La declaración de Cartagena suscrita por la mayoría de los países latinoamericanos en 1984 (y posteriormente incluida en las legislaciones de todos); incluye dentro de la tipificación de Refugiados, a los «desplazados en territorio extranjeros» que huyen de violaciones masivas de derechos humanos en sus países de origen. En otras palabras, muchas de las personas que huyen de Venezuela por la situación interna, aunque no sean perseguidos políticos también son refugiadas.

ACNUR tiene varios años señalando esta realidad a los países receptores del éxodo de Venezuela. Pero ningún país se había atrevido a hacer cumplir la declaración de Cartagena por «temor a generar un aumento en las solicitudes de refugio». La buena noticia hoy, es que BRASIL SE ATREVIÓ a aplicar la Declaración de Cartagena. Y por esa razón la semana pasada dio oficialmente la condición de Refugiados a 174 ciudadanos venezolanos.

¿Qué dice la declaración de Cartagena?

La ‘Declaración de Cartagena sobre los Refugiados’ invita a los países que no han firmado la Convención de Ginebra de 1951 a que lo hagan, y amplía la definición de persona refugiada, para incluir a:

“Las personas que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público”.

La Declaración de Cartagena destaca el principio de no devolución; pide a los países firmantes «soluciones duraderas como la repatriación voluntaria o la integración local»; e invita a realizar esfuerzos para eliminar las causas que originan el problema de las personas refugiadas. Menciona ademas, «la difícil situación de las personas desplazadas internas»; y destaca la importancia de establecer normas mínimas para el trato de las personas refugiadas en los flujos masivos.

Como se puede ver, ¡parece haber sido escrita hace 35 años, específicamente para los venezolanos!

Desplazados venezolanos pidiendo una oportunidad para trabajar en Brasil

En 2018, Brasil solo tuvo 5 refugiados venezolanos, en lo que va de año ya tiene 280 personas con el estatus de refugio.

¿Que significa para los venezolanos lo hecho por Brasil?

La aplicación de la declaración de Cartagena, es muy importante para los desplazados venezolanos en el extranjero, porque les ofrece mayor protección. Los países de la región han evitado aplicarla, por temor a «generar una avalancha de solicitudes de refugio». Con su aplicación, Brasil muestra que simplemente ha pasado de tener miles de desplazados en una situación migratoria precaria, a tener ciudadanos extranjeros con estatus formal de refugiados. Ciudadanos que ahora cuentan con todas las oportunidades para valerse por si mismo en Brasil, sin convertirse en una carga para el estado brasileño.

Es importante entender (para evitar malos entendidos), que el otorgamiento del estatus de refugiado, no genera responsabilidades económicas del estado refugio para el refugiado. Nadie esta pidiendo que los países latinoamericanos sean como Canadá, donde el estado tiene programas especiales de protección para sus refugiados, que incluyen ayudas económicas. ¡NO!… Al otorgar el estatus de refugiado a un solicitante en Latinoamérica, solo se esta pidiendo que se les reconozcan derechos humanos elementales que ni siquiera deberían exigirse.

El llamado de ACNUR

Sobre este y otros temas relacionados, activistas pro derechos humanos para los refugiados, trabajan en un informe para apoyar el llamado de ACNUR a aplicar la declaración de Cartagena. El informe contiene numerosos testimonios de tramitantes de refugio en varios países latinoamericanos, donde relatan la precariedad de vivir bajo esa condición.

ACNUR invita a todos los países receptores del éxodo venezolano, a que apliquen la declaración de Cartagena para proteger a más personas. En el caso de Colombia actualmente hay más de 100.000 personas en la condición de «tramitantes de refugios». No obstante, según funcionarios de migración Colombia, solo 2 personas de nacionalidad venezolana han recibido estatus de refugiados. Esta situación se replica en otros países latinoamericanos en mayor o menor grado.

Gladmar Vivas (activista por los derechos de los refugiados)