Caracas, 25 de junio de 2019. Este martes los trabajadores activos y pasivos de la salud protestaron a las afueras del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el personal del Ministerio de Educación (Ipasme) y advirtieron que a partir de hoy retomarán las calles en todo el territorio nacional ante la “indolencia” de la administración de Nicolás Maduro, para atender la crisis hospitalaria que vive el país.

“A partir de hoy nos hemos propuesto a tomar las calles nuevamente, porque es el único mecanismo que nos queda y siempre lo he dicho: Si a Luis Cano, a mí, se le va la vida en esta lucha, voy a morir feliz, porque más triste es morir en su casa viéndose el dedo gordo, viendo como nuestros hijos o nietos se van del país, ante la mirada indolente de un gobierno (…) Acabaron con todo y lo que queda es calle, independientemente de la ideología política. Hoy estamos sufriendo los resultados de un gobierno incapaz y el próximo marte estaremos aquí nuevamente”, en protesta general de todos los sectores que conforman la Intersectorial de Trabajadores, expresó Luis Cano, representante de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud).

Durante la actividad reiteraron que los profesionales de la salud exigen mejoras salariales y laborales, ante la “violación” a las contrataciones colectivas. Afirman que no cuentan con los insumos médicos para atender a los pacientes.

“Una unidad que hace años fue referencia nacional, resulta que hoy estás autoridades del gobierno la han quebrado. En estos momentos no están haciendo rayos X, no están haciendo exámenes de laboratorio ni tampoco funciona odontología en un 100%, que son los servicios básicos que teníamos aquí para atender a nuestros afiliados”, indicó Cano.

El dirigente sindical insistió en que los representantes del Ipasme y autoridades del sector Salud, deben reunirse con los trabajadores en aras de encontrar una solución a la crisis hospitalaria que vive Venezuela.

“Los derechos contractuales han sido violados”, acotó Cano al señalar que el mes pasado los trabajadores activos y jubilados, “recibieron un bono de dos mil bolívares, cuando ni un campesino en estos momentos cuesta eso”, así como un bono de 10 mil por uniforme, “cuando un pantalón pasa de los 80 o 90 mil bolívares”.

Agregó que muchos los trabajadores activos y pasivos no pudieron llegar hoy al Ipasme, “porque no tenía qué desayunar, porque no tenían efectivos para venir, porque el Metro no funciona, porque no consiguen camioneta”.

Cano recalcó que uno de sus compañeros, falleció hace una semana producto de una gripe que no pudo tratar a tiempo “porque no consiguió los antibióticos para tratar la gripe y se le convirtió en neumonía”. Otro de los afiliados al Ipasme murió hace tres semanas, luego de que llegara a la emergencia del centro de salud con un “ataque de asma y no había insumos para atenderlo”.

Por su parte, Omyris Gómez, una de las enfermeras del Ipasme, denunció que no ha recibido ningún tipo dotación o suministro como parte de la ayuda humanitaria que llegó a Venezuela dirigida por la Cruz Roja y la administración de Nicolás Maduro. “Seguimos manteniendo la misma crisis, no contamos con insumos”, acotó.

“Nos sentimos afectados al momento en que viene un paciente y no tenemos con solución, con inyectadora o material médico para darle una respuesta positiva a ese paciente. Da tristeza ver como la persona se tiene que ir sin que uno le pueda cumplir el tratamiento”, sostuvo la licenciada en enfermería.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram