Caracas, 09 de agosto de 2019/.- Felix Gerardo Arellano, internacionalista  y profesor de la UCV, considera que Nicolás Maduro realiza una jugada táctica al pararse de la mesa en Barbados, que le permite consolidar su bloque y presentarse ante el público con un show de unidad.

A su juicio, Maduro ahora puede mostrar “una lianza más dura, para radicalizar su postura ante las negociaciones”.

En entrevista con Cesar Miguel Rondón, para su programa AlPuntoySeguimos, Arellano subraya que Noruega tiene que reflexionar y poner  límites. “Para lograr una negociación con un bloque tan mentiroso la presión es indispensable”, destaca.

Explica que esa presión debe tener dos caras: “Una sería las sanciones, pero también los incentivos para facilitar la salida”.

Sobre la nueva orden ejecutiva de Donald Trump, el internacionalista opina que dejó en evidencia la falta de coordinación en el lado de la oposición democrática.

“EEUU ha hecho una jugada conveniente y necesaria para presionar a la mesa, pero ha debido ser coordinada y dialogada con la Unión Europea, el Grupo de Lima y la oposición democrática”, dijo.

Señala que las medidas de Donald Trump, poseen un carácter unilateral y soberbio. También recomienda que la presión tan dura que ejerce Trump, debe reflexionarla Europa para sumarse en una línea parecida, y que puedan tener el efecto esperado.

También propone ejercer una presión efectiva hacia los amigos de Nicolás Maduro. Hay que dialogar con Irán, Rusia, Turquía, para ver que les preocupa y les afecta de un cambio de gobierno, con que se respete la constitución,  la propiedad privada y sobre volver de forma pacífica a la democracia.

Para el profesor, es fundamental explicarle a los aliados del régimen, que si continúan ayudando a Maduro  a evadir la sanciones, también impiden que haya un resultado concreto en la mediación Noruega.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram