Caracas, 3 de septiembre de 2018. Son 80 los integrantes que componen «Latin Vox Machine», una orquesta integrada por músicos clásicos venezolanos, anclados en Buenos Aires. Dirigidos por el director surcoreano, Jooyong Ahn, y que tras una dolorosa migración, exploran mejores oportunidades en el resto del mundo.

El fenómeno de la migración venezolana ha impactado, innegablemente, a la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Los dos primeros meses de 2018 ingresaron 21,444 ciudadanos, un promedio de de 363 por día. Según la Dirección Nacional de Migraciones, de 2016 a 2017 las radicaciones aumentaron un 142 %, de 12,859 a 31,167. La mayoría posee formación profesional.

Las historias tejidas en este armonioso conjunto son múltiples. Algunos de los 80 músicos desterrados son: Adrián González (19) violinista desde los once años; Verónica Rodríguez Prieto (22) que migró con su gran violoncello, apesar su pequeño tamaño y Moisés Pirela (28) violinista y codirector de la orquesta, que funcionarios de aduanas le quitaron su violín y los pocos dólares que tenía.

Formados por «El Sistema»

Para expresarse, estos jóvenes lo hacen como adultos. Se trata de jóvenes que en la necesidad forzada de dejar atrás familia, orquesta, maestro y amigos, hicieron aceleradamente un curso intensivo de supervivencia en un país ajeno. 

También los acoge el haber recibido una formación particular en “El sistema”, el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela. Iniciativa creada en 1974 por el ex ministro de cultura, músico y maestro José Antonio Abréu, hoy malherida por la catástrofe política, económica y social venezolana.

Con información de Clarín.


Metro de Caracas adapta sus torniquetes para el cobro del pasaje en Bolívares Soberanos


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook
 Instagram