Inicio Opinión (Opinión) Invasión y Resistencia. Por Américo Martín

(Opinión) Invasión y Resistencia. Por Américo Martín

Por Punto de Corte
Que crezca la audiencia - Américo Martín

Caracas, 08 de octubre de 2019.

Por: Américo Martín

@AmericoMartin

Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios. El Sermón de la Montaña

La Europa avasallada por el nazi-fascismo  recibió como mensajeros celestiales a los ejércitos aliados que tan decisivos fueron para recobrar su perdida independencia, su perdida libertad. Cuando he considerado inconveniente e innecesario que la suerte de Venezuela quede a cargo de ejércitos solidarios mientras los peticionarios del perentorio SOS aplauden desde la lejanía, me mueven razones de dignidad y también la convicción de que semejante eventualidad acentuaría la suspicacia hasta el desprecio impidiendo la consolidación de un liderazgo unido, prestigiado y lúcido, premisa vital para  la reconstrucción material y espiritual de una nación reducida a escombros.

  • Ya no hay nada que podamos hacer, salvo pedirle a otros que nos brinden la libertad perdida.
  • ¿Y los muertos que retornan en bolsas negras también los pondrán nuestros libertadores?
  • Américo -me responden de buena fe, aunque con escaso conocimiento-  ¿Acaso en la Segunda Guerra Mundial, Europa no recibió con rosas la invasión aliada?
  •  Es verdad, en Normandía y desde Túnez los desembarcos aliados levantaron el entusiasmo de los europeos, quienes ya habían demostrado con hechos lo que no vemos aquí en los devotos de la invasión: no miraron con catalejos los acontecimientos; contaron millones de bajas en las esclavizadas Francia, Yugoeslavia, Italia, Grecia, Noruega, Polonia 

El desempeño de los generales De Gaulle, Leclerc e incluso Giraud fue brillante. El orgullo, autoestima y prestigio de Francia alcanzaron el top. La historia recuerda con gratitud las hazañas del “Maquis” francés, los partisanos italianos, los guerrilleros yugoeslavos conducidos por  Tito, cuyas fuerzas irregulares soportaron 1.600.000 bajas, hombres y mujeres en pie de igualdad, sin que a la vista del cerro de cadáveres, nadie osara insinuar que “ya aquí no podemos hacer más”

El Comité de Liberación de Italia del Norteimpulsó la resistencia en Turín, Génova y Milán; combinando formas de lucha paralizó la economía del norte industrial de la Italia fascista, mientras 90 000 partisanos trabajaban en fraterna colaboración con las tropas angloamericanas. ¡Ganar seguidores, sí; no alejarlos con amenazas vengadoras! Pero aquí, en nuestra amada Venezuela, la emprenden contra Guaidó y la AN porque no insisten en que los aliados les hagan las tareas.

  • Si les hubieran pedido que nos prestaran a sus muchachos el socialismo SXXI no existiría

¿Cómo se puede ser tan cándido para creer que decisiones de esa índole dependan de que el supuesto beneficiario las pida?

EEUU es la primera economía universal con la Fuerza Armada más poderosa. La necesaria, obvia y justa cautela de no envolverse en cualquier conflicto bélico sin una ponderación densa ni comprometer más de la cuenta las vidas de sus nacionales, es natural y  respetable.

En el caso venezolano, aparte de no descartables chispas en secas praderas, EEUU pareciera favorecer el endurecimiento de sanciones sin comprometer tropas. Su ordenamiento legal persigue el narcotráfico y la violación de DDHH. En paralelo, presiona a Maduro a negociar una salida electoral libre, supervisada y creíble -cuyos ítems se conocen- con la AN-Guaidó, oposición legal, legítima, mayoritaria.

Esa oposición mayoritaria parece sanamente inmutable. Bajo una tempestad de ofensas, el G-4, el Frente Amplio y organizaciones nuevas se movilizan diaria y sistemáticamente  ¡sin devolver insultos! Las oraciones parlamentarias de Ramos Allup se hacen proverbiales. “Pacificadores” los llama el Sermón de la Montaña.   

Claro que la alternativa democrática tiene con mucho las de ganar, pero el solo restablecimiento de la democracia ayudará a los vencedores a moderar su entusiasmo y a los perdedores a controlar su depresión. Porque siempre es mejor entrar y salir del Poder con el confortable abrigo constitucional, que alzándose furiosamente contra todo el planeta.

* Escritor y abogado

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario