Entre el 15 y 18 de enero de 2018 el Papa Francisco visitará Chile, haciendo un recorrido que lo llevará por Iquique, Santiago y Temuco, cubriendo una ruta desde el norte, pasando por el centro hasta finalizar en el sur de la Tierra Larga.

El gobierno de la presidenta Michelle Bachelet no quiere cargar con todos los grades gastos que esta visita representa. El sector privado ha sido invitado por la primera mandataria a cubrir la mayoría de los costos económicos.

La Jefa del Estado chileno incluso formuló un proyecto de ley que envió este jueves 24 de agosto al congreso de su país, con el fin de que se tramite para que «gran parte de los gastos de esta visita sean absorbidos por el sector privado», a través de donaciones que realizarían a la Iglesia Católica y que luego podrían descontarse de los impuestos.

Existen precedentes de esta participación del sector empresarial en sufragar los gastos papales en Chile. En 1987 el sector privado financió la visita de Juan Pablo II durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

 

Telesur (25/08/2017). Bachelet pide a sector privado financiar visita del papa a Chile.