Caracas 16 de marzo de 2018-. Mediante un carta el presidente boliviano, Evo Morales, salió en defensa de la presencia de Venezuela en la VIII Cumbre de las Américas, próxima a celebrarse el 13 y 14 de abril en Lima, Perú. Luego de hacerse público que el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski retirara la invitación al presidente venezolano Nicolás Maduro el 13 de febrero y además le declarase persona non-grata.

En ese sentido, el presidente Morales manifestó su negativa ante la medida de exclusión «por considerar estos actos contrarios a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y a la Proclama de América Latina y el Caribe como Zonas de Paz firmadas por los jefes de Estados y de gobierno de los países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y  Caribeños» cuestionó el dirigente indígena aymara boliviano.

Asimismo, Evo Morales sustentó su argumento apoyándose en el acuerdo entre la secretaria general de la OEA y el gobierno de la República de Perú suscrito en Washintong el 20 de julio de 2017, en el que se establece que «Perú en su condición de Estado sede de la Cumbre goza de atribuciones de extender invitación a altos dignatarios y de encargarse de la organización de la reunión y además, brindar facilidades de logística, seguridad y resguardo de los participantes» aseveró Morales en la carta publicada el 8 de marzo de 2018.

«Por ese fundamento, el decidir sobre la participación de un Estado miembro fundador en las reuniones de la Cumbre de las Américas excede lo establecido alcanzado el 20 de julio de 2017, al tratarse d eun evento nacido del seno de una organización internacional de carácter gubernamental y no así de una iniciativa propia de la República del Perú» se lee en la misiva dirigida a la República del Perú por parte del máximo mandatario boliviano, Evo Morales.

En pro de lo mencionado afirmó que «Va en contra de los fundamentos jurídicos y políticos que sustentan la Cumbre de las Américas «que procuran igualdad y respeto entre los estados miembros y que por su puesto presentan pluralidad de ideologías existentes en la región. Finalmente invocó «la histórica vocación integracionista e independentista» de la República del Perú y solicitó que se deje sin efecto el comunicado del 13 de febrero para reconocer el derecho de un estado miembro y fundador, como lo es Venezuela de participar en la VIII Cumbre de las Américas.