Caracas, 28 de enero de 2019.

Por: Yasmeli Pernía

@yasmelipg

Nicolás Maduro y su grupo de los vampiros, desde hace rato que rompieron el Orden Constitucional socavando el Estado de Derecho


Son muchos los ejemplos que podemos mencionar en cuanto a la violación de los Derechos Ciudadanos en Venezuela; pero hoy me remito a lo mas neurálgico en éste aspecto; y es que, como trabajo de laboratorio, éste y los gobiernos anteriores, han buscado crear las condiciones para enquistar personeros en la administración pública que respondan a los intereses grupales del partido, eso es una incultura cuarto republicana, por eso me da indignación  cuando vociferan que no volverán, refiriéndose a la Cuarta República, si verdaderamente, no se han ido, cada vez están más incrustados como contumacia de una enfermedad que carcome el desarrollo social venezolano.

Y esto ocurre porque no se respeta la Constitución y las leyes, que establece que la Administración Pública debe estar al servicio del Estado, no de parcialidad política, he ahí el primer ejemplo neurálgico del rompimiento del orden constitucional. En nuestra carta magna en su artículo 145 reza que los funcionarios públicos no  deben estar al servicio de parcialidad alguna; y qué ocurría en la ix república, cuando gobernaban los adecos, todo el mundo era adeco, cuando gobernaban los copeyanos, todo el mundo era copeyano; mediante el carnet del partido. Ahora en la v república, peor aún, todo el mundo tiene que ser psuvista y portar el carnet de la patria, de lo contrario, no se garantiza sus derechos humanos, civiles, ciudadanos, políticos, etc, etc; puesto que el Estado se convierte en un club de amigos rojos usufructuando sus beneficios, y para mantener éste estatus quo, se llevan por delante a quien sea, con los mecanismos que sea, cual gorilas en la selva, rompiendo de manera beligerante el orden constitucional.

En otro aspecto, nuestra constitución aprobada hace 20 años tiene su mayor fortaleza en la conformación de cinco Poderes Públicos Nacionales, uno de ellos es el Poder Ciudadano quien debe garantizar la ética pública y la moral administrativa, de acuerdo al artículo 274, suena tan hermoso, es decir, que ningún funcionario debe ceñirse a parcialidad política y sus servicios corresponden a un ejercicio ético, decoroso, honesto, transparente para con el Estado en correspondencia con el pueblo. Pero que ocurre actualmente, quien preside el Consejo Moral Republicano que es el órgano de expresión del Poder Ciudadano es la misma persona que dirige la Fiscalía del Ministerio Público, o´sea Tarek Willean Saab quien se cobra y se da el vuelto, desde hace ya unos cuanto años, muy eficiente para sus intereses politiqueros, pero aún en sus ya tres años de desaparecido, le preguntamos ¿Dónde está Alcedo Mora? Caso que como pueblo lo tenemos de evidencia para demostrar su inoperancia, negligencia, deficiencia, cayendo en el delito de omisión y distorsión del hecho punible, lo único que hace por la televisión es vociferar en contra de Luisa Ortega, algo pasó entre esos dos que vienen de la misma línea rupturera. Por tales razones es que el Sistema Nacional de Justicia en Venezuela es un total desastre, otra vil vulneración del ordenamiento jurídico.

Quiere decir entonces, que todos los poderes públicos nacionales, ante la luz pública y de manera impositiva responden a los intereses del psuv y bajo cuerda en las sórdidas negociaciones con la mud, también irrumpen el texto constitucional a conveniencia, por eso es que las presuntas elecciones que se han dado, en los últimos años, rompieron con el orden constitucional; desde los llamados consejos comunales, guardan preferencia al club de amigos mercadólogos del erario públicos en nombre de la franquicia Chàvez; por lo tanto, están deslegitimados.

Y eso se puede corregir desde ya, la AN debe adherirse al artículo 279 para que se consolide un nuevo Poder Ciudadano, pero ante un CNE totalmente parcializado  en paralelo se debe invocar y aplicar el 296.

Activar el Poder Ciudadano y el Poder Electoral, totalmente imparciales, nos conducirá a ganar ante cualquier intención bélica que quiera salir, tras bastidores a generar dicho conflicto, ese no es el mayor interés de los venezolanos; sino con base en nuestra constitución, adelantar el orden social para nuestro desarrollo. Los países que muestran el interés por Venezuela, deben comprender que lo que si aceptamos es las ayudas para organizar, para colaborar en la organización social; pero en ningún caso deseamos sus apoyos injerencistas, mucho menos autoritarios,  pues estamos tratando de salir de ese tipo de arbitrariedades a lo interno, para que vengan aquí a querer imponer criterios, así no es la cosa. Entonces, el pueblo venezolano, apegados a Derecho invocamos, el artículo 152 que reza: “las relaciones internacionales de la República responden a los fines del Estado en función del ejercicio de la soberanía y de los intereses del pueblo; ellas se rigen por los principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y no intervención en sus asuntos internos, solución pacífica de los conflictos internacionales, cooperación, respeto de los derechos humanos y solidaridad entre los pueblos en la lucha por su emancipación y el bienestar de la humanidad. La República mantendrá la más firme y decidida defensa de éstos principios y de la práctica democrática en todos los organismos e instituciones internacionales. Los casos que pudiera presentarse en contrario, se catalogaría ante el mundo como un intervencionismo golpista, para el hurto de nuestra nación. Solo el pueblo salva al pueblo.

(*) Licenciada en Administración, Trabajadora Social de la Escuela de Cojimar la Habana. Contraloría Social

Puede leer otros artículos de opinión de Yasmeli Pernía haciendoclick aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram