Inicio Opinión Latinoamérica mantiene su apoyo a Guaidó pero cierra sus puertas a los venezolanos, ¿le pregunto, estamos solos?

Latinoamérica mantiene su apoyo a Guaidó pero cierra sus puertas a los venezolanos, ¿le pregunto, estamos solos?

Por Indira Crespo
ONU venezolanos ecuador migrantes Guaidó

Caracas, 24 de junio de 2019/.– Los venezolanos siguen corriendo con las consecuencias más devastadoras de la crisis económica, social y política que atraviesa el país. Los actores políticos han desarrollado agendas durante todo 2019, centrados en obtener alianzas políticas que no han reducido la orfandad migratoria.

Van más de 4 millones de venezolanos, de acuerdo a cifras de la ACNUR, que han huido, y a pesar de que el presidente de la Asamblea Nacional, quien juró asumir competencias del ejecutivo y es reconocido por casi todos los gobiernos de Latinoamérica como jefe de Estado encargado, Juan Guaidó, ha obtenido el apoyo político de éstos, nuestros migrantes siguen a la deriva.

El panorama se recrudece al pasar cada semana, y las respuestas son cada vez menos esperanzadoras. Perú, Ecuador, y más recientemente Chile, han impuesto visas que se han convertido en trabas, que impiden circular, ingresar y obtener derechos como ciudadanos en dichos países.

Colombia y Brasil, por su cercanía obvia, quedan destinadas a ser las naciónes vecinas que más deberán seguir enfrentando, una ola migratoria de venezolanos que tiende a ir en aumento. Los refugios son insuficientes, al igual que sus aparatos jurídicos para ordenar  y brindar inserción social de nuestros compatriotas.

Aruba, Curazao y Trinidad, por razones de espacio y recurso, han dicho un NO rotundo a los venezolanos, pese a los esfuerzos diplomáticos realizados.

Las consecuencias no son enfrentadas con las capacidades que requiere una estampida de tal magnitud, si no que por el contrario son contrarrestadas con políticas de contención tales como: El doble visado, permisos provisionales, refugios en puntos fronterizos, y un despliegue de voluntarios particulares y por parte de organismos multilaterales para alimentar y brindar cobijo, “mientras tanto”.

El responsable sin duda es el régimen de Nicolás Maduro que, a todas luces desarrolla una política que genera e incentiva la estampida. Sin embargo, las expectativas generadas por la “exitosa” gira de Juan Guaidó en parte del continente y lograr que sus representantes fueran reconocidos y acreditados en la mayoría de países del sur, tampoco ha dado la respuesta a quienes levantaron la mano y lo apoyan en la ruta: “Cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres” y ¿mientras tanto qué?.

No se niegan los esfuerzos de sus diplomáticos, tampoco el trabajo que estos realizan en cada uno de los países de acogida para, atender y dar respuesta. Sin embargo, los acuerdos establecidos e inclusive las declaraciones del Grupo de Lima, en cuanto a los apartados de migración venezolana, han quedado en papel y ya empezaron a incumplirse.

Lo importante es actuar rápido, y todo empieza por no dejarnos engañar y aceptar. Presidente Guaidó, los gobiernos lo apoyan, pero, a los venezolanos nos cierran las puertas, y nada indica que la situación se revierta.

¿Hay tiempo y recursos para que los países de acogida giren el timón?.  Primero habría que preguntarse si existe la voluntad. Y es allí donde es fundamental que desde la Organización de Estados Americanos (OEA,)  y aprovechando que un representante de su gobierno interino ha sido aceptado, se impulse el cambio de estatus de migrantes a refugiados para los venezolanos.

Igualmente es urgente para el Grupo de Lima, refrendar acuerdos y hacerse corresponsable de la tragedia humana que podría derivar del cierre de puertas.

Como venezolana, y además como migrante potencial, me tomo el atrevimiento presidente Guaidó, de decirle que a estas alturas a los venezolanos poco a poco nos comienza a dejar de alegrar las “alianzas políticas” que obtenga, si eso no se traduce en bienestar y resguardo para los venezolanos fuera de nuestras fronteras.

El continente está unido para sacar al dictador, porque han entendido sus gobiernos las consecuencias y repercusiones que su permanencia conlleva, igual parecen estar unidos para crear una política inmoral de no reconocimiento al migrante venezolano.

Estamos a tiempo, presidente Guaidó le pregunto ¿Estamos solos?.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

Indira Crespo 24/06/2019 - 10:11 am

5

Los comentarios están cerrados