Inicio Opinión (Opinión) Los miedos de Maduro. Por César Pérez Vivas

(Opinión) Los miedos de Maduro. Por César Pérez Vivas

Por Punto de Corte
219 Lecturas
César Pérez Vivas
Caracas,17 de febrero de 2020.

Si algo ha quedado en evidencia con el desarrollo de la política venezolana, en estos últimos días, son los miedos de Nicolás Maduro y su camarilla.

El usurpador está preso del pánico. No logra sacar adelante una sola iniciativa política que le permita superar la situación de aislamiento, indignación y desespero presente en su maltrecho gobierno. Apenas atisba a aplicar las ya desgastadas recetas del libreto cubano: represión, hostigamiento, descalificación y consignas repetidas.

El arribo al país del Presidente Guaidó el pasado martes 11 de febrero,  luego de una exitosa gira internacional, puso en evidencia el pánico de toda la camarilla gobernante.

Maduro recibió el mensaje: “Esperamos que pueda regresar sin ser molestado. Y esperamos que el régimen haga el cálculo, especialmente después de este viaje, de que el apoyo a Guaidó es fuerte y que cualquier acción en su contra se convertiría en un error para el régimen“, dijo Elliott Abrams, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela.

Y Guiadó llegó por Maiquetía, sin que ningún órgano formal del estado lo impidiera, sin ser arrestado. Con todo y que Maduro había ya declarado que “la justicia debe ocuparse de su actuación”.

Cuando ese señor habla en esos términos, no es porque esté ofreciendo cátedra de respeto al principio de separación de poderes. Al contrario, está dando una orden pública a los órganos controlados de actuar contra la persona señalada.

Cualquier ciudadano que hubiese salido del país, teniendo una prohibición y hubiese regresado, habría sido sometido judicialmente.

Con Guaidó eso no ocurrió. 

El régimen, como ocurre generalmente, se sale del marco jurídico y recurre a mecanismos para legales, a vías de hecho, para mostrar su rencor, para aplicar su venganza.

El régimen recurrió al pillaje para recibir a Guaidó. A través de un siniestro militar, que funge de jefe de seguridad del aeropuerto de Maiquetía, organizó una turba, encabezada por una mujer, a quien se le ingresa de forma irregular al área de arribo de pasajeros, para hostigar, ofender y agredir al presidente.

La turba movilizada al aeropuerto, agredió a periodistas y al presidente Guaidó impunemente. Cometió su delito con el amparo de la autoridad formal. En cualquier momento ese formato se les puede ir de las manos. Dios quiera y no tengamos una tragedia en una circunstancia como esa. 

La agresión perpetrada en Maiquetía constituye una evidencia más de la cobardía de la cúpula gobernante, pero muestra de forma más relevante el miedo de Maduro, a las amenazas de Estados Unidos de no permitir una detención del presidente interino.

Todo el discurso contra el imperio se quedó en palabras. La camarilla roja ha mostrado que son guapos para perseguir, asesinar, encarcelar y hostigar a los venezolanos desarmados e  inermes, pero cuando les muestran en serio una amenaza real, creíble, entonces se abstienen de actuar. 

De modo que Maduro no es que le tiene miedo al imperio, es que le tiene pánico. Cómo miedo y pánico le tiene al pueblo de Venezuela. 

(*) Político y abogado venezolano. Especialista en Derecho Administrativo. Profesor Universitario. Parlamentario 1988-2005 y Gobernador del estado Táchira 2008-2012.

Lea otros artículos del autor aquí en punto de corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

casildo melehandado 17/02/2020 - 15:55

Ese señor Maduro lo único que hace bien es el ridículo. Esta peste y este engendro del mal llamado gobierno, ha destrozado al país.

Los comentarios están cerrados