Inicio Noticias Las amenazas del Comando Sur al régimen de Nicolás Maduro

Las amenazas del Comando Sur al régimen de Nicolás Maduro

Por Punto de Corte
522 Lecturas
Comando Sur Venezuela

Caracas 02 de diciembre de 2019. La influencia del Comando Sur en el continente y su preocupación por los asuntos de Venezuela.

¿Qué es el Comando Sur?

El Comando Sur es parte los nueve Comandos militares vinculados al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Sus principales objetivos son: Luchar contra el narcoterrorismo, la asistencia humanitaria y la seguridad regional.

Esta fuerza militar también conocida como USSOUTHCOM (por su nominación inglés). Disponen de más de 1.200 empleados -entre civiles y militares- procedentes de diversos cuerpos militares y de agencias federales de Estados Unidos, tales como: El Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y el Cuerpo de Guardacostas, entre otros.

Su sede actual se ubica en Miami, Florida, pero históricamente su centro de operaciones estuvo en Panamá.

Actualmente, es dirigido desde noviembre de 2018, por el almirante Craig Feller, un militar de alta trayectoria en el ámbito de defensa en Estados Unidos.

Esta fuerza militar estadounidense, es responsable de proporcionar planificaciones de contingencia y operaciones, por lo que han armado y adoctrinado a su ejército, al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Entre las áreas de compromiso se encuentran:

Antigua y Barbuda, Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Islas Caimán, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

Influencia en la región

El Comando Sur es uno de los 10 componentes militares con responsabilidad de ejecución de planes de contingencia y cooperación en el ámbito de la seguridad en Centroamérica, Sudamérica y El Caribe.

Los orígenes del Comando Sur del ejército de Estados Unidos, se remontan al primer grupo de marines que llegó a Panamá a bordo del USS Nashville el 2 de noviembre de 1903, un día antes de que el istmo declarara su independencia de Colombia.

Narcotráfico y terrorismo

Al finalizar la Guerra Fría, las funciones del Comando Sur se concentran en el combate al narcotráfico. Desde el 11 de septiembre de 2001, se enfocan también en el combate al terrorismo internacional.

Acciones humanitarias

En las últimas décadas el Comando Sur ha tenido un protagonismo importante en cuanto temas de seguridad, ayudas de emergencia y cooperación humanitaria. Mantiene varios programas de asistencia sanitaria, y de emergencia en América Latina y el Caribe.

Tras el paso de los huracanes Georges y Mitch, en 1998, el Comando Sur estuvo en el centro de las operaciones de socorro y recuperación que realizaron más de 20.000 militares estadounidenses en Centroamérica.

El último año, colaboraron con Guatemala, tras la erupción del volcán de fuego. Este 2019 enviaron médicos a Guayana para operar cataratas a más de 200 pacientes. En cuanto a Venezuela, para el mes de julio, dispusieron del barco hospital USNS Comfort, el cual estuvo en Colombia atendiendo a centenares de miles de refugiados venezolanos.

¿Por qué se ha involucrado el Comando Sur en los asuntos de Venezuela?

Venezuela atraviesa una de las peores crisis económicas de su historia, generando complicadas condiciones humanitarias y provocando un efecto migratorio nunca antes visto en la región.

Estos factores, gestados en el régimen de Nicolás Maduro, han captado la atención constante del Comando Sur, quienes tienen como principal enfoque combatir el narcoterrorismo, la asistencia humanitaria y la seguridad regional.

Crisis humanitaria

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, que lidera Michelle Bachelet, publicó el pasado 4 de julio, un informe sobre la situación de los DD.HH. y la severa crisis humanitaria que afecta a la nación.

El pasado 9 de junio, presentó en Ginebra durante una reunión del consejo, una actualización de su informe sobre el estado de los derechos humanos en Venezuela.

En esa última revisión, se reiteró que “la situación de derechos humanos sigue afectando a millones de personas en Venezuela y con claros impactos desestabilizadores en la región”.

Bachelet, denunció que la situación económica en Venezuela continúa deteriorándose rápidamente y consideró que el país sudamericano pasa por “el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado la región” y agregó que “la dolarización de facto en varios sectores de la economía está exacerbando las desigualdades”.

Asimismo, expresó su preocupación por el insuficiente acceso a medicamentos y tratamiento de más de 400.000 personas que padecen enfermedades crónicas.

Acusaciones por narcotráfico

El régimen de Nicolás Maduro ha sido vinculado con el narcotráfico y por sus vinculaciones con el paramilitarismo. Siendo considerado “como una amenaza” por varios mandatarios de la región.

Uno de los casos más escandalosos, fue en el 2015, cuando un sobrino y un ahijado de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, fueron arrestados en Haití cuando trataban de negociar un acuerdo para traficar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos, según la versión de dos personas que fueron informadas por agencias judiciales estadounidenses.

Tareck El Aissami, hoy vicepresidente del área económica del régimen de Nicolás Maduro, fue incluido en pasado mes de julio, en la lista de los 10 prófugos más buscados, luego de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) publicara su nombre tras ser acusado por «narcotráfico internacional».

Amenazas de intervención

La posibilidad de una intervención militar por parte del Comando Sur ha sido latente desde octubre del año 2015, cuando John Kelly concedió una entrevista a la cadena CNN, en la que expresó inquietantes declaraciones acerca de una posible intervención militar en Venezuela.

“Lo que me mantiene despierto en la noche con respecto a Venezuela es que, si hay alguna crisis humanitaria importante, es decir, un colapso de la economía al punto de que necesiten desesperadamente alimentos, entonces podríamos reaccionar a eso. Y lo haríamos (…) Sólo si se nos pidiera desde organismos como la ONU y la OEA”, dijo Kelly.

En enero de este año, almirante Craig Faller, actual jefe del Comando, presentó algunas opciones no violentas para sacar a Nicolás Maduro del poder en Venezuela.

“Para lograr el control de las fuerzas armadas, es necesario que se le den garantías a los altos mandos, que son esencialmente corruptas. Maduro los está comprando. Pero, para acabar con esa falsa lealtad a Maduro es necesario darles alguna forma de amnistía. Y eso es muy importante solo si ellos están convencidos de que la amnistía es verdadera (…) Hay dos maneras de resolver este tipo de problemas. En 1989 nosotros sacamos a Manuel Noriega de Panamá. Y en 1994 depusimos al presidente de Haití”, dijo Faller.

Una de las más recientes declaraciones del Comando Sur, las emitió su jefe, almirante Craig Faller, quien señaló “que Maduro, en el poder desde 2013, ha favorecido la actividad de narcotraficantes y criminales, y ha dado refugio a “grupos terroristas”, a los que acusó de “desestabilizar” la región”.

“De hecho, el régimen de Maduro tiene un impacto negativo en todos los aspectos de seguridad en este hemisferio. Todos los retos empeoran por la crisis venezolana (…) Hay más de un 50% de aumento en el narcotráfico a través de Venezuela, y Maduro y sus compinches se están llenando los bolsillos en convivencia con el narcotráfico”, dijo Faller.

El TIAR para Venezuela

El pasado 11 de septiembre del presente año, por primera vez en la historia, el Consejo Permanente de la OEA aprobó la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para Venezuela con 12 votos a favor.

Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, EEUU, Guatemala, Haití, Vzla, Chile, Honduras, Paraguay y República Dominicana, votaron a favor. Mientras que Trinidad, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú no lo hicieron.

¿En qué consiste este tratado?

Este acuerdo, firmado en 1947 tras la Segunda Guerra Mundial, suscribe un compromiso de defensa mutua entre países de las Américas ante ataques armados, bajo la doctrina de que un ataque sobre un estado miembro es un ataque sobre todos los miembros. Venezuela fue uno de los países fundadores, pero abandonó el tratado en 2013 durante el Gobierno de Hugo Chávez.

“Esta encrucijada ha alertado a muchos gobiernos y al secretario general de las Naciones Unidas, que de alguna manera u otra están tratando que el camino escogido sea el TIAR o las consecuencias que se puedan derivar del mismo (…) Es una plataforma que pudiera llevar a una acción militar”, dijo a Punto de Corte el internacionalista, Carlos Romero.

Esperaremos a ver qué decisiones se toman en los próximos días en el plano internacional sobre la búsqueda de una solución a la crisis venezolana.

Equipo de prensa de Punto de Corte

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados