(Caracas, 09 de noviembre de 2017).- El 24 de febrero del presente año fue promulgado el decreto 2.248 de la Gaceta Oficial 40.855, mediante el cual se crea la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional, también conocido como Arco Minero del Orinoco, al norte del estado Bolívar, en una extensión de 111.843 kilómetros cuadrados mayor que el territorio de Bulgaria, Liberia o Cuba.

El plan representa para el Estado venezolano una importante fuente de ingreso ante la caída de los precios del petróleo y la necesidad de pagar la creciente deuda externa.

10 cargamentos de oro han sido remitidos este año al BCV, los cuales suman 4,6 toneladas por un valor de 170 millones de euros, equivalente a más de 190 millones de dólares.

El presidente de la Misón Piar, José Ortiz, destaca que “si algo han ganado las comunidades mineras con el Arco Minero del Orinoco (AMO) es la conciencia colectiva de trascender sus formas de ejercer la actividad minera”. Reseña VTV.

Ortiz explicó que el despliegue del proyecto AMO,  ha permitido que los mineros tengan la posibilidad de extraer minerales con tecnologías más amigables con el ambiente y menos lesivas para la salud de los propios trabajadores.

“Tenemos la firme convicción de que la organización y el empoderamiento del pueblo minero va a ser proporcional al desplazamiento de cualquier ejercicio de la violencia, estructural y simbólico en estas áreas”, destacó.

El funcionario no explica a detalle que tan amigables son los nuevos métodos para la extracción de minerales en la zona, lo que si se conoce a través de los grupos ambientales, es que la deforestación y el uso del mercurio en la actividad minera causan estragos ambientales y violan el derecho a la tierra de 198 comunidades indígenas.

Sin embargo, el presidente de la Misión Piar asegura que los mineros se han organizado para participar en planes de reordenamiento territorial y remediación ambiental en la zona, con el propósito de crear condiciones para la práctica de una minería basada en el respeto a la diversidad biológica y la dignidad de los mineros.

Cabe destacar que en Venezuela, gran parte del agua dulce se encuentra en torno a la cuenca del río Orinoco, que representa un total de 90,2% y, allí se encuentra la Faja Petrolífera del Orinoco y el Arco Minero del Orinoco.

La fauna también resulta afectada por contaminación del agua y contaminación sónica, que no existían antes de que incursionaran en su medio ambiente, no solo por la circulación de las maquinarias pesadas sino también por el uso de explosivos que implica este tipo de minería.

Vea todas las informaciones sobre el AMO aquí en Punto de Corte.