Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

En los medios judiciales de los(as) magistrados(as) que fueron designados(as) ilegalmente por la saliente Asamblea Nacional que controló Diosdado Cabello hasta finales de 2014, una de las razones que ejerció mayor poder de influencia en determinados nombramientos fue la presencia del barraganato como fuente de esencia para la bazofia política y seudojurídica.

Una de ellas quien para éste 2019 apenas si comienza a superar las cuatro décadas de vida y con un apellido muy singular que integraba uno de los nombres de los tiranos más terribles de la historia, estaría dando sendos dolores de cabeza al jerarca de la “constituyente”, y le estaría exigiendo la presidencia del mal llamado Tribunal Supremo de Justicia (TS) en sustitución de Maikel Moreno.  La susodicha “magistrada” quien además estaría ligada sentimentalmente con ese autodenominado “hijo de Chávez, si bien éste ha ignorado las pretensiones de la “jurista”, ésta piensa que ha llegado su hora de llegar hasta lo más alto de la palestra pública desde la “justicia socialista”.

Esa es una de las razones por las cuales Diosdado Cabello estaría amenazando con adelantar las elecciones de la Asamblea Nacional, que deberían realizarse hacia finales de 2020. Las razones además de tener una vinculación de tipo político, también Cabello buscando mantener al margen sus espacios personales y extra – sentimentales, ha prometido esa nueva “presidencia” del TSJ para que sea designada por el “próximo parlamento”, y busca con ello disponer que Maikel Moreno siga al frente del mal llamado poder judicial, porque teme que quien supuestamente le ha sido fiel en sus designios y deseos, también genere una confluencia de factores negativos hacia su establishment familiar que aunque el presidentucho de la “constituyente” nos muestre imágenes con sonrisas de su “entorno consanguíneo y por afinidad” al parecer desde hace un tiempo y hablando en términos hípicos, viene dando tropiezos en cada partida y si logra terminar algo lo estaría haciendo fuera de carrera.

Otra que está en la lista de las posibles “traidoras” es Jhannett Madriz, que al igual que la anterior, sin tener doctorado, llegó hasta lo más alto del Poder “judicial”¹. No obstante, sus vinculaciones anteriores con las instituciones académicas que el madurismo llama de la “burguesía”, así como los contactos que habría dejado cuando ejerció la embajada de Canadá (2010), así como en Perú durante las presidencias de Alejandro Toledo y Alan García, han colocado a esta “magistrada” entre las posibles sospechosas de realizar un pronunciamiento conjunto desde una embajada de las señaladas y terminar de desnudar las inmoralidades de “justicia” que aplica el madurismo, en especial sobre los presos políticos ¡Claro! Sobre espacios sentimentales, tal vez, Rafael Ramírez sea uno de quienes mejor pudiera relatarnos una suerte de versión moderna de “el amor en tiempos de corrupción”.

Y para completar el oxigonio tenemos a Marjorie Calderón Guerrero, quizás la única que cumple con las exigencias de una carrera judicial ininterrumpida y con los grados académicos exigidos para ser magistrada², quien en privado habría venido manifestando su inconformidad ante determinadas decisiones, y sin ser parte de vinculaciones “sentimentales” – cuando menos entre la cúpula usurpadora del poder político – estaría siendo considerada como un “estorbo”, razón por la cual sería “jubilada” por su intachable hoja de servicios.

El país sigue hundiéndose en lo político, económico y social. Por lo pronto, el madurismo sigue controlando el poder “judicial”. A pesar de ello, ¿hasta qué punto el pronunciamiento en contra, así sea de posibles magistradas en contra de las acciones totalitarias pudiera seguir apuñaleando al régimen en toda su debilitada estructura, en este caso, “jurídica”? La verdad y la impaciencia de otras(os) sigue destrozando los cimientos de un sistema que ha fracasado y acabado con Venezuela.

¹ http://www.tsj.gob.ve/-/jhannett-maria-madriz-sotillo

² http://www.tsj.gob.ve/-/marjorie-calderon-guerrero

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram