Inicio ReportajesEntrevistas [Exclusiva PDC] Lorent Saleh revela su conflictiva relación con el poder y con los partidos. Por Sebastiana Barráez

[Exclusiva PDC] Lorent Saleh revela su conflictiva relación con el poder y con los partidos. Por Sebastiana Barráez

Por Sebastiana Barraez
Lorent Saleh
(I parte) Entrevista exclusiva para PuntodeCorte.com
Sebastiana Barráez
@SebastianaB

Cuando se le ve hablar y sonreír, casi con ingenuidad, uno llega a creer que la cárcel no causó en él otras heridas más que aquellas que quedaron en sus brazos, de las veces que intentó agredirse físicamente. Pero no es cierto, todo ese tiempo de aislamiento, tortura y encierro dejaron en él cierta intolerancia, altivez a veces ofensiva. Es un muchacho aún, pero ha vivido tan intensamente que encontró en el activismo por la defensa de los derechos humanos, una pasión que lo alimenta, que hace de él un personaje nada común, en una mezcla entre maravilloso y sombrío. Él es Lorent Enrique Gómez Saleh.

A sus 31 años, él es quien brilla, es la noticia, es su foto la que ha aparecido en los medios de comunicación del mundo. Pero su mamá, Yamile Lorent, ha sido su verdadera inspiración. Es una mujer a simple vista muy humilde, con quien charlamos largo rato antes de iniciar la entrevista con él, y me percaté de su gran firmeza e inteligencia, con principios claramente establecidos, que me llevó a decir “Lorent, creo que a quien debo entrevistar es a su mamá”. Y él, soltando una carcajada de satisfacción, asentó. “¿Verdad que sí? Ella es el personaje”.

Sin duda que Lorent obtuvo de ella la persistencia para llevar adelante los sueños que se proponga, aunque eso haya significado retar peligrosamente al poder venezolano. Ella no solo lo amamantó, lo educó y lo cuidó. Ella le dio el sello de luchar por aquello en lo que cree. No es casual que él obvie su apellido paterno y que con orgullo solo sea Lorent Saleh. 

Libra sus propias batallas, como la demanda que recientemente inició contra el congresista colombiano Germán Navas Talero y el senador Gustavo Petro, del partido Polo Democrático Alternativo. Navas Talero se vio obligado a retractarse públicamente, porque el 26 de febrero 2019 hizo señalamientos falsos contra el joven dirigente, al decir que había sido retenido por la Policía Nacional en Cúcuta por estar “drogado y borracho” y cometer un “intento de violación contra dos mujeres”. Navas rectificó: “luego de conocido el informe de las autoridades, sobre los hechos objeto de la publicación, es procedente rectificar de mi parte cualquier información que se haya tomado como referencia y que haya generado desmedro en la reputación o en las condiciones personales del señor Lorent Saleh”. Contra Petro, espera que se inicie el juicio luego de introducida la demanda por injuria y calumnia.

Como todos los personajes controversiales, alrededor de él se han tejido muchas historias, algunas que rayan en leyendas urbanas. Una de ellas es eso de que vive en un palacio, que tiene mucho dinero y que ha sido un aliado del chavismo. Las tres son falsas.

Llegué al apartamento donde vive con su mamá, su esposa y su hijo, en Madrid, España. Él me esperaba al pie de la escalera, con cierta inquietud. Me abrazó como si hubiese visto a un viejo amigo. En sus ojos había ansiedad, cierta duda y desplegó una sonrisa que no dejó de causarme algo de ternura. En esta entrevista no hubo condiciones; él no las colocó.

Su primera huelga fue a los 22 años en la Redoma de Guaparo en Valencia. Pero se hizo notar en la del 2011 frente a la Organización de Estados Americanos (OEA) en Caracas. Aunque él no lo recuerda, lo entrevisté por primera vez una noche, para el Semanario Quinto Día, durante una huelga de hambre, y tuve la percepción que a futuro iba a dar mucho de qué hablar, porque descollaba por encima de todos los demás dirigentes juveniles.

Yo creo saber qué motor lo mueve en esa lucha que libra, pero dígamelo usted.

Me mueve darme cuenta de que podemos cambiar el mundo; cuando uno descubre eso, es como un virus, una droga. Quienes soñamos cambiar el mundo, jamás nos damos por vencidos. El día antes de la entrega de la Ayuda Humanitaria, yo estaba en la madrugada, en una patrulla, a 50 metros del puente Internacional; sabía que en cualquier momento me podían volver a detener, como siempre supe que lo podían hacer, y vuelvo a perderlo absolutamente todo. Y no es que no me gusta el teléfono, mi ropa, mi casa, que sí me gustan. Me pueden quitar todo eso, pero lo que no me pueden quitar son los momentos especiales. La vida es tan corta, es tan chiquitica, en comparación al resto, al todo, que tienes que vivirla sin estar ajeno. Mi mamá me decía desde chiquitico, estando en el Colegio Metropolitano y después en el San José en Táriba (Táchira); “Si a usted no le gusta algo, usted lo dice. Si usted ve que se están metiendo con alguien, usted lo defiende”.

¿Y ahí arrancó?

No lo sé, pero después leí una revista de Amnistía que decía “Defensores de Derechos Humanos, la profesión más peligrosa del mundo”. y hasta ahí mis héroes fueron los X-Men, Superman y Batman. Era la historia de una mujer que luchaba por el derecho del agua en África y yo decía ¿Cómo está señora pueda hacer eso, vale? ¿No le da miedo? Y eran historias reales. Ahí cambia todo y disfruto lo que hago. Me siento mal cuando soy cómplice de algo que sé que está mal. También es evidente que había condiciones que me lo permitían: una familia donde era hijo único, consentido por mi mamá. La satisfacción que otro conseguía en una fiesta, yo la conseguía en una protesta. Mi familia me apoyó, aunque nunca tuvo nada que ver con la política; mi familia era palestina y comerciante, pero nunca cuestionó mis motivaciones, cosa que a muchos compañeros sí les pasaba. Hubo esos momentos en que, estando acostado, me llevaron a esa sensación que no permite dormir, porque viste algo en el día y sientes que pudiste hacer algo y no interviniste, es feo, es bien feo. Pasó lo de la alta comisionada, Michelle Bachelet, y llevé palo por esa reunión y después Bachelet sacó uno de los informes más poderosos en cuanto a materia de Derechos Humanos.

¿Qué pasó en esa reunión?

La gente no entiende la diferencia entre un político y un defensor de derechos humanos. ¿A dónde tenía yo qué acudir para denunciar las violaciones de los derechos humanos? ¿A una discoteca? No, a la Comisión de derechos Humanos. El defensor de Derechos Humanos va a ser visto como un agente de la izquierda, cuando el régimen es de derecha, y un agente de la derecha, cuando el régimen es de izquierda, y muchas de las cosas que dices no son necesariamente las que la gente quiere escuchar, porque tu objetivo no es ganar votos. Yo a nadie le digo que vote por mí, tampoco le prometo nada a nadie. A mí quien me financia es mi mamá o yo mismo, para poder tener una agenda propia, porque de lo contrario no puedes. La gente a veces confunde poder con Gobierno, poder con un cargo político; están equivocados. Lo que siento cuando estoy en un aula de clase, hablando con jóvenes o en el auditorio de una Universidad, es la oportunidad de cambio y de transformación, de incidencia, lo que puedo sentir ahí no lo puedo sentir cuando estoy con el presidente del Parlamento Europeo, o en la cancillería o en Chile con Piñera.

El Gobierno venezolano difundió un video que les dio para señalarlo de terrorista. Usted aparecía con un arma y un discurso nada pacifista. ¿Qué pasó ahí?

(silencio corto) Yo siempre he estado en la primera línea de confrontación con el régimen, desde antes de cumplir mi mayoría de edad, y los que tienen años en esto lo saben. He llevado la resistencia no violenta, pacífica, como puede ser una huelga de hambre o un plantón al extremo. Siempre he creído, y por eso me detienen en el 2009 y me acusan de difamación, que un volante con una información en un barrio, es más poderoso que una bala. Vi muchas veces a grupos armados paramilitares en coordinación con la policía, como pasa en el Táchira y usted lo sabe, desde el 2007 matando compañeros en Táchira, Carabobo, Zulia, Anzoátegui, porque esa violencia extrema en Caracas lleva mucho tiempo rodando en el interior. Y a veces también te agotas de eso, te llenas de rabia y quieres responder.

¿Eso es lo que hay en el vídeo?

Mira Sebastiana, ahí hay de todo un poco, ese vídeo es la edición de horas y horas de conversación con una persona que infiltraron llamada Rafael Núñez, quien estuvo preso por delitos informáticos en Estados Unidos, que se dedica a limpiar la imagen de criminales y corruptos en la web. Trabajaba con el exministro Miguel Rodríguez Torres y ha extorsionado a muchísima gente; yo lo conocí como una persona que sabía de informática y quería ayudarnos a tener seguridad a nivel de comunicación. Yo confié en él porque me lo presentó un abogado que se supone es de oposición; cada cierto tiempo él me escribía y a veces hablamos por Skype. El régimen muchas veces me detenía, y me soltaba porque había mucha presión, pero necesitaban lo que bien sabe hacer Cuba: detener a la persona, golpearla mediáticamente y aislarla.

¿Qué pasó exactamente con Rafael Núñez?

Agarraron conversaciones de meses que yo tenía con esa persona por Skype, las editaron y montaron un falso positivo. Cuando te digo que estaba en primera línea, es porque sé que, a la hora de la chiquita, son muy pocos los que dan el paso al frente y te quedas solo. Cuando algunos sectores llaman, a la ligera, a ciertas confrontaciones desde Miami, me parece bien desatinado, porque ya pasé por eso y no es la mejor vía. Este señor que trabajaba con Rodríguez Torres, Rafael Núñez, sigue ahí impune; entiendo que le pagaron muy bien para montar eso en mi contra y jamás me abrieron ni siquiera la audiencia preliminar. En el expediente las fechas ni siquiera coinciden, porque cuando ellos dicen que estaba en Bogotá yo estaba viviendo en Costa Rica, por ejemplo. El expediente tiene tantas imprecisiones que ni siquiera podían hacerme la audiencia preliminar; eso lo hizo la fiscal Katherine Harrington con Rafael Núñez y el Sebin.

Marcas en los brazos de Lorent Saleh, de las veces que intentó agredirse físicamente

¿Entonces usted consideró la posibilidad que, ese enfrentamiento con el Gobierno, debería ser por la vía violenta y con recursos distintos a la simple protesta?

Siempre. Me llegó a pasar, como a todos en nuestra generación, como lo dice alguien en un bautizo tomando y diciendo “no j…, aquí lo que hay que hacer es esto y esto”, como casi todos los venezolanos un 31 de diciembre, o un día frente al televisor viendo cómo una tanqueta le pasó por encima a una estudiante.

¿Y tuvo relación con grupos armados en Colombia?

Para nada. Yo estaba estudiando allá seguridad y defensa nacional en la Escuela Superior de Guerra. Todas mis actividades eran públicas. No hay una sola foto mía con algún grupo irregular. Esas fotos que ponen diciendo que son paramilitares, fue en acto del Día del Héroe Caído, porque en mi organización llevábamos años trabajando en Colombia, junto a otras organizaciones, y en ese evento se le rinde tributo y se le da un mensaje a los familiares de los policías y militares caídos en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico en Colombia. Nunca he apoyado a paramilitares de ningún tipo, porque he estudiado cómo termina eso.

¿Por qué ir a estudiar en Colombia seguridad y defensa?

Porque me dije “Ajá, ¿Cómo se va a hacer en Venezuela, para establecer seguridad, sin vulnerar los derechos humanos?” El tema de Venezuela hay que abordarlo también desde la seguridad. Estando como postulante en la Escuela Superior de Guerra dije: “Queremos trabajar en un proyecto de Derechos Humanos desde el área de seguridad de ¿Cómo desmantelar y desarticular estos grupos armados, llámese colectivos o bandas criminales, sin vulnerar los derechos humanos en Venezuela?” Lo que va a ser bien difícil y un gran reto para los Gobiernos que vienen, y siempre lo hemos visto porque esa línea entre la seguridad y los derechos humanos es delicadísima. Por eso, todo el proceso desde que me detienen en Bogotá es ilegal, nunca hubo ni siquiera una orden de captura en mi contra. El día que me detienen en Colombia llamo a mí mama y a todos minutos antes y les digo: “Estoy casi seguro de que me van a detener. Prepárense para lo que viene y sigan trabajando y luchando”. Ya había una amenaza de que era objetivo militar de la guerrilla, pero pensé que iba más por un atentado y no así, porque denunciamos el ocultamiento de víctimas de la FARC en Colombia, en medio del proceso de paz. Presionamos para que se abra la mesa de víctimas internacionales de las FARC y habíamos incomodado mucho al presidente Juan Manuel Santos en su afán de concretar ese acuerdo de paz. El problema fue que después de que él gana las elecciones, yo me quede en Colombia y él me pasó factura, y uno de los firmantes de ese acuerdo era Nicolás Maduro por lo que quedé en medio de ese juego de poder entre Caracas, Bogotá y La Habana.

¿Ha pensado usted regresar a Venezuela?

(suspiro profundo y espontáneo) Extraño demasiado a Venezuela. La última vez que pude caminar por Venezuela fue en el 2012, que creo que a la del 2019, ha cambiado mucho. Quiero ver El Ávila, quiero ir a Barinas, aunque mi mamá no lo entiende quisiera tener una casa en Barinas. ¿Sabes que es triste? La otra vez fui con mi mamá a una presentación de Franklin; su presentación es un relato cronológico muy jocoso de cómo fue su carrera artística. Arranca del boom de RCTV de su apogeo, las mises, las grandes producciones de telenovelas, y esa época pujante de la Venezuela de aquel momento; mi mamá y las personas de su edad se reían y disfrutaban. Pero los de mi edad estábamos perdidos. Franklin cierra conmovido diciendo que él sueña con regresar a Venezuela porque necesita regresarle al país lo que el país le dio. Después hablando mi mamá, Franklin y yo, les digo “Yo sé que va a sonar un poco feo lo que voy a decir, pero qué tremendo, nosotros no podemos hablar de todas las cosas buenas del país, porque lo único que hemos llevado es coñazo parejo, no me quiero imaginar los que vienen después.

Lorent Enrique Gómez Saleh

¿Cómo es eso?

Que nos hemos parado, todos los días, viendo un país peor, con menos oportunidades, más obstáculos, más violencia; nosotros no sabemos lo que es una educación pública buena. Lo que llevamos fue palo y ya me salieron canas y barriga y somos papas. No puedo ir a la tienda a comprar tiempo. Yo no quiero ser alcalde, ni gobernador, ni diputado, yo no quiero ir a Venezuela a ser político, yo quiero ir a escribir poesía, a escribir filosofía, a dar clases.

¿Cómo sintió usted a la clase política venezolana en cuanto a solidaridad, consecuencia, apoyo y respaldo?

Cuando no se es parte de un grupo político ni se está en un partido es fácil que nos vean como una amenaza que sabotea el juego. ´Si tú no dices esto, no vamos a meter la mano por ti´. ´Si tú no apoyas las elecciones a la Gobernación, no vamos a hablar por ti en la Mesa´. ´Si tú no llamas a votar…. Es difícil y aquí, más allá de buenos o malos, somos humanos y yo no sé a cuánta gente he lastimado.

Esa es una respuesta muy dura, porque usted está hablando de quienes pretenden tomar el poder en el país.

Mira Sebastiana, mi mamá una vez llorando en La Tumba, me dijo que ella sentía que tenía lepra, por el desprecio que recibía; mi mamá, la misma señora que iba conmigo y se encadenaba en el Palacio de justicia en Barinas para defender a los dirigentes que estaban perseguidos. Entonces es difícil, porque los que más llevan palos son los ciudadanos que salen a protestar, no por una línea del partido, sino por una incomodidad o malestar. Creo que no tengo que decírtelo, pero uno siempre es una piedra en el zapato en el juego; eso pasó en el 2007 cuando los partidos políticos nos dijeron que reconociéramos que Hugo Chávez había ganado la reforma constitucional del 2007. En muchos casos los principales desarticuladores de la protesta estudiantil, eran los propios partidos políticos, porque no aceptan que pase algo que ellos no controlen, porque si no, no los van a llamar.

¿Usted se considera parte de la antipolítica, antipartidos?

No. Los partidos son importantes y deben ser sólidos, además una democracia sana es la consecuencia de partidos políticos medianamente sanos. No va a haber una democracia en Venezuela si no hay partidos políticos, no empresas electorales. Por ejemplo si los Salas Romer en la Gobernación usaban la policía de Carabobo para controlar quién entra y quién sale en las reuniones de la MUD, ¿tenía yo que quedarme callado? ¿Está bien eso? No. Eso no es ser anti-partido, es no apoyar un abuso de la autoridad. Que desde una Gobernación tengan nóminas paralelas, está mal lo haga la Gobernación del Táchira o la de Vargas. No es ser antipartido o antipolítico. Lo que no es correcto, no es correcto. ¿El chavismo es un partido político o es una conducta? Si se beneficia cuando hiciste un montón de negocios y trácalas, por ejemplo, con los dólares de Cadivi y subsidiados, pero, hoy eres de la ultraderecha… Cuando partes de que eres un dirigente estudiantil y estas en esto, empiezas a ver un montón de cosas qué decepcionan y esa decepción es fuerte. La única diferencia parece ser que unos tienen más poder que otros, no porque no quieren, sino porque no pueden. ¿Hasta cuándo los rectores de las universidades van a seguir siéndolo? ¿Hasta cuándo van a seguir ahí los presidentes de los colegios de profesionales? Hay cosas que pareciera que no se pueden tocar y cosas que no se pueden decir.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

7 comentarios

Unión de Jóvenes Revolucionarios: "Creemos que el cese de la usurpación recoge un profundo sentimiento del pueblo venezolano" 05/10/2019 - 7:21 pm

[…] (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); [Exclusiva PDC] Lorent Saleh revela su conflictiva relación con el poder y con los partidos. Por Se… […]

Responder
Olga Díaz Díaz 06/10/2019 - 5:39 am

Me contenta que Lorent esté vivo, a pesar de haber permanecido largo tiempo enterrado en La Tumba, siniestra creación de un verdugo que hoy pide clemencia.
¡Qué cosas tiene la vida!
Tuve la fortuna de conocer a Yamilé, su madre, una mujer humilde, pero con una fuerza espiritual enorme, caudal de inspiración de ese joven luchador por la defensa de los Derechos Humanos.
¡Bravo, Lorent!
¡Bravo, Yamilé!
Y, ¿por qué no recordar también a la tía Fátima y darle un merecido reconocimiento?
Lorent, ha salido de La Tumba, resucita a diario ejerciendo su derecho a la vida, a los sueños, a la lucha, hoy con su rol de padre, lejos del horror que es Venezuela.

Responder
Disparan a periodista de National Geographic durante entrevista 06/10/2019 - 9:48 am

[…] [Exclusiva PDC] Lorent Saleh revela su conflictiva relación con el poder y con los partidos. Por Se… […]

Responder
[Exclusiva PDC] Lorent Saleh: “Es muy duro ver a un funcionario que tortura y llora al mismo tiempo” - Punto de Corte 12/10/2019 - 12:16 pm

[…] muy a prisa. Es capaz de hablar de sus errores, con la misma facilidad que reconoce su llanto. Lorent Enrique Gómez Saleh no oculta la atracción que sintió por la violencia, pero también agrega “ya pasé por eso y no […]

Responder
Lorent Saleh: “Es muy duro ver a un funcionario que tortura y llora al mismo tiempo” por Sebastiana Barraez – Punto de Corte – 12 de Octubre 2019 | elecciones7Oenbilbao 13/10/2019 - 12:02 pm

[…] muy a prisa. Es capaz de hablar de sus errores, con la misma facilidad que reconoce su llanto. Lorent Enrique Gómez Saleh no oculta la atracción que sintió por la violencia, pero también agrega “ya pasé por eso y […]

Responder
Imelda 13/10/2019 - 5:53 pm

Excelente entrevista, muy de acuerdo con lo expresado por Lorent sobre los partidos políticos.

Responder
Imelda 13/10/2019 - 5:57 pm

Este comentario no es para publicar, pero cuando escribí el anterior me salió esto
IMELDA
13/10/2019 – 5:53 pm
Su comentario espera por aprovación
Favor corregir ——>>>>> aproBación no aprovación.

Responder

Deje un comentario