Caracas 25 de agosto de 2019. La NASA investiga a una destacada astronauta de nombre Anne McClain, acusada de acceder desde la Estación Espacial Internacional a la cuenta bancaria con los datos de su cónyuge Summer Worden, de la que estaba ya separada.

Ambas son lesbianas, se casaron en 2014. Cuatro años después y por incompatibilidades, Worden solicitó el divorcio. También se disputan la crianza de un hijo que adoptaron.

Anne McClain se graduó en la prestigiosa academia militar de West Point y voló más de 800 horas sobre Iraq como piloto de combate del Ejército de los EEUU.

Worden, quien es una ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea de EEUU, puso su experiencia en inteligencia a trabajar, y preguntó a su banco sobre la ubicación de las computadoras desde donde habían accedido recientemente a su cuenta bancaria utilizando sus credenciales de inicio de sesión. El banco le respondió: «Que era desde una red informática registrada en la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA)».

McClain reconoció que había accedido a la cuenta bancaria desde el espacio, e insistió a través de un abogado que simplemente estaba dirigiendo las finanzas aún entrelazadas de la pareja. Worden por su parte, presentó una queja ante la Comisión Federal de Comercio y su familia presentó una en la Oficina del Inspector General de la NASA, acusando a la McClain de robo de identidad y acceso indebido a los registros financieros privados de Worden.

Si se prueba, como todo indica, que todo es verdad, sería esta la primera denuncia de un delito cometido en el espacio.

La astronauta confesó al New York Times a través de un abogado que simplemente se estaba asegurando de que las finanzas de la familia estuvieran en orden y que hubiera suficiente dinero para pagar las facturas y cuidar al hijo de Worden, a quien habían estado criando juntos antes de la separación.

«Ella niega enérgicamente que haya hecho algo indebido», dijo su abogado, Rusty Hardin, y agregó que McClain estaba «cooperando totalmente».

Las cinco agencias espaciales involucradas en la estación espacial, de Estados Unidos, Rusia, Japón, Europa y Canadá, tienen procedimientos establecidos desde hace mucho tiempo para manejar cualquier pregunta jurisdiccional que surja cuando los astronautas de varias naciones orbitan la Tierra juntos. Pero Mark Sundahl, director del Centro Global de Derecho Espacial de la Universidad Estatal de Cleveland, dijo que no estaba al tanto de ninguna acusación previa de un delito cometido en el espacio. Funcionarios de la NASA dijeron que tampoco sabían de ningún delito cometido en la estación espacial.

¿Cómo funciona la ley en el espacio?

Los marcos legales acordados por los cinco estados que poseen la estación espacial (Estados Unidos, Rusia, Europa, Japón y Canadá) establecen que la ley nacional se aplica a las personas y posesiones en el espacio.

Entonces, si un ciudadano canadiense cometiera un delito en el espacio, estaría sujeto a la ley canadiense y un ciudadano ruso a la ley rusa.

Europa existe como una sola entidad dentro del marco legal, pero cualquiera de los estados europeos puede extender sus respectivas leyes y regulaciones nacionales a los equipos y al personal europeos en el espacio.

La ley espacial también establece disposiciones para la extradición en la Tierra, en caso de que una nación decida que desea enjuiciar a un ciudadano de otra nación por mala conducta en el espacio.

A medida que el turismo espacial se convierta en una realidad, también lo podría ser la necesidad de enjuiciar el crimen espacial, pero por ahora el marco legal sigue sin ser probado.

Funcionarios de la NASA dijeron al New York Times que no estaban al tanto de ningún delito cometido en la estación espacial.

Lea también en Punto de Corte:

Con información de The New York Times

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram