Caracas, 9 de julio de 2019. El secretario (ministro) de Hacienda de México, Carlos Urzúa, presentó públicamente este martes su renuncia al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, tras considerar “inaceptable” la imposición de trabajadores públicos que “no tienen conocimiento” para ejercer en la institución.

A su juicio, son “personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”. Así lo indicó a través de un comunicado público en su cuenta Twitter.

En el documento se lee: “Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o de izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco”, agregó.

De acuerdo a la prensa local, la decisión de Urzúa responde al nombramiento del jefe de la Oficina de la Presidencia, el empresario Alfonso Romo.

Por su parte, el presidente mexicano, se pronunció al respecto y aseguró que respeta la decisión de Urzúa.

“Lo respeto. No está conforme con las decisiones que estamos tomando y nosotros tenemos el compromiso de cambiar la política económica que se venía imponiendo desde hace 36 años”, expresó López Obrador, al informar que pasará a sustituir el cargo de secretario de Hacienda el subsecretario Arturo Herrera Gutiérrez, “quien es un profesional en Economía, con virtudes de humanismo y honestidad. Es de toda mi confianza”.

La renuncia del economista mexicano ha generado una ola de reacciones por parte de los ciudadanos de ese país, tras calificar su labor de “valiosa” para la nación. Asimismo, aseguran que es un acto de “ética y profesionalismo” que no tiene todo el mundo.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram