Inicio Opinión [Infidelidad Política] ELN “ensayaba” en Colombia con apoyo del madurismo. Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] ELN “ensayaba” en Colombia con apoyo del madurismo. Por Javier Vivas Santana

Por Punto de Corte
178 Lecturas
Javier Vivas Santana - el país entra en cuenta regresiva
Caracas, 19 de febrero de 2020.

@jvivassantana

No es casualidad que durante los  mal llamados ejercicios militares que ejecutó el madurismo los días 15 y 16 de febrero, se hayan presentado de manera simultánea con los ataques hacia la frontera con Colombia, concretamente en las zonas de Magdalena, Catatumbo, Cesar y Arauca acciones en donde el autodenominado Ejército de Liberación Nacional (ELN) impusó un forzado toque de queda con un “paro armado” en las poblaciones de esos espacios neogranadinos, llegando al punto de quemar autobuses y transporte de combustible (1), para cerrar sus “ensayos” con una especie de amenaza explosiva en Cúcuta la madrugada del 17-2-2020 (2), en donde los artefactos de guerra terminaron siendo detonados de manera controlada por las fuerzas militares de la nación vecina.

De hecho, son múltiples las evidencias y denuncias presentadas, las cuales comprueban que la mayor parte del ELN se encuentra refugiado en Venezuela con la anuencia del madurismo, y en plena complicidad de una cobarde Fuerza Armada que ha traicionado sus preceptos constitucionales y militares en desmedro de la pérdida de la soberanía y el control sobre nuestro territorio. De hecho, abundan las evidencias en que Anibal Sánchez Giraldo, alias “Pablito” jefe del ELN es protegido por parte de Nicolás Maduro, lider guerrillero quien asegura que ellos nunca serán terroristas sino “insurgencia” (3).

Ante este contexto, queda claro que mientras el madurismo aunque ejecutaba una praxis balurda, ridícula y hasta cantinflérica en la principales ciudades de Venezuela, en las cuales vimos desde individuos que ni siquiera podían mantenerse en pie con un lanzacohetes, hasta guardias nacionales empujando una tanqueta hacia una estación de servicio, el ELN afinaba de manera perversa sus ataques, dejando en claro que existe una población atemorizada en la frontera colombo-venezolana, que muestra la debilidad del gobierno de Iván Duque, pero también el cómo sus integrantes imponen sus códigos de “ética” sobre la mayoría de la población que reside de manera binacional en cada uno de los pueblos ubicados en zonas limítrofes.

Es obvio que el madurismo, sólo usa la llamada “milicia” como una tragi-cómica fachada de integrantes de una debilitada Fuerza Armada que ha tenido numerosas bajas y deserciones por las degradantes y paupérrimas condiciones de vida que también están afectando a nuestros componentes castrenses, en donde hasta la dotación de uniformes y poder  ingerir una comida digna dentro de las unidades militares se convirtieron en entelequias. Además las condiciones de salarios y beneficios sociales, como ha sucedido con el resto de la administración pública, se han extendido a quienes en esencia deberían mantener la constitucionalidad de la República en términos de democracia y libertad, y por el contrario, un generalato corrupto ha prostituido por completo el signo de ser parte de la tropa u oficialidad en Venezuela.

Semejante realidad, y ante el temor de una posible intervención que se origine desde Colombia y también por Brasil es que el madurismo ha pactado con el ELN a cambio de ofrecerles nuestro país como refugio aunado con la explotación de minas de oro al sur de Bolívar, o cobrar vacunas y ejecutar secuestros en los estados llaneros o andinos, hasta el penetrar el corazón de las principales ciudades venezolanas, en un pacto no firmado de defender la revolución de quienes imponen el neototalitarismo en Venezuela.

Por lo pronto, graves denuncias de Sebastiana Barraez sobre la cúpula militarucha que apoya al madurismo ha desatado los demonios entre la bazofia de quienes controlan lo que una vez fueron los cuatro componentes más respetados de Venezuela ¿Tendrán esos individuos las circunferencias para aceptar que se han vendido al mejor postor?  ¿Qué pensará el gobierno colombiano en que el “paro armado” del ELN coincida con la fecha de los ejercicios militares en Venezuela? Al parecer esta historia seguirá con más “ensayos” ¿Llegará la sangre al rio y las ciudades?

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí

Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados