Inicio Noticias Médico de Los Magallanes de Catia denuncia “indolencia” por parte de algunos colegas

Médico de Los Magallanes de Catia denuncia “indolencia” por parte de algunos colegas

Por Robert Lobo
346 Lecturas
Personal Hospital Magallanes Catia

Caracas 21 de noviembre de 2018. Carlos Pérez Pérez, médico internista, inmunólogo e infectólogo, del hospital Los Magallanes de Catia, denunció a través de una carta que hizo llegar a nuestra sala de redacción, la actitud “indolente”, por parte de algunos colegas residentes, a la hora de atender a los pacientes en el centro asistencial.

Volví a tener un “altercado” verbal con los colegas residentes del post-grado de Medicina Interna de la UCV, ubicados en la Emergencia de mi Hospital General del Oeste Los Magallanes de Catia“, expresó, Pérez.

El profesional de la salud, manifestó que los cuatro médicos le alegaron “lo mismo de siempre”, para justificar su reacción, que es la falta de insumos en el hospital.

Eso sí, tuvieron fuerzas y valor de acusarme de estar haciendo “iatrolalia” (término que hace referencia, cuando el medico a través de su expresión, hace daño al paciente o familiares), e intentaron denigrar al médico integral comunitario que bajó conmigo a presentarles el paciente“, agregó Pérez.

 

Carta del médico Carlos Pérez Pérez

Nuevamente, ayer 20 de Noviembre de 2.018, volví a tener un “altercado” verbal con los colegas residentes del POST-GRADO DE MEDICINA INTERNA (UCV) ubicados en la Emergencia de mi Hospital General del Oeste “Los Magallanes de Catia”. Nuevamente, el altercado versó sobre el derecho a la atención de emergencia, de uno de mis pacientes VIH+. Un paciente con SIDA, recientemente diagnosticado, residenciado en Charallave, familiar de una camarera del hospital, y quien tiene apenas 2 semanas cumpliendo tratamiento antirretroviral; esta vez descompensado por Insuficiencia Respiratoria (Sat. 02 =73%).

En resumen, fui sorprendido por la indolencia flagrante mostrada por 4 colegas muy jóvenes, quienes a pesar de mi presencia y de mi solicitud, ni siquiera se molestaron en abandonar momentáneamente sus labores para atender y estabilizar al paciente. Alegaron lo de siempre: no hay oxígeno, no hay flujómetro, no hay tensiómetro, no hay esteroide, no hay sitio, no hay… médicos! Eso sí, tuvieron fuerzas y valor de acusarme de estar haciendo “iatrolalia”, e intentaron denigrar al MÉDICO INTEGRAL COMUNITARIO que bajó conmigo a presentarles el paciente. Este “MIC” tiene poco tiempo de haber ingresado a ayudarme en el SERVICIO DE INFECTOLOGÍA, en calidad de PERSONAL EN FORMACIÓN.

Lo siguiente fue, volver a mis buenos tiempos de EXRESIDENTE del mismo post-grado (y misma sede) de los jóvenes colegas quienes no mostraron el más mínimo interés o deseo de atender con prontitud la emergencia de mi paciente. Aproximé al paciente montado en su camilla a una bombona de oxígeno que no estaban usando en ese momento; las enfermeras de la Emergencia, de manera diligente le colocaron una mascarilla, administraron una ampolla de dexametasona (no habiendo hidrocortisona, ni betametasona), logrando estabilizar la saturación de oxígeno de paciente.

Comparto este incidente, que no es el primero a lo largo de los diez años que tengo laborando como INFECTÓLOGO DEL HOSPITAL, porque me parece INADMISIBLE, que esa sea la calidad de los “ESPECIALISTAS” que se están “FORMANDO?” en nuestro SISTEMA PÚBLICO NACIONAL DE SALUD.

Son esa clase de incidentes los que me hacen cuestionarme la validez del deseo que tuve desde muy pequeño, de estudiar medicina, habiendo contado en todo momento con el apoyo de mi familia. Me hace sentir menos médico, el trabajar en semejantes condiciones, y siendo cómplice del trato bárbaro que le estamos brindando como EQUIPO DE SALUD a quienes no tienen recursos económicos para reclamar un mejor trato y una mejor atención.

A partir de hoy, me declaro en rebelión y reflexión permanente y diaria, para no caer en depresión. Al menos en el ámbito de mi hospital, me tocará pelear literalmente por el trato digno y respetuoso entre colegas, y por la ATENCIÓN CON CALIDAD Y CALIDEZ que se merecen los pacientes.

NUNCA SERÁN SUFICIENTE LOS RECURSOS MATERIALES, FRENTE AL OCÉANO INFINITO DE NECESIDADES. Pero podemos empezar por gerenciar lo que es prioritario y urgente, frente a lo que es superfluo o diferible. AMEN.

@cpperez2010

Lea también: DOCENTES DE FE Y ALEGRÍA DE LA VEGA Y PETARE SALIERON A LAS CALLES

Equipo de prensa Punto de Corte


Suscríbase a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Artículos Relacionados