Inicio Opinión (Opinión) La vertiginosa involución. Por José “Cheo” Salazar

(Opinión) La vertiginosa involución. Por José “Cheo” Salazar

Por Punto de Corte
200 Lecturas
involución
El Tigre, 24 de mayo de 2020.
Por: José “Cheo” Salazar
@Cheotigre
“Nuestra naturaleza está en movimiento. El reposo absoluto es la muerte.”
Blaise Pascal (1623 – 1662)
Matemático, polímata, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés.

La explicación para la vertiginosa involución que vive Venezuela, según el régimen usurpador son las sanciones sin detallar el porque y cuál es la solución. El llamado es a resistir para tener una patria libre, pero dónde ellos se mantengan en el poder, vivan a cuerpo de rey y el pueblo muera sin atención y por inanición. No tienen más solución.

Permitir el dolor, sufrimiento y muerte de la inmensa mayoría en solidaridad por la sanción de unos pocos es un costo muy alto e irracional. Los comunistas, una vez que alcanzan el poder por elecciones libres cierran la vía democrática y para buscar perpetuarse en el poder a costa del sacrificio del pueblo, se inventan un poderoso enemigo, que supuestamente los amenaza y ellos van a derrotar para salvarse y salvar al pueblo. El enemigo necesario. Es la justificación.

Es bueno cilantro, pero no tanto. El pavoroso estado general de necesidad es insoportable y hace insostenible esta vertiginosa involución que nos ha conducido al umbral de las puertas del infierno. Millones de venezolanos ya entraron y viven en las calderas de Satanás y, a otros tantos, pareciera que inexorablemente le espera el mismo horroroso destino, si no se detiene, esta hecatombe humanitaria. Es la triste realidad.

No busquemos a Dios por los rincones. Esta situación tiene una sola solución. Hay que revertir la situación. Los poquísimos sancionados, si tienen sensibilidad y espíritu de grandeza, tienen que sacrificarse para salvar a la inmensa mayoría e incluso al país. Y de no aceptar el voluntario y patriótico sacrificio por la patria, el pueblo está obligado a sacrificarlos. No hay más opción.

Hemos perdido el derecho a la movilidad, el acceso a medicinas, alimentos, servicios básicos y, ahora ni gas doméstico se consigue para la preparación de los alimentos y para redondear el escenario terrorífico, las pocas ventanas de entretenimiento las van cerrando. Es muerte lenta.

Esta mal llamada revolución, que llegó para conducir al país por esta vertiginosa involución, hay que buscarle solución y esa solución pasa por el nombramiento de un gobierno de emergencia nacional, que detenga esta estrepitosa caída, inicie la reconstrucción del país y abra las compuertas de la libertad, democracia y progreso. Venezuela merece una oportunidad. No cierren los caminos.

Los entendidos en catástrofes sociales siempre indican que es muy difícil tocar fondo y que siempre el abismo se hace más profundo. En Venezuela, la revolución, aceleró tanto la vertiginosa involución que ya estamos trepidando en el fondo. La naturaleza está en movimiento. El reposo absoluto es la muerte. Iniciar el ascenso es de vida o muerte ¿O no?

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados