lo revisaran”, puntualizó la primogénita del profesional de la salud.

Victoria señaló que los primeros cuatro días de la detención arbitraria de su padre, recibió múltiples torturas “para tener información de una supuesta conspiración militar y querían saber también el paradero de su novia para aquel entonces”. Posteriormente, habría sido omitido estos hechos en su expediente procesal.

“A mí papá luego de esos cuatro días lo presentaron en un Tribunal Militar, la persona que lo había revisado antes de que fuese presentado la primera vez en los tribunales militares, no fue la persona que aparece que firmó el informe médico forense del expediente. Este fue alterado, donde dice que mi papá no tiene ningún tipo de rastros de torturas y mi papá dice que no es la misma doctora, porque él dice que fue una mujer la que lo revisó, no es la misma doctora que aparece en el expediente, que es un hombre, el que firma el expediente de mi papá”, exclamó.  

La hija del destacado profesional detalló que de acuerdo a las palabras del doctor Marulanda, “él ha conocido el monstruo desde adentro. No nos cuenta mucho sus experiencias, sino nos las escribe y nosotros nos las llevamos. En ocasiones está de ánimos y otras veces se demuestra rendido”, expresó al afirmar que “como mi papá hay miles aquí en Venezuela, que han sufrido cosas como mi papá o muchísimo peores”.

Actualmente, el caso del doctor Marulanda se encuentra “en lo que se conoce como un limbo jurídico”, acotó Victoria. Ya se encuentra a la espera del juicio, pero no han dado la fecha y tampoco “han dado avance porque el tribunal está intervenido. La jueza que está encargada de ese tribunal está de permiso (…) No están procesando ningún tipo de solicitud”.

Antes de finalizar la entrevista, Victoria Marulanda pidió “justicia, la libertad de mi papá, como la de todos los presos políticos. Les pido a las autoridades que me regresen a mi papá, que esté otra vez en la casa y que se pueda recuperar”.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram